¡La gente pasa hambre, presidente!

Las compras a granel de arroz, yerba, fideo, azúcar y otros alimentos se convirtieron en una de las salidas estratégicas de las familias, que de alguna u otra forma buscan optimizar el presupuesto de la canasta básica para hacer frente a esta dura pandemia.

Y es que mientras ciertos sectores se benefician directa e indirectamente de esta cuarentena “inteligente” y se basan en una “ley de emergencia” para pasarnos por encima, muchos paraguayos están haciendo malabares para hacer llegar el sustento diario a sus hogares y tener algo de ingreso.

En segundo plano quedaron los pagos de deudas, compra de equipos para la casa o darse ese gustito (que cada uno tenía) de fin de semana. Hoy por hoy, la gente prioriza el alimento, el pan de cada día, suma, resta, multiplica y divide lo que debe comer.

Este escenario se observa no solamente en los asentamientos. Está dándose en todos los segmentos de la sociedad, pues la incertidumbre sigue reinante ante la suma de despidos y suspensiones laborales.

Con la pandemia en Paraguay, las ventas dejaron de tener el mismo ritmo en los salones y en la propia calle. Las proyecciones de crecimiento cayeron. Se percibe un mayor grado de cautela por parte de la clientela antes de adquirir algo. Es como si el bolsillo apretara más de lo normal.

Para muchos precavidos, ni el ahorro se torna suficiente. Sin dudas, la pandemia representa una ola de lecciones, poniendo a prueba las decisiones financieras y emocionales.

El sentido de solidaridad está más que presente en esta cuarentena y un ejemplo claro son las ollas colectivas, con las cuales se llenan los platos, pero no se sacia todo el hambre.

Los subsidios otorgados son simples parches que cubrieron solo “algo” del problema real y de fondo. Los saqueos en otros países dejaron entrever el hartazgo y la falta de verdaderas políticas ante estos casos. Aquí eso por suerte no llegó (aún).

Niños en las calles con estampas, madres con hijos pequeños en los semáforos, jóvenes cantando en los buses, adultos mayores en las esquinas con algo de frutas y caramelos, gente acudiendo a la usura, vendiendo lo poco que tiene a través de las redes o llevando a las casas de empeño, son algunas situaciones que se están dando para conseguir dinero. Y ni hablar de los casos de asaltos.

Son más de cuatro meses de cambios, periodo en el cual nos confinamos para no perder salud, pero a la par, muchos compatriotas están pasando hambre. Es fácil pedir que uno se quede en la casa, pero, ¿sabemos si esa persona que acata la medida tiene comida suficiente para aguantar el día? Nuestro grano de arena puede hacer la diferencia. Ayudemos.

emilse.rolon@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.