Meriendas solidarias llegan a hospitales

La solidaridad de los paraguayos se mantiene vigente y más se hace notar en situaciones de extrema necesidad. Este es el caso de dos grupos de compatriotas quienes se hicieron eco de las carencias en hospitales públicos que incluye a personal de blanco y familiares de enfermos de covid-19. Estas personas decidieron aportar su granito de arena llevando meriendas para alegrar el corazón de estos guerreros.

Las meriendas y cenas llegan hasta los hospitales cumpliendo todos los protocolos de sanidad.
Las meriendas y cenas llegan hasta los hospitales cumpliendo todos los protocolos de sanidad.

Con la misión de ayudar al prójimo

Lorena Ozuna es una joven mujer emprendedora que reside en la ciudad de San Lorenzo y que se dedica a la venta de masas dulces como tortas y pastafrolas, ella manifestó que hace 15 días llevó a su primo hasta las instalaciones de IPS Ingavi para que este consultara, la mujer cuenta que estuvieron desde las 14:00 hasta las 22:00, momento en que fue atendido el familiar, en ese instante Lorena presenció un acto solidario de un hombre y allí todo comenzó.

“Mientras atendían a mi primo observé a un señor con un termo de cocido quien amablemente empezó a invitar a los familiares de los pacientes internados por covid-19. En ese momento se me ocurrió una idea, yo vendo tortas que son preparadas por mi mamá y una parte de la producción ya no salió a la venta y las tenía en mi vehículo, entonces decidí sumarme al señor y acompañar su cocido con las tortas y algunas que otras pastafrolas, así fue como comenzó todo” relató.

La unión hace la fuerza

Lorena comentó que a esta iniciativa se sumaron sus primos y su hermano, entre todos empezaron a organizar la entrega de las meriendas solidarias ya que día a día observan en las noticias el estado de necesidad por el que pasan los familiares de enfermos y también los personales de blanco, días sin comer y sin dormir, y además vivirlo en carne propia, todo eso fue mas que suficiente para que estos jóvenes pusieran manos a la obra.

“Decidimos no solo acercar meriendas a los hospitales, sino también las cenas, ya que muchos cambian sus horarios o hacen guardia, entonces queríamos que todos disfruten de una comida calentita y bien elaborada” manifestó Lorena.

Hospitales visitados

La mujer contó que ya fueron hasta IPS Ingavi, Calle’i y también recorrieron el Hospital de Itauguá. “Al principio solo nos organizamos nosotros, como se dice de nuestro bolsillo y ya luego pensamos en publicar y pedir donaciones para que podamos seguir con esta labor, a veces no nos alcanza para continuar y no queremos dejar de hacer las entregas, la necesidad es muy grande y el corazón duele, gracias a algunas donaciones no solo visitamos los hospitales y entregamos a médicos, enfermeras, guardias, familiares de internados, etc., también pudimos acercar el alimento a personas necesitadas que están en el mercado de San Lorenzo, entregamos panchos y gaseosas”.

Chipa calentita alegra corazones

“La iniciativa empezó en Semana Santa, fue una idea de Ariane Pane y su familia” relató María Mercedes Insfrán Laratro, quien sigue con la iniciativa.

“El Miércoles Santo decidieron visitar al personal de blanco del Hospital Regional de Luque, al ver que estaban trabajando incansablemente sin comer y descansar, los miembros de la familia Pane prepararon chipas y ni bien salieron del horno fueron rumbo al nosocomio, bien calentitas, para alegrar corazones”.

Al ver que no solo los médicos y enfermeros estaban pasando necesidades, a ellos se sumaban familiares de internados por covid-19, los Pane decidieron continuar con la iniciativa y llevar la merienda para quien desee disfrutarla. “El Jueves Santo se acoplaron más personas para ayudar, amasar, cortar y hornear nuestras chipas solidarias que van acompañadas de un calentito cocido quemado” mencionó la mujer.

“Hay muchísima gente que esta sin comer en los hospitales, a todos les llega la merienda, si en algún sitio no podemos ingresar dejamos la comida en cajas de cartón”.

Más ayuda, más meriendas

María Mercedes agregó que hoy día la ayuda se multiplicó y ya cocinan las chipas en seis hornos, “Hoy estamos produciendo 60 a 75 kilos de chipa por día, aparte entregamos caramelos, cada chipa va dentro de un paquete con mensajes de Dios, de esta forma tratamos de llevar calma a los corazones” dijo. Las meriendas fueron entregadas hasta el momento en el Hospital Regional de Luque, IPS y Hospital San Jorge.

Preparativos cumpliendo todos los protocolos

“Nos lavamos las manos, usamos tapabocas y alcohol en gel, desde que entramos al quincho, salimos a repartir las meriendas y volvemos a la casa, mantenemos el mismo protocolo” afirmó.

Toda ayuda será bienvenida

Para quienes deseen sumarse a esta noble causa, pueden comunicarse con Cynthia Pane al 0981- 203-124. Mientras más se ayuda, más meriendas se entregarán”.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05