Las historietas de Quino

El creador de Mafalda cumplió 80 años el 17 de julio pasado. Su obra de mayor reconocimiento es la de la pequeña niña irónica que adornaba los periódicos y revistas de Argentina a mediados de los 60. Aquí, una breve reseña de la vida de Joaquín Tejón.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/HWGJG6MWJJDWJP3UODMCZ4GFD4.jpg

“Quino” irrumpió con algo que hasta ese entonces nadie hacía, el humor mudo. Nace en Mendoza, Argentina, en 1932, producto de padres inmigrantes de nacionalidad española. Según los registros oficiales, nació en realidad durante el mes de agosto.

Se le puso el apodo de Quino, para distinguirlo de su tío Joaquín Tejón (dibujante y pintor), familiar clave para que éste descubra su pasión por el dibujo.

Empieza a asistir a la escuela a los siete años, y es ahí donde descubre que su nombre es Joaquín, y no “Quino”. Inicia una etapa complicada, muy parecida a lo que reflejaría más tarde en su personaje Felipe: El mejor amigo de Mafalda y que, al igual que Quino, “nunca fue el primer alumno de la clase”. El mismo Quino agrega, en su sitio web, que “nunca obtuvo buenas notas durante los primeros meses, pero siempre las repuntaba a fin de año”.

A los trece años fallece su madre, y es en ese momento donde empieza sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Mendoza. Tres años después, también muere el padre. Su primera historieta la vendió a los diecisiete años.

Luego de realizar el servicio militar en 1953, empieza su vida en la capital de Argentina, en donde luego de recorrer las redacciones de distintos medios argentinos, publica su primera página de humor en el semanario “Esto es”. Según el artista, fue “uno de los momentos más felices de su vida”.

Desde entonces, sus trabajos se publicaron en distintos medios argentinos. Dos años después de su llegada al semanario, logra uno de sus objetivos como dibujante: publicar dentro de la revista ícono en Argentina, durante los años 40y 50, “Rico Tipo”.

Su primera exposición de dibujos data dese 1962, luego de haberse casado a comienzos de los sesenta con Alicia Colombo. Un año después se publica su primer libro de humor gráfico, titulado “Mundo Quino”.

El reconocido escritor argentino Miguel Brascó, presento posteriormente a Quino, en la agencia de publicidad Agens, que buscaba en ese entonces a un dibujante que se encargue de una historieta con dibujos que presentan una “mezcla entre Blondie y Peanuts”. El trabajo iría destinado a una campaña publicitaria de una línea de electrodomésticos de nombre “Mansfield”. Por esa razón, muchos de los nombres debían empezar con "M", de ahí surge el nombre “Mafalda”. El lanzamiento finalmente no se concretó, pero Quino logra quedarse con unas cuantas tiras.

A sus 28 años, y con más de diez años seguidos de publicaciones dentro de las páginas de conocidos medios argentinos, nace Mafalda en 1963. Es publicada un año después, por primera vez, en el suplemento de humor “Gregorio”, de la revista argentina “Leoplán” (que deja de publicarse en 1965).

Mafalda, la protagonista de sus tiras, y el nombre por el cual la mayoría de los hispanohablantes conoce al dibujante, recorrería durante sus primeros años las páginas del semanario “Primera Plana” (1964) y el diario “El mundo” (1965).

“A Mafalda la hice protestona, cascarrabias. Esto sucedía por el año 1963. Nunca pensé que iba a estar diez años dibujando a Mafalda”, cuenta el dibujante.

A la par de que Mafalda se publicaba, nacían los personajes que la acompañarían dentro de las historietas. El primero fue Felipe, el mejor amigo de Mafalda. Luego aparecen, sucesivamente, los conocidos Manolito (1965), Guille (1968), Susanita (1965), Miguelito (1966) y Libertad (1970), entre otros que aportarían numerosas escenas dentro del mundo imaginario de Quino.

Mafalda se convirtió en una tira que reflejaba los problemas cotidianos de la realidad doméstica. En el 67, el diario “El Mundo” deja de editarse. En esa época – dentro del universo de las tiras - la mamá de Mafalda se encontraba embarazada, y unos cuantos meses después, la tira vuelve dentro de la revista “Siete Días”, con el hermano de Mafalda, Guille, ya nacido.

Un año después, luego del éxito obtenido con el primer libro lanzado en 1966, que en dos días agota su tirada de 5.000 ejemplares, se publica el segundo libro, de nombre "Así es la cosa, Mafalda".

Quino, luego de dejar la tira, en 1973, viaja por primera vez a Europa en el 68. Ese mismo año, aparecen "Mafalda 3","Mafalda 4", y así sucesivamente hasta llegar a "Mafalda 10" (última recopilación de las tiras). Todas publicadas luego de haber transitado por numerosas editoriales, y contado con el apoyo de traductoras y editoriales, tanto europeas como latinoamericanas.

En 1969, Mafalda obtiene la fama internacional gracias a "Mafalda, la contestataria", publicado en Italia y con el prólogo a cargo de Umberto Eco.

Junto con su esposa Alicia, deciden trasladarse a Milán, Alemania, debido al golpe de estado realizado en 1976, en Argentina. Ese mismo año, Quino lanza el primer libro de humor, de su autoría, en dicho país.

A finales de los setenta, se edita el primer libro a color de Mafalda, en la empresa francesa de historietas "Editions Glénat". También, en esa época, las páginas de humor de Quino se trasladan a la revista dominical del diario "Clarín", luego de su regreso.

"Con Quino el chiste entra en la librería. Se guarda y se relee. Son (sus historietas) una dilatada muestra de humor de rarísima perfección, una obra maestra fechada, una enciclopedia: el pensamiento vivo, temores, ilusiones, conflictos y opiniones de la clase media urbana en vísperas de la tragedia argentina que la diezmaría primero y la desclasaría después. Como si durante una década hubiese pedido la palabra, con Mafalda, el elocuente Quino dijo todo lo que tenía que decir. Y después se volvió a callar", escribió en una ocasión el periodista y escritor argentino Juan Sasturain, acerca de las tiradas del dibujante.

A comienzos de los ochenta, la catarsis por la obra de Quino ya recorría gran parte del mundo. Es elegido Dibujante del Año en el 82. En Grecia (1983) publican el primer libro de humor de Quino. Dentro de Cuba (1985) firma un contrato con el ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos) para realizar cortos bajo el nombre "Quinoscopio", basados en los dibujos de Quino. Seguidores de Italia celebran los 20 años de Mafalda, y en España se publican cuatro libros de Mafalda, en el idioma gallego. En Dinamarca se publica el primer libro de Mafalda, ese mismo año.

En 1988, su ciudad natal (Mendoza) lo condecora con el título de "Ciudadano Ilustre" – más tarde, en el 2004, recibe la misma mención en la ciudad de Buenos Aires - , y también le entregan la llave de la ciudad.

"Muchas de las cosas que ella (Mafalda) cuestionaba, todavía siguen sin resolverse, de eso no quedan dudas. Es más, a veces me sorprende cómo algunas de esas tiras dibujadas hace más de veinte años todavía pueden aplicarse a cuestiones de hoy", declara Quino en una entrevista para la revista VIVA, del diario Clarín.

Su historieta también contó con 104 episodios animados que duraban un minuto cada uno. Estos se estrenaron a comienzos de los noventa, y fueron dirigidos por Juan Padrón (ICAIC). Un año después, se inaugura la Plaza Mafalda, ubicada en Buenos Aires, en conmemoración de los treinta años de la historieta.

El caricaturista declaró hace poco que, a pesar de que Mafalda sea, digamos como su “marca registrada”, prefiere a Libertad, una niña rebelde creada al final de la tira, publicada en su momento en los semanarios “Primera Plana”, “7 Días” y “El mundo”. “Con ese personaje me siento mejor”, confeso hace poco, durante su aniversario número 80.

La última década significó, para el artista, una agenda repleta de exposiciones, lanzamientos y re-ediciones de sus trabajos alrededor del mundo. Eso, sin mencionar los numerosos galardones que recibió en el camino, en países como España e Italia, y también dentro de su país.