El histórico Cruzeiro cae a la segunda división

Cruzeiro, uno de los grandes del fútbol brasileño, descendió este domingo a la Serie B por primera vez en su historia, consumando un segundo semestre desastroso en el que se unieron una grave crisis financiera y un mal rendimiento de un equipo lleno de figuras.

Cruzeiro
Cruzeiro cayó ante el Palmeiras y jugará el año que viene en la Serie B.DOUGLAS MAGNO

El equipo de Belo Horizonte, la capital del Estado de Minas Gerais, llegó agonizando a la 38ª y última jornada del Brasileirao, en la que necesitaba ganarle al Palmeiras y esperar la derrota del Ceará contra el Botafogo para salvarse. Ninguna de ambas opciones se concretó, al perder el Cruzeiro 2-0 en casa contra el Palmeiras y empatar el Ceará 1-1 en su visita a Rio de Janeiro.

El partido del Cruzeiro terminó sin llegar a jugarse todos los minutos de descuento al pitar el árbitro el final por los incidentes en la grada protagonizados por la afición mineira. Nadie imaginaba el fatal desenlace para este equipo, fundado en 1921 y sostenido por una historia con dos Copas Libertadores en su haber (1976 y 1997), en el que brillaron leyendas como Tostao (1963-72) o los argentinos Roberto Perfumo (1971-75) y Juan Pablo Sorín (2000-02).

Un hincha del Cruzeiro es detenido por la policía.

Cuatro veces ganador del Brasileirao (es el único equipo que venció dos veces consecutivas en esta década, en 2013 y 2014) y máximo ganador de la Copa de Brasil, con seis trofeos, el Cruzeiro empezó el año confiado en la misma base de jugadores con la que ganó en 2017 y 2018 la Copa de Brasil. La cosas fueron al principio sobre ruedas: el equipo azul conquistó el campeonato Mineiro por segundo año consecutivo y fue, junto con Palmeiras, el mejor equipo de la fase de grupos de la Copa Libertadores, con 15 puntos.

PUBLICIDAD

Vía crucis

El vía crucis de Cruzeiro empezó exactamente el 30 de julio, cuando cayó eliminado en octavos de final de la Libertadores contra River Plate, en la tanda de penales. Una semana más tarde, perdió en casa en la ida de las semifinales de la Copa de Brasil contra el Internacional y ello provocó la destitución del técnico Mano Menezes.

“El Cruzeiro tiene muchos jugadores con experiencia, veteranos, pero en 2019 no logró rendir como la afición esperaba”, dijo a la AFP el periodista Guilherme Piu, del diario Hoje em Dia y comentarista deportivo en la Radio 98 FM, de Belo Horizonte. “Con salarios muy elevados pero con algunos jugadores sin el nivel técnico que los justifique, no rinden por la edad avanzada o por los problemas administrativos fuera del campo”, agregó.

La crisis se agravó y tras la partida de Menezes, Cruzeiro tuvo tres entrenadores en menos de cuatro meses. El legendario exportero Rogério Ceni, quien estuvo poco más de un mes en el banquillo, se marchó tras enfrentarse con varios jugadores. Le sucedió el veterano Abel Braga, que renunció finales de noviembre tras perder en casa 1-0 contra el CSA, rival directo en la lucha por el descenso. La última carta fue el exjugador y extécnico del club Adilson Batista, que no logró el milagro. “El Cruzeiro de 2019 es la cara de desorganización, del desorden, de la irresponsabilidad de sus dirigentes. Lo que sucede este año es reflejo de gestiones malas e irresponsables desde el comienzo de la década. En los últimos años, apenas uno terminó con superávit”, explicó Piu.

PUBLICIDAD

El futuro no se presenta muy fácil. Cruzeiro tiene “una deuda millonaria, le debe a otros equipos y al fisco brasileño. (...) tendrá que reestructurarse bastante para tener una temporada en 2020 más tranquila”, comentó. Con el descenso del Cruzeiro, apenas quedan tres equipos que nunca bajaron a la Serie B del Brasileirao: Flamengo, Santos y Sao Paulo.

El plantel estaba apuntalado por internacionales como Fred, Thiago Neves, Dedé o Rodriguinho pero no consiguió salvarse.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD