Escándalo en Argentina por médico detenido por pedofilia

Ricardo Russo, médico argentino detenido por producción y distribución de pornografía infantil, había publicado en su perfil de Facebook una imagen que es descrita por un manual del FBI como característico de pedófilos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/L4OXXPIL5REKHARRKDOITCPONA.jpg

Argentina se encuentra conmocionada con el caso del Dr. Ricardo Russo, quien era jefe de Inmunología y Reumatología del prestigioso Hospital Garraham de Buenos Aires, y prestaba atención a pacientes pediátricos.

Para dar con la detención de Russo, las autoridades argentinas recibieron la colaboración del FBI. Se realizaron 40 allanamientos y en la vivienda del pediatra se encontró una computadora con 135 videos pornográficos con niños como protagonistas.

Las autoridades informaron acerca de una imagen subida por el pediatra a su Facebook, que en principio no resulta muy llamativo, pero que en realidad lo encasilla en el perfil de un pedófilo.

PUBLICIDAD

De acuerdo a un boletín de inteligencia del EFBI sobre crímenes contra los niños, parte de los cables filtrados por Wikileaks, los pedófilos emplean logotipos o símbolos para reconocerse entre sí.

Estos símbolos describen a los “boylover” “girllover” y “childlover”, clasificaciones según las preferencias de los agresores sexuales, es decir, solo niños, solo niñas, y sin preferencia, respectivamente.

Los símbolos distintivos usualmente se graban en anillos o medallas, incluso e han encontrado en monedas y colgantes refiere el informe.

En el caso del galeno argentino, se identificó con el logotipo de una mariposa, que lo identifica como un “ChildLover”, es decir, no tiene preferencia específica entre niños o niñas.

El cable filtrado sostiene que los depredadores sexuales emplean estos símbolos para promover su causa. Hay “activistas” que abogan por la aceptación social y despenalización de las relaciones sexuales entre adultos y menores de edad, además de legalizar la pornografía infantil, con el argumento de que los niños tienen la capacidad consentir actos sexuales.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD