Siempre a los abrazos tras supuestas peleas

Mario Abdo Benítez acusó a Cartes de mafioso, poco hombre y beodo, pero siempre volvió a buscar su apoyo a cambio de impunidad. En su incoherencia no duda en pisar su palabra o capitalizar los votos del anticartismo.

Encuentro del 15 de mayo de 2018, luego Cartes se enoja al no poder jurar como senador.
Encuentro del 15 de mayo de 2018, luego Cartes se enoja al no poder jurar como senador.Archivo, ABC Color

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, mantiene un vínculo como de amor y odio con Horacio Cartes y que se repite en forma cíclica sin ser una sorpresa de la ciudadanía.

Abdo primero respaldó fuertemente al gobierno de Cartes al inicio de su mandato (2013-14). Incluso se jactó de ayudarlo desde el Congreso con las leyes de Alianza Pública Privada (APP) y la militarización del norte del país en la lucha contra el EPP.

Pero al no tener su “bendición” en su entonces proyecto eleccionario, Abdo despotricó contra Cartes, por ejemplo, previo a los sufragios para elegir autoridades de la ANR, realizados el 26 de julio de 2015.

“Qué nos va a hablar de ética (Cartes) cuando los cigarrillos pasan nadando el río al otro lado. Que explique de dónde sacó todo lo que tiene”, dijo Mario Abdo el 19 de junio de 2015 en Alberdi.

Los ataques verbales continuaron todo el 2016 y durante el estallido social que acabó con la quema parcial del Congreso (31 de marzo); el asalto policial al PLRA (1 de abril) y la campaña por las internas presidenciales (la votación fue el 17 de diciembre).

“Vamos a ser uno con el pueblo paraguayo, no vamos a abrazarnos con la impunidad. Yo no me voy a abrazar con los antivalores que destruyen la política”, dijo Abdo tras ganar las internas presidenciales.

Pero tras su victoria sobre el cartista Santiago “Santi” Peña volvió el “abrazo republicano” con miras a que un colorado vuelva a ocupar el Palacio de López.

Sin embargo, ese “amor” duró solo hasta mayo del 2018, cuando la mayoría del Senado, entre ellos varios abdistas, truncaron que Cartes renuncie a la Presidencia de la República como un paso previo a jurar después como senador activo, lo cual violaba la Constitución.

En su discurso de toma de poder presidencial, Abdo llamó al consenso a “todos” los sectores en un mensaje claramente dirigido a los cartistas. Pidió apoyo para impulsar la reforma del Poder Judicial y una Convención Nacional Constituyente, pero no tuvo eco ni acompañamiento.

Acta y juicio político

Pasaron varios meses con duros ataques mutuos, Abdo desde el Poder Ejecutivo y Cartes desde sus medios de prensa. “Hay algunos que ne'îraiti ojera hikuái de su derrota y que desde su liderazgo político en la oscuridad utilizan sus medios de comunicación para tratar de desprestigiar al Presidente”, afirmó Abdo.

Todo cambió el 31 de julio de 2019 cuando el cartismo hizo tambalear al gobierno de turno al respaldar en principio el pedido de juicio político contra el mandatario a causa del acta entreguista de Itaipú gestada en su gobierno, que era un acuerdo de cesión del negocio hidroeléctrico perteneciente al país y que le iba a producir un perjuicio de US$ 300 millones.

“Acepto la pelea! Por un Paraguay sin mafias!”, afirmó Abdo en un tuit. Pero 12 horas después, el cartismo salvó al Mandatario advirtiendo que no tendría todos los votos y, de paso, lo hizo quedar como títere.

El 19 de noviembre de 2019, el Brasil emite orden de captura contra Cartes. “Acá no hay intocables en el Paraguay”, dijo Abdo.

Cigarrillos y Cicatriz

El tire y afloje llegó a un punto muerto hasta el 5 de febrero de 2020, cuando Mario Abdo ordenaba el decomiso de 40 millones de cajetillas de cigarrillos de la marca producida por Tabesa, en el lago de Itaipú.

Automáticamente, el 8 de febrero Cartes acepta dar “tregua” designando a José A. Alderete como impulsor y vocero de la “Operación Cicatriz”. Este pacto de impunidad se consumó en la noche del 14 de marzo, pero no hubo “foto” hasta el 22 de julio.

“No sé qué tiene este señor Cartes contra las mujeres”

“Yo no sé qué tiene este señor Cartes contra las mujeres”, es una de las frases más recordadas de Mario Abdo contra Horacio Cartes. Fue cuando los medios de prensa del último atacaban a su gabinete.

“Una época se agarró contra Blanca Ovelar, después contra mi señora, ahora contra Marly Figueredo. Mi solidaridad porque realmente no corresponde, demuestra lo poco hombre que es para dedicarle tanto espacio a manosearle a una mujer paraguaya... Reitero mi solidaridad a Marly Figueredo y demuestra la bajeza y la inmundicia y el poco respeto a las mujeres que tiene este señor que utiliza sus medios para atacar a sus adversarios políticos porque realmente el ataque es al senador Rodolfo Friedmann”, dijo el mandatario.

Estas expresiones fueron lanzadas en Luque, el 8 de noviembre de 2018.

Pero el 11 de setiembre de 2018, en pleno aniversario de la ANR, Mario Abdo ironizó con la fama de bebedor de Cartes ante los ataques que recibía desde los medios de su propiedad. “Hay algunos que ne'îraiti ojera hikuái de su derrota y que desde su liderazgo político en la oscuridad utilizan sus medios de comunicación para tratar de desprestigiar al Presidente de la República”, afirmó en una visita a la ciudad de María Auxiliadora.

“Claro que quieren que fracasemos porque tienen una mirada miope y ya están diciendo que este presidente va a durar dos años nomás en el poder y yo sé que este pueblo no me va abandonar”, afirmó respecto a las predicciones de su mandato.

Pedía reconocer errores, pero hoy se enoja ante críticas

En un discurso, el 23 de noviembre de 2017, Mario Abdo repudiaba la falta de autocrítica del gobierno de Cartes así como el endeudamiento al país.

“Yo le escucho al Presidente de la República y cero autocrítica. Le culpó a los gobiernos anteriores, le culpó al Senado de la Nación del fracaso de su gestión de gobierno”, dijo.

“¿Ustedes saben cuánto era la deuda del Paraguay cuando asume Cartes la Presidencia de la República? 2.700 millones de dólares que nos endeudamos en 200 y algo de años. ¿Saben (con) cuánto yo voy a recibir el Paraguay? Con 7.500 millones de dolares de endeudamiento”, señalaba cuando repudiaba la política de endeudamiento ahora incrementó ante la pandemia.

“¿Cuál fue la gestión de gobierno con más de US$ 3.200 millones en bonos que le dimos (a Cartes)? ¿Ustedes saben cuánto invirtió en salud? Cero. ¿Saben cuánto invirtió en educación? Cero”, dijo.

Fuera del contexto actual de pandemia global, las críticas lanzadas de Abdo son parecidas a los cuestionamientos que ahora hace la oposición al gobierno de turno.

“Hizo un gran viaducto para llegar más rápido a Luque, pero en el interior y aquí mismo en Asunción hay gente que se muere porque no tiene un Geniolito para curarse en los centros de salud. Aumentó la pobreza, aumentó la pobreza extrema, aumentó el desempleo, aumentó la inequidad. Aumentó la corrupción”, manifestaba en ese entonces.

LEA TAMBIÉN:

Lucha contra la impunidad, la gran mentira de Abdo

Un “caiga quien caiga” bastante selectivo

Relaciones del Ejecutivo con el Congreso se van deteriorando

Parlamentarios expulsados y otros muy bien atornillados

Con Mario Abdo, deuda pública llega a los US$ 10.871 millones

El día que Mario Abdo casi fue expulsado de la Presidencia

Casi nula relación con los partidos

Operación cicatriz para que Abdo “llegue bien” al 2023

Tres años de mandato y lo que podemos esperar

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05