Primer atropello pro enmienda mau presagiaba días violentos

Días antes de la Enmienda de Sangre, 25 senadores cometían el primer atropello a la Constitución Nacional y el 28 de marzo se reunían en un “sótano” del Congreso para allanar la presentación y aprobación de la enmienda para habilitar la reelección. La Iglesia advertía violencia social y las Fuerzas Armadas y policiales se alistaban a las órdenes de Cartes.

El 28 de marzo de 2017 se realizaba la primera sesión mau, en la bancada del Frente Guasu, para cambiar el reglamento y así presentar la enmienda prorekutu.
El 28 de marzo de 2017 se realizaba la primera sesión mau, en la bancada del Frente Guasu, para cambiar el reglamento y así presentar la enmienda prorekutu.ABC Color

Cargando...

Hace seis años en la bancada del Frente Guasu, 25 senadores cartistas, llanistas, luguistas y oviedistas consumaban de forma ilegal la modificación de artículos del reglamento interno de la Cámara Alta (ver infografía).

Con esto buscaban facilitar la presentación y aprobación del proyecto de reelección vía enmienda, con el fuerte respaldo del entonces presidente de la República Horacio Cartes y el ex jefe de Estado Fernando Lugo.

Inicialmente los senadores que buscaban violar la Constitución intentaron atropellar la mesa directiva del Senado y suplantar al presidente y vicepresidente 1° Robert Acevedo (PLRA, fallecido) y Eduardo Petta (ANR, ex-PEN). Pero en plena sala de sesiones se cruzaron todo tipo de improperios e incluso golpes de puño, como fue el caso de los pro enmienda Nelson Aguinagalde (ANR, HC) y Sixto Pereira (Frente Guasu) contra Luis A. Wagner (PLRA).

En el transcurso del día, el Gral. Braulio Piris, entonces comandante de las Fuerzas Militares, ordenaba movilizar a los uniformados.

Al “sótano”

Ante el impedimento de usar la sala de sesiones, el grupo de 25 senadores se reunió en la bancada del Frente Guasu, donde a puertas cerradas hicieron una sesión mau para modificar el reglamento interno y allanar otra sesión para aprobar la enmienda inconstitucional.

Tras la votación, los colorados Juan Darío Monges y Julio Velázquez junto al luguista Carlos Filizzola justificaban sus acciones.

Temiendo un estallido, los campesinos llegados para la marcha anual N° 24 adelantaban que no se prestarían para que los pro enmienda interpreten como un apoyo a la causa.

El entonces ministro de Hacienda, hoy candidato presidencial colorado, Santiago Peña, restaba importancia al suceso y alistaba la asamblea del BID en nuestro país. Ese mismo día el fiscal general saliente Javier Díaz Verón (procesado) se inscribía buscando el rekutu en el Ministerio Público, sin embargo, el cartismo y aliados depositaron su voto en la fiscala Sandra Quiñónez, quien se inscribió un día antes. Finalmente fue electa y dejó el cargo el 9 de marzo pasado. La reemplazó Emiliano Rolón.

Ya en horas de la noche, ciudadanos, legisladores antienmienda y militantes políticos se concentraron frente al Panteón de los Héroes en Asunción, mientras hacían lo mismo en Encarnación en la Plaza de Armas. También repudiaban lo ocurrido la Conferencia Episcopal Paraguaya, que advertía una violencia social inminente; la Asociación de Empresarios Cristianos (ADEP), que temía un regreso al autoritarismo.

El estallido llegó el viernes 31M

El estallido social ocurrió en la noche del viernes 31 de marzo de 2017, después que los 25 senadores prorreelección se volvieran a reunir en horas de la tarde para aprobar la enmienda mau. Dirigentes liberales fueron tiroteados con balines de goma en las calles y la ciudadanía reaccionó. Se quemó el Congreso cuando la Policía ordenó abandonar el edificio. En la madrugada del 1 de abril la Policía atropelló la sede del PLRA y mató al dirigente juvenil Rodrigo Quintana. También se desplegó una cacería humana en todo el centro capitalino. Un total de 211 personas, incluidos menores, fueron llevadas a la FOPE.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...