Libertad pide una “solución”

Rubén Di Tore, presidente de Libertad sostuvo que como club solicitaron a la Asociación Paraguaya de Fútbol que se busque una solución sobre los problemas arbitrales existentes. “Que se asuman los errores y se trate de llegar a la posible solución. Si esa solución consiste en cambiar el Departamento de Árbitros, pues que se cambie”, aseveró.

Horacio Elizondo
Elizondo comanda la Dirección de Árbitros de la APF.@APFOficial

Las decisiones arbitrales cuestionadas que están existiendo en los encuentros del Apertura generó la queja de Libertad que envió una mensaje al titular de la Asociación Paraguaya de Fútbol, Robert Harrison, pidiendo soluciones.

“Pedimos que se converse, que se asuman los errores y se trate de llegar a la posible solución. Si esa solución consiste en cambiar el Departamento de Árbitros, pues que se cambie”, comentó Rubén Di Tore, presidente del Gumarelo.

“Siempre apoyamos a la APF, pero vemos con mucha preocupación este problema y si no se corrige a tiempo va a caer en el seno de la APF”, manifestó en charla con el Cardinal Deportivo. Al ser consultado si estas decisiones son para beneficiar a un equipo, respondió: “Las suspicacias siempre existen. Pero no voy a acusar porque no tengo pruebas”

“Lamentablemente uno no quiere ser pájaro de mal agüero, pero esto yo ya lo predije la semana pasada. Veía venir este problema, comentaba respecto a las imprecisiones en cuanto a las apreciaciones en las distintas jugadas”, explicó.

PUBLICIDAD

De igual manera advirtió que “llevará a un problema grave, que se va a agudizar a medida que avanzan las fechas porque los puntos van a ser más importantes. Quierase o no, al final va a caer en el seno de la APF el problema. No sabría en este momento decir cuál es la mejor solución, pero estamos a tiempo de reconocer los errores que están a la vista y ver la forma de poner regla bien claras”

“El problema principal lo tiene el jugador porque nosotros miramos desde las gradas o desde el sofá por televisión. El jugador que está caliente, a mil revoluciones por segundo, necesita ganar ese premio para llevar el dinero a su familia y no sabe qué jugada le van a hacer, qué le van a cobrar. Para uno es penal, para otro no pasa nada”, subrayó.

“Hoy en día no sé si es más peligroso apoyar la mano en el pecho a un jugador que meterle un planchazo en medio de la pierna. En una no se cobró nada y en la otra lo expulsaron. Es una locura”, sentenció Di Tore.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD