Asumir responsabilidades en un show

Lo que se perfilaba a ser un buen concierto de la banda Megadeth el sábado, en el estadio del Sport Colombia, se truncó por las malas condiciones de seguridad, que Garzia Group debió prever, y el mal comportamiento de una parte del público.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/RU2F3WM3QBGSJOOST6APTJ7ITI.jpg

El hecho de que personas que estaban en la ubicación campo pasaran al VIP, luego de forzar los vallados de separación, hizo que el show parara y ya no continuara, para decepción de muchos.

Al enterarse de que el concierto se suspendía, el público actuó de muy mala manera y reaccionó con un acto vandálico tirando botellas de vidrio al escenario mientras el personal estaba desmontando todo. Pero, así también, ¿por qué botellas de vidrio, si no deben ofrecerse en eventos así? Pues porque sí vendían y entregaban la cerveza con la botella.

Pero además de asumir que cierta parte del público actuó mal, también hay que analizar los detalles técnicos importantes que la producción pasó por alto, siendo siempre lo más importante brindar seguridad al público y a los artistas.

PUBLICIDAD

El vallado cedió ante la oleada de gente que empujaba con fuerza, porque este no estaba en condiciones. La seguridad no era suficiente, en la separación de sectores ni cerca del escenario. Es más, al inicio del incidente, guardias que estaban en todas las ubicaciones corrieron a tratar de evitar lo peor, dejando de lado sus puestos, y así pudo ingresar de afuera cualquier persona.

Incluso Dave Mustaine, vocalista de Megadeth, refirió en su cuenta de Twitter: “Esto escapa de nuestras manos. Cuando volvamos, nos aseguraremos de usar un lugar, seguridad y productora diferentes. De nuevo, lo siento mucho”.

Además, en parte de su comunicado, la productora Garzia Group, dice que solo faltaban cuatro temas para terminar el show, pero quienes estuvieron allí saben que la banda iba recién por el séptimo tema. Y según el setlist del concierto anterior a este, que dieron en Curitiba, Brasil, la lista contemplaba alrededor de 19 temas, o sea, contrariamente a lo que ellos alegaron, todavía quedaba show para rato.

Está visto que hubo culpa de ambas partes, pero lo que expresa la producción en su comunicado no es cierto: aún faltaba mucho para que el concierto culminara.

Es mejor prevenir que lamentar, y en este caso no hubo previsión de parte de la producción, como tampoco hubo buen comportamiento de una parte del público. Sucesos como este no deben repetirse en el futuro.

victoria.martinez@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD