David Ionovich Bronstein (1924 - 2006)

Es sencillo describir los logros más importantes de uno de los mejores jugadores de la historia, nacido en Bila Tserkva, cercano a Kiev, Ucrania, el 19 de febrero de 1924, y fallecido a los 82 años el pasado 5 de diciembre en Minsk, Bielorrusia.

Cargando...

Fue Campeón de Ucrania en 1939, de Moscú en 1946, de la URSS 1948 y 1949, vencedor del primer Interzonal, en Saltsjtobaden 1948, y del tercero, en Gotemburgo 1955, y del primer Torneo de Candidatos, en Budapest 1950.

Su mayor logro fue ser “casi” Campeón del Mundo, al empatar el match con el Campeón del Mundo de 1951, Mikhail Botvinnik. Faltando dos partidas, Bronstein ganaba 11,5 a 10,5 pero terminó 12 a 12, con lo que Botvinnik retuvo su título. Representó a la URSS en las olimpiadas de Helsinki 1952, Amsterdam 1954, Moscú 1956, y Munich 1958, ganando la medalla de oro al mejor resultado de su tablero en cada ocasión, excepto en Amsterdam, donde obtuvo la respetable cifra de 10,5 sobre 14 puntos en el tercer tablero.

David Bronstein era también un escritor dotado de un don especial. Su obra cumbre fue el libro del torneo de Candidatos de Zurich 1953, donde revolucionó la forma de comentar las partidas. También son consideradas de lectura obligada sus obras The Modern Chess Self Tutor, 200 Partidas Abiertas Bronstein sobre la Defensa India del Rey, aunque Bronstein consideró que el libro escrito en ocasión de sus 70 años, El Aprendiz de Brujo, es el mejor.

Dejó otro libro David contra Goliat, aún no traducido al castellano. Por estas obras, Kasparov dijo sobre Bronstein: “Después de Tarrasch y Nimzovich quizá sea el más sobresaliente divulgador del juego, un genuino maestro del juego de ajedrez”.

También es fácil destacar su faceta creativa dentro del tablero y fuera de él. Fue uno de los revitalizadores de la Defensa India del Rey en su enfoque moderno. Dio nueva vida al gambito de Rey, entre otras muchas aportaciones a las aperturas, y su estilo estaba lleno de originalidad. Según Botvinnik, jugaba muy bien la fase de la apertura al medio juego, en ese match jugó con originalidad y muy bien, trasladando la tensión de la lucha hasta la llegada del apuro de tiempo y jugando posiciones atípicas en las que Botvinnik muchas veces se vio desbordado.

Kasparov dijo sobre su espectacular victoria ante Ljubojevic en Petrópolis 1973, “esa partida imperfecta rezuma vida y refleja el inconfundible estilo de Bronstein, quien en aras de la brillantez siempre estaba dispuesto a correr riesgos”.

Fue también un precursor de los encuentros hombre versus máquina, de la modificación de la posición inicial de las piezas y abogó siempre por un aceleramiento del ritmo de juego. Estas dos últimas ideas fueran luego secundadas por Fischer.

El se consideró, y posiblemente con justicia, el mejor ajedrecista del mundo en la década de los 50, aunque se veía más como un artista original, también con razón.

Sin embargo, su personalidad era muy compleja, no se comportaba ni se consideraba como un triunfador en lo suyo, algo que indudablemente fue. Casi despreciaba el dinero y se quejaba constantemente de muchas cosas, en especial de la injusticia, no tanto hacia él, sino más hacia lo que consideraba correcto o merecido. Su padre estuvo encarcelado 7 años en tiempos de Stalin. Solo tras su muerte su viuda consiguió un documento oficial en el que se afirmaba que no se le había podido encontrar culpa alguna.

“No me malinterprete”, le dijo al periodista holandés Dirk Janten Geuzendam, “por supuesto que tuve una vida dura y amarga, pero cómo voy a quejarme si muchos de mis compatriotas tuvieron una vida mucho peor”, aludiendo entre otras cosas a que por sus problemas de vista no tuvo que ir al frente en la II Guerra Mundial, donde murieron millones de soviéticos. Dentro del mundo del ajedrez una de sus quejas perennes era que todo el mundo le preguntaba sobre el Match con Botvinnik, “Soy más que unos simples números, ¡No soy solo Zurich 1953 ni 12 a 12!”, dijo Bronstein.

Hay rumores sobre ese encuentro, sugiriendo que fue forzado por las autoridades soviéticas a perder. Se dice que Bronstein le dijo a un lloroso adolescente Bobby Fischer, que había perdido una partida ventajosa frente a Boris Spassky en el torneo de Mar del Plata 1960: “Oye, a mí me obligaron a perder un match entero, y no lloré”.

Mucho más tarde Bronstein lo negó, la explicación más gráfica sobre las tremendas presiones que tuvo que soportar se la dio al periodista holandés, quien le preguntó sobre el tema, tras parecer no haberlo oído, Bronstein de repente exclamó: “¡Claro que tenía miedo de ganarle a Botvinnik!, imagine lo que él significaba, era una gloria viviente, el orgullo de los soviéticos”, y colocando enfáticamente un peón blanco en a4 dijo: “ ¡A quien ganó varios Campeonatos Soviéticos!”, luego con un peón en b4 “¡A quien se enfrentó exitosamente a la élite del ajedrez en Nottingham 1936!”, colocando otro peón en c4 “¡A quien ganó el Torneo de Moscú 1935!, ¡a quien terminó victorioso en Groninga 1946!”, con un peón en d4, “¡A quien envió un telegrama al gran líder Stalin!”, con un peón en e4, “¡A quien les trajo el Campeonato del Mundo en 1948!”, colocando otro peón en f4, “¡A quien era un incondicional apoyo del sistema!”, con un peón en g4, “¡A quien recibió un coche por su victoria!”, con el último peón blanco en h4, “...¿Y quién era yo?... Una persona común”.

Ante la pregunta directa de si perdió a propósito, dijo que no, que perdió la partida decisiva por elegir una mala variante.

Tatyana Boleslavskya, hija de su amigo Isaak Boleslavsky, profesora de Historia y Teoría de la música, escribió en 1995, en el prólogo de “El Aprendiz de Brujo” algo que fue verdad hasta sus últimos días, “Devik es joven y puede ser confirmado por todos los que lo han tratado en los últimos años. Su espíritu es aún flexible, su deseo y sed de crear y descubrir cosas nuevas está presente como en sus mejores años”.

Cuenta que el apodo “Devik”, diminutivo de David, se escuchaba constantemente en su casa cuando era niña, siempre en un entorno admirativo hacia el genio de Bronstein. Aunque no se acordaba, su madre le contó que cuando tenía 3 años solía cantar, saltando, diciendo que quería casarse con Devik Bronstein; asombrosamente, eso ocurrió luego de matrimonios y divorcios de ambos, tras muchos años sin tener contacto.

Cuando Viktor Korchnoi desertó de la URSS en 1976, pidiendo asilo político en Holanda, Bronstein fue uno de los pocos Grandes Maestros que no firmó una carta de repudio a Korchnoi, otro fue Botvinnik; la razón es que se consideraba amigo de Korchnoi, a quien había ayudado en su match frente a Karpov de 1984, ello le ocasionó la suspensión de su sueldo, no ser invitado a los torneos más importantes del país, poder jugar torneos fuera de la URSS solo una vez al año, y volver a Occidente solo pasados 14 años, con el advenimiento de la Perestroika. No fue la única vez que era fiel a su espíritu independiente y de amor por la libertad, pagando un precio alto.

Con el fallecimiento de David Bronstein, con la excepción de Vassily Smyslov, esa magnífica generación de grandes maestros que comenzó a brillar antes de los años 50, prácticamente nos ha dejado, dejando a los ajedrecistas un poco más huérfanos, pero hay algo que no morirá, y es su maravillosa obra.

Veamos una de sus obras maestras, con comentarios del propio “Devik” de su libro “Bronstein sobre la Defensa India del Rey”.

LUDEK PACHMAN – DAVID BRONSTEIN

Defensa India del Rey [E68] Moscú vs. Praga, Moscú 1946.

Esta es quizás mi más famosa partida con la India de Rey, “un regalo de los dioses”. Después de ella, y la partida con Zita, la India de Rey pasó de una apertura “perdedora” a transformarse virtualmente en una ganadora, y creó una fuerte impresión en Occidente. Gracias a estas partidas yo fui incluido en la lista de la FIDE para el primer torneo Interzonal.

1.d4 Cf6 2.c4 d6 3.Cc3 e5 [¿Por qué este orden de jugadas, en lugar de primero desarrollar el alfil a g7 y solo entonces d7-d6 y e7-e5? Bien, la razón es que en esos días temíamos la variante Saemisch (2...g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.f3), y el orden elegido descarta esta línea.] 4.Cf3 [Con 4.e4 se permite al negro una ventaja en desarrollo tras 4...exd4 5.Dxd4 Cc6] 4...Cbd7 5.g3 g6 6.Ag2 Ag7 7.0–0 0–0 8.b3 [Después el blanco dejó de hacer esta jugada, que crea una potencial debilidad táctica sobre la gran diagonal, en favor de la inmediata 8.e4.] 8...Te8 9.e4 [El negro amenazaba .e5-e4-e3. La jugada del blanco permite al negro, tras cambiar peones en el centro, desplegar sus piezas confortablemente y tomar la iniciativa. Era posible 9.e3.] 9...exd4 10.Cxd4 Cc5 11.Te1 a5 12.Ab2 [Tal vez debió haber sido jugado 12.a3, para responder a 12...a4 con 13.b4] 12...a4 [El blanco ahora tiene una debilidad en b3. El blanco desearía explotar la debilidad de la casilla b5 con Cdb5 (yo siempre he temido esta maniobra en la India de Rey), pero en esta y la siguiente jugada no es posible a causa de 12...Cfxe4. Cuando Cdb5 sea amenaza el negro jugará c7-c6.] 13.Tc1 [A 13.Cdb5 sigue 13...Cfxe4; Si 13.b4, el negro estaba planeando la aguda 13...a3] 13...c6 14.Aa1 axb3 15.axb3 Db6 16.h3 [Una posición clásica, donde yo he hecho todo lo posible: jugué mi peón a c6, caballo a c5 y la dama a b6, mientras las otras dos piezas del flanco dama están esperando. Ahora yo tengo que jugar algo, pero yo no sé qué -esta era una de mis primeras partidas de India de Rey. Recordé lo que el Dr. Lasker aconsejaba, poner el caballo de rey en f8, para no entorpecer el camino. Así fue como nació una nueva idea en esta variante: ...Cf6-d7-f8!] 16...Cfd7 [Es curioso que, cuando hice esta jugada, los participantes y espectadores pensaron que el caballo estaba apuntando a e5 y luego d3. A partir de ahora el negro necesitó solo tres jugadas para preparar la combinación decisiva.] 17.Tb1 Cf8 18.Rh2 h5 [Una faceta notable de esta partida es el ataque del negro con sus peones de torre sobre ambos bandos del tablero, con el objetivo de romper la posición blanca.] 19.Te2 [El blanco mejora la posición de su torre, por jugarla hacia d2, donde defenderá la segunda horizontal contra la invasión de la Ta8, y amenazará simultáneamente al peón d6. Si 19.f4 hubiera seguido 19...h4 20.g4 Cce6, y el negro penetra en las casillas debilitadas del oponente en el flanco rey.] 19...h4 20.Td2 [Cuando el blanco hizo esta jugada, previó la replica negra, y creyó que refutaría la combinación del negro, pero... erró en sus cálculos.]

20...Txa1! [El negro lleva a cabo la combinación planeada, tras la cual sobreviene una interesante escaramuza táctica.] 21.Txa1 Axd4 22.Txd4 Cxb3 23.Txd6 Dxf2 [¡La clave de la combinación negra! El negro no juega 23...Cxa1 en vista de la contra-combinación 24.Cd5 Dxf2 25.Cf6+ y Cxe8.] 24.Ta2 [Si 24.Dxb3 entonces 24...hxg3+ 25.Rh1 Axh3, la intrusión decisiva del alfil “no desarrollado” 26.Tg1 Axg2+ 27.Txg2 Df1+ 28.Tg1 Dh3#] 24...Dxg3+ 25.Rh1 Dxc3 26.Ta3 [O 26.Td3 Dc1 y el caballo en b3 es invulnerable.] 26...Axh3 27.Txb3 Axg2+ 28.Rxg2 Dxc4 29.Td4 De6 30.Txb7 Ta8 31.De2 h3+. El blanco se rindió, ya que está impotente contra el ataque de mate. En esta partida el negro usó el espacio de manera innovadora. Cinco de sus piezas: rey, caballo en f8, torres en e8 y a8, y alfil en c8 estaban en su primera horizontal sin desarrollarse, y al mismo tiempo estaban muy activas.
0-1

PROBLEMA Nº 147

Solución del Problema Nº 146

Blancas: Rg1, Dd2, Th4, Tf1, Ac2, Ae3, Cg3, Cf3, a2, b3, c3, d5, e4, g2, h3 (15).

Negras: Rh7, Dh8, Ta8, Te7, Cb6, Cg8, Ag7, Ad7, a4, b5, c5, d6, f6, g6, h6 (15).

Del 22 al 30 de noviembre pasados se celebró el Campeonato de España. Francisco Vallejo, el principal favorito en ausencia de Alexei Shirov, se consagró campeón de España por primera vez en su carrera.

La posición del problema pertenece al Campeonato de España Abierto, donde triunfó el MI madrileño Javier Moreno Ruiz. La colocación de las piezas del ala rey negro es tragicómica; el joven MF David Recuero, Sub 16, pronto descubre el principal punto débil de las negras, la casilla g6.

27.e5! dxe5 28.Cg5+! [La brillante secuencia que sigue es forzada.] 28...fxg5 29.Axg6+! Rxg6 30.Dc2+ e4 31.Txe4 Af5 32.Cxf5 Txe4 33.Ce7+ y mate en 4 jugadas como máximo. 1-0.

Recuero Guerra, D (2321) - Barón Rodríguez, J (2424) Campeonato de España Abierto, León (4), 25.11.2006.
Enlance copiado
Content ...
Cargando ...