Abdo Benítez hace balance de su gestión en Paraguay y aboga por la democracia

Miami, 23 sep (EFE).- El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, lamentó este viernes en Miami que hayan mermado "las voces" que se alzaron con el Grupo de Lima para denunciar "el régimen" de Nicolás Maduro en Venezuela, por lo que, dijo, su país "liderará una resolución a favor de los derechos fundamentales de los venezolanos".

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

"Somos menos las voces. El Grupo de Lima planteó una resolución para declarar ilegítimo el proceso electoral venezolano. Paraguay rompió entonces relaciones diplomáticas con el régimen de Maduro", señaló Abdo Benítez, a siete meses de dejar la presidencia del país suramericano, sobre la instancia multilateral creada en la capital peruana con miras a una salida pacífica en Venezuela.

El mandatario paraguayo fue hoy orador principal de un programa semestral que organiza el Centro universitario Adam Smith para la Libertad Económica, que es parte de la Florida International University (FIU) y versa sobre los desafíos que enfrenta la democracia en las Américas, y durante la cual compartió con estudiantes algunas de sus experiencias en sus cuatro años como presidente.

"A pesar de sus imperfecciones, la democracia es la única forma aceptable de comunidad. Hemos aprendido que todas las personas son iguales y lo que más vale es su dignidad, y que tenemos todo el derecho en (exponer) nuestras ideas porque todos tenemos el mismo valor", señaló.

"No podemos dejar de trabajar por aquellos que están tras las rejas por culpa de gobiernos autocráticos. A nadie le interesa hoy la izquierda ni la derecha sino tener líderes que respeten la voluntad popular", expresó concretamente sobre los gobiernos de Cuba, Nicaragua Venezuela, a los que se refirió en varios momentos.

El líder paraguayo de 50 años, quien en su charla de más de una hora recordó que parte de sus estudios los realizó en Estados Unidos, pidió "que no haya más persecución política en Nicaragua y Venezuela".

"Somos la historia, como los cubanos", dijo en una ciudad que es considerada la "capital del exilio cubano".

El expresidente de Colombia Iván Duque y Benítez estuvieron juntos el jueves por la noche en un evento organizado por el museo de la diáspora cubana y el centro Adam Smith de la FIU para conversar sobre la política de EE.UU. hacia Latinoamérica y los peligros que enfrenta la democracia en la región.

El mandatario enfatizó hoy en que los foros internacionales en favor de la democracia no deben quedarse en papel mojado: "No queremos que los países levanten sus voces en reuniones y queden sin un compromiso serio", remarcó.

En el auditorio se encontraba el expresidente de Ecuador Lenin Moreno, con quien Abdo Benítez se dio un abrazo antes de comenzar su exposición.

El Centro Adam Smith para la Libertad Económica inauguró este jueves un programa semestral liderado por Iván Duque y la exvicepresidenta hondureña Ava Rossana Guevara.

En el programa semestral, Duque y Guevara, más Paula J. Dobriansky, exsubsecretaria de Estado de Estados Unidos para Asuntos Globales, actuarán como "senior leaderships fellows".

Según la universidad, su función será dirigir seminarios, participar en charlas y debates, reunirse y asesorar a los estudiantes, además de servir como un recurso para la comunidad universitaria.

CRECIMIENTO ECONÓMICO Y LUCHA CONTRA EL CRIMEN ORGANIZADO

Acompañado por su esposa, la primera dama de Paraguay, Silvana López Moreira, el presidente paraguayo defendió en todo momento "la separación de poderes" para que funcione correctamente la democracia, al tiempo en que insistió en "construir una red de cooperación de países para combatir el crimen organizado".

"La corrupción es consecuencia de la impunidad, dependemos de fortalecer nuestro sistema de Justicia", acotó.

Benítez destacó que Paraguay fue "uno de los cinco países" de la región que "aumentó la inversión extranjera en pandemia".

"Hicimos obras importantes en infraestructura y en este tiempo se hizo la mayor inversión en la historia del país en salud pública", enfatizó en un discurso en el que aludió a los 4.000 kilómetros de rutas pavimentadas durante la pandemia.

El principal socio comercial extranjero de Paraguay en estos momentos es Taiwán, puntualizó Abdo Benítez, país asiático con quien Paraguay "mantiene una política económica coherente. No con China comunista", sostuvo.

"No somos aliados de los chinos y por eso no pudimos acceder a la compra de sus vacunas", detalló.

Sobre el Mercosur, el mercado común del sur latinoamericano fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, dijo que se trata de "construir estrategias comunes para el hemisferio y que EE.UU. tiene que ser protagonista, papel que abandonó durante mucho tiempo", señaló.

Según Abdo Benítez, Paraguay fue el país de la región en el que menos cayó el Producto Interno Bruto (PIB) durante la pandemia: un 0,08 %, destacó.

En declaraciones a Efe, el presidente y fundador del Centro Adam Smith para la Libertad Económica, Carlos Díaz-Rosillo, señaló que la presencia en FIU del mandatario paraguayo "tiene una importancia enorme porque es un presidente de turno que ha tomado decisiones de libre mercado muy importantes para su país y le ha dado un mensaje muy claro a los estudiantes".

Abdo Benítez recalcó antes de concluir su charla que el mayor legado que quiere dejar es "haber reconstruido la confianza en los gobernantes, no en las obras" que hicieron.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.