Linces: Aclamados por los niños en la Expo

La nota de color en la Expo 2019 la aportan los agentes del Grupo Lince, quienes son aclamados por los niños que visitan la feria, y tienen la posibilidad de hacer un recorrido a bordo de las motos para vivir la experiencia policiaca.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/T567QDY5BNC2PP2YK4Y6OQEARE.jpg
Felices los niños y niñas posan con los efectivos mientras sus padres los fotografían para llevarse una postal de recuerdo.Javier Cristaldo

Imponentes e intimidantes, los efectivos policiales del Grupo Lince inspiran cierta reserva cuando se los ve en las calles a bordo de sus motocicletas y con los rostros cubiertos. Pero en el Campo de Exposiciones Don Juan Carlos Pereira, el clima se distiende y la seriedad que proporciona el uniforme da paso por unos días a la ternura y la simpatía de los oficiales especializados, sobre todo para con los más pequeños, que los observan sin disimular con los ojos casi fuera de las órbitas, impresionados por la pomposidad que implica para ellos en sus tiernas mentes, ser un “superpolicía” que lucha contra los criminales.

Así, abiertos a entrevistas, sin trabas para decir sus nombres (a diferencia de la administración anterior) y alzando a los niños para tomarse fotos con ellos, encontramos a los oficiales Christian Vera y Óscar Ferreira, destinados a este bloque del stand de la Policía Nacional para explicar su trabajo a los visitantes de la Expo Mariano Roque Alonso.

Las patrullas callejeras quedaron a un lado por dos semanas para los oficiales Christian Vera y Óscar Ferreira, quienes permanecen en el stand de la Policía compartiendo con los visitantes.
PUBLICIDAD

Los niños que se acerquen al stand de la Policía y específicamente al stand del grupo Lince, podrán realizar un recorrido virtual a bordo de la moto especializada (si son menores de 12 años). Con ayuda de una proyección en pantalla gigante, los chicos simulan que están “patrullando” por la Costanera de Asunción.

Los mayores de 12 años pueden hacer el recorrido real a través de un circuito que transita por ciertos sectores de la Expo, con la compañía de un personal Lince que los sube en la motocicleta que está afuera del stand y así viven la experiencia de ser un agente por algunos minutos.

Los agentes tácticos nos comentaron que hasta el momento sienten bastante aprecio de la gente pese a los altibajos y cuestionamientos que ya ha tenido su trabajo en estos años.

Las preguntas que más reciben de parte de los niños y adultos, según nos comentó el oficial Christian Vera, se relacionan con las motos, los equipamientos que utilizan y el trabajo en sí. “Los chicos quieren saber qué hay que hacer para ser lince. Eso me pone muy contento porque gracias a eso el día de mañana muchos querrán ser policías también”, expresa Christian Vera.

En cuanto a la cuestión delictiva sienten que disminuyó bastante. “Sobre el tema de los motochorros la ciudadanía misma se da cuenta. El índice delictivo al menos en cuestiones de motochorros disminuyó bastante después de que nosotros salimos a las calles”, opinó el agente.

“Te encontrás con cada situación en las calles, con asaltos en situaciones de riesgo con disparos de por medio, ya nos pasó a todos, nos vimos involucrados en ese tipo de cosas pero es el riesgo que corremos al ser policías”, expresó Vera.

El oficial Óscar Ferreira nos comentó que ellos forman parte de la tercera camada de efectivos del grupo Lince. “Éramos en ese tiempo cadetes de policía que aspirábamos a ser oficiales, y en el transcurso de nuestra formación surgió esta oportunidad siendo cadetes del cuarto año para poder realizar el curso en operaciones especiales motorizadas Lince.

Cuatro meses antes de egresar hicimos el curso internacional con instructores panameños. Así egresamos paralelamente como oficiales de Policía pero especializados en la rama de unidad motorizada Lince”, relató.

Los efectivos del Grupo Lince nos comentaron que se especializan en el manejo de motocicletas, así como también en el combate cuerpo a cuerpo, inmersión a recintos cerrados intrusiones a lugares peligrosos.

“El manejo de las motocicletas no es convencional tiene su técnica. Las motos que nosotros utilizamos son consideradas de alta cilindrada, tanto. Al ser de alta gama requieren una habilidad diferente tanto al momento del frenado como diferentes ejercicios para el dominio del biciclo.

Más allá del trabajo, los Lince son seres humanos y hay un riesgo diario en las calles que hay que enfrentar. “Pero así también nosotros nos equipamos con chalecos antibalas, cascos, rodilleras, y tener todos los pertrechos necesarios para las operaciones. Llegó a suceder que un lince fue herido por un delincuente. Pero por fortuna el impacto se dio por el material balístico del chaleco antibala y los casos no pasaron a mayores”, comenta Óscar Ferreira.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD