Paraguay busca alternativas a energía hidroeléctrica ante futuro agotamiento

Paraguay debe buscar alternativas a su energía hidroeléctrica, que abanderan las represas de Yacyretá e Itaipú, ante un futuro agotamiento del abastecimiento por el crecimiento del país y del consumo, según la Asociación Paraguaya de Energías Renovables.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6MSGY742INGXPHHITC2LAG3OTI.jpg

Eso dijo a Efe Eduardo Viedma, presidente de la Asociación Paraguaya de Energías Renovables (APER). Según algunos estudios, ese tipo de energía daría signos de agotamiento a partir de 2025.

“Si Paraguay no empieza a ver otro tipo de generación eléctrica y a incentivar todo lo que sea eficiencia energética, vamos a llegar a un punto en el que vamos a consumir toda esa energía y no vamos a tener más de dónde sacar”, explicó Viedma.

El experto consideró necesario que ese debate se introduzca en la sociedad y en la agenda de los partidos, cuando el país afronta un nuevo escenario político ante las elecciones generales de 2018.

“Al próximo presidente le va a tocar esa crisis (energética) y va a tener que comprar o generadores a combustión interna, a carbón, o empezar a explorar de la energía nuclear”, dijo Viedma.

PUBLICIDAD

Paraguay tiene una larga tradición en renovables a partir de la energía hidroeléctrica que producen Itaipú, la represa que más energía produce en el mundo y compartida con Brasil, y Yacyretá, compartida con Argentina.

Pero esa abundancia energética es, según Viedma, la que ha provocado que el país sudamericano apenas contemplara la exploración de otras fuentes renovables y haya pospuesto el debate para diversificar la obtención de energías.

Así, invitó a las autoridades a desarrollar estrategias energéticas con los recursos autóctonos y no con los compartidos, ya que cualquier modificación en sus dos grandes represas debe ser tratadas con Brasil y Argentina.

Entre ellos la energía eólica o la solar, alternativas que, según el experto, son más que viables en la región del Chaco paraguayo, donde se están dando experimentos para sustituir los generadores eléctricos por placas solares.

PUBLICIDAD

“Tenemos mucho potencial eólico en el Chaco paraguayo, con 300 días al año de sol que tenemos que aprovechar para estirar esa brecha de siete años hasta 2030 o 2035”, estimó.

El Chaco paraguayo es también la región donde se prevé la extracción de petróleo, con varias empresas implicadas en el proceso, y contemplada en la Política Energética Paraguay 2040, que prevé la extracción de petróleo en esa región.

Sin embargo, para Viedma la conversión de parte del Chaco en un yacimiento petrolífero resultará “muy difícil porque los precios del petróleo están muy bajos y porque el proceso de extracción en el Chaco es muy complicado, con pozos a 4 kilómetros de profundidad y son arenas bituminosas”.

En relación al programar energético para 2040, Viedma destacó que contenga aspectos positivos para las renovables, como incentivos para aumentar la inversión del sector privado y facilitar la venta del excedente que produzcan.

E insistió en la venta de energía como una de las ventajas económicas de las renovables, tanto para el país como para las familias que opten por instalar paneles solares en sus casas.

También subrayó la importancia de provocar un cambio educacional en la sociedad para concienciar acerca de la eficiencia energética y desarraigar costumbres como “dejar la luz prendida para que no entren los ladrones” o “poner el aire acondicionado todo el día”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD