“Hobbs & Shaw”: la saga “Rápido y Furioso” termina de saltar a la ciencia ficción

“Hobbs y Shaw” continúa el proceso de llevar a la saga “Rápido y Furioso” a horizontes cada vez más ridículos, con una entretenida historia que salta totalmente al reino de la ciencia ficción y que triunfa gracias a su acción de alto nivel y la gran química de sus tres protagonistas.

Dwayne Johnson y Jason Statham en "Hobbs y Shaw".
Dwayne Johnson y Jason Statham en "Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw".

Hace unos 18 años, la saga Rápido y Furioso comenzaba con la historia de unos corredores de carreras callejeras que robaban reproductores de DVD, una historia que a lo largo de casi 20 años ha pasado a convertirse en lo que a efectos prácticos es una saga de superhéroes y superespías que salvan el mundo como James Bonds expertos en autos.

Ese cambio en la naturaleza de la saga comenzó, o al menos se asentó, en la quinta Rápido y Furioso, la misma que introducía a este mundo al personaje de Luke Hobbs (Dwayne Johnson), una montaña de músculos al servicio de la Interpol que cazaba a Dominic Toretto y su equipo mientras estos intentaban dar el golpe del siglo en Brasil.

Fue la película en la que Rápido y Furioso dejó atrás sus orígenes sobre carreras callejeras para centrarse en acción internacional, la película en la que Justin Lin terminó de pulir su estilo de acción ridícula pero auténtica que ya había venido afilando en las dos entregas anteriores de la saga, y el momento en que la crítica comenzó a ver con otros ojos a una serie que antes había descalificado como reprobable.

PUBLICIDAD

Tiene sentido que Hobbs, una de las adiciones tardías más populares a la serie, protagonice el primer “spin-off” de Rápido y Furioso, junto con otra estrella invitada que se convirtió en una pieza clave de la saga: el antihéroe Deckard Shaw (Jason Statham).

La película comienza con un grupo de fuerzas especiales británicas que, al intentar recuperar un virus mortal, es atacado por Brixton Lore (Idris Elba), un mercenario genéricamente aumentado al servicio de una misteriosa organización; la única sobreviviente del incidente es Hattie Shaw (Vanessa Kirby), hermana de Deckard, que logra escapar con el virus pero es acusada de haber matado a sus compañeros, y las autoridades llaman a Hobbs y a Deckard Shaw para que encuentren a Hattie y recuperen el virus.

Luke Hobbs (Dwayne Johnson) y Deckard Shaw (Jason Statham) se enfrentan al mercenario Brixton Lore (Idris Elba).

Particularmente en sus más recientes entregas, Rápido y Furioso metía cada vez más el pie en la piscina de la ciencia ficción con programas informáticos capaces de encontrar a cualquier persona en el mundo en segundos o hackers que podían controlar ejércitos de autos a distancia, pero Hobbs & Shaw se zambulle de lleno en la piscina, con un villano que es básicamente una especie de Capitán América malvado con todo y motocicleta futurista, y una organización secreta al estilo de Hydra de las películas de Marvel.

Por supuesto, en el corazón de la historia late el mismo enfoque en la importancia de la familia que se ha vuelto el mantra, casi a nivel de meme, de la saga desde el principio.

Tanto Hobbs como los hermanos Shaw deben aprender a confiar en la familia para superar a Brixton y sus recursos ilimitados, y aún dentro de lo caricaturesco de toda la historia y de las interacciones entre los dos protagonistas principales, hay un cuidado muy especial en cómo la forma en que se hablan entre sí y la rapidez con la que aprenden a complementarse en combate va cambiando a medida que avanza la película.

Por supuesto, Statham y Johnson vuelven a traficar en sus estilos muy particulares de carisma, en papeles que no les piden demasiado rango dramático pero que ambos tienen dominados después de toda una carrera de interpretarlos; así como Hobbs no es demasiado distinto a los héroes que Johnson ha interpretado en numerosas películas de acción, Shaw no difiere mucho del transportador Frank Martin o sus personajes de Snatch o Los Indestructibles. No serán los actores más versátiles – aunque son mucho más versátiles de lo que se les suele dar crédito – pero tienen algo que saben hacer y lo hacen muy bien.

Tampoco es sorpresa que Idris Elba sea un villano muy sólido como Brixton, ya que el actor británico tiene bastante experiencia siendo intimidantemente intenso.

Vanessa Kirby como Hattie Shaw en "Rápidos y Furiosos: Hobbs & Shaw".

El gran arma secreta de la película, sin embargo, es Vanessa Kirby como Hattie, que no deja que sus dos co-estrellas le hagan sombra y combina una credibilidad física a la hora de propinar golpes con un humor ácido que la hacen un personaje enormemente entrañable.

La acción tiene el mismo tipo de ridiculez y espectacularidad que son marca registrada de Rápido y Furioso, aunque apoyándose de forma más notoria en los efectos por computadora; no hay nada tan impresionante como la secuencia de la bóveda en Río de Janeiro en Rápidos y Furiosos 5, o la persecución con el tanque en la sexta película, el salto en paracaídas de Rápidos y Furiosos 7.

Sin embargo, el director David Leitch logra anotarse un par de secuencias muy bien logradas: una persecución en Londres con un soundtrack de hip hop que parece directamente sacado de algún juego de carreras de esos que la propia saga Rápido y Furioso inspiró hace unos 15 años; y un excelente clímax que involucra grúas, helicóptero y precisión sobrehumana.

La película tiene un énfasis en el humor que le funciona muy bien cuando se apoya en la comedia física de las escenas de acción o en los duelos verbales entre Hobbs, Shaw y Hattie, pero que le clavan el freno a la película en algunos momentos en que un par de “cameos” de ciertas estrellas invitadas se alargan al menos tres minutos más de lo que deberían.

Más allá de eso y algún que otro momento en que la acción se vuelve confusa por un exceso de edición ultrarrápida y cámaras turbulentas a lo Bourne, Hobbs & Shaw es un desvío decentemente entretenido de la saga Rápido y Furioso.

--------------------------------------------------------------------------------

RÁPIDOS Y FURIOSOS: HOBBS & SHAW (Hobbs & Shaw)

Dirigida por David Leitch

Escrita por Chris Morgan y Drew Pearce

Producida por Dwayne Johnson, Jason Statham, Chris Morgan y Hiram García

Edición por Christopher Rouse

Dirección de fotografía por Jonathan Sela

Banda sonora compuesta por Tyler Bates

Elenco: Dwayne Johnson, Jason Statham, Vanessa Kirby, Idris Elba, Eiza González, Eddie Marsan, Helen Mirren, Cliff Curtis, Lori Pelenise Tuisano, Roman Reigns

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD