Celebrando el legado de Edith

En julio pasado se cumplió el centenario del nacimiento de Edith Jiménez, considerada una de las principales figuras del arte paraguayo. Este jueves 17, a las 19:00, varios artistas le rendirán un homenaje en el local de la Fundación Texo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/K3YBOY4ZAJFA3D5ZII3VJDOEXY.jpg

En este espacio, ubicado sobre la calle Paraguarí 852, hasta el próximo 2 de febrero estará montada la exposición “El jardín de Edith”, que reúne un variado conjunto de obras de la artista fallecida en el año 2004, así como las matrices que utilizaba para sus grabados.

Fredi Casco, director artístico de la Fundación Texo para el arte contemporáneo, destacó la importancia de Jiménez en la historia del arte en Paraguay, no solo de la modernidad. “Incluso sus influencias siguen apareciendo hoy día en las nuevas generaciones”, acotó.

Explicó que la muestra, que se habilitó el pasado 29 de noviembre, si bien no se constituye en una retrospectiva, sí presenta un importante recorrido por la carrera de esta pintora y grabadora, que formó parte del grupo Arte Nuevo en la década del 50.

PUBLICIDAD

Casco detalló que en la exposición hay obras de sus años de estudiante en Bellas Artes, en los años 40, grabados de su serie São Paulo, cuando fue enviada por Livio Abramo a formarse en Brasil, sus obras de la década del 70 y la serie “Brasilia”, que son las berenjenas, con las que obtuvo el Premio Internacional de la XIII Bienal de São Paulo en 1975.

Para presentar las matrices de la artista, se armó un “jardín”, en el que se pueden ver las texturas y colores con los que trabajó Jiménez. “A diferencia de otros artistas que trabajaron el grabado, uno ve en sus grabados los diferentes planos con las matrices. Queríamos mostrar en tres dimensiones esas matrices y este es uno de los motivos por los cuales decidimos armar este jardín”, detalló.

Para Casco, el legado de Edith al arte paraguayo se puede dividir en varios puntos. En primer lugar, mencionó su aporte histórico, formando parte de los inicios de la modernidad con el grupo Arte Nuevo.

En segundo lugar, mencionó “la utilización del grabado como un lenguaje autónomo de la pintura”, en los que se ve una emancipación de la academia, de su pasado en la pintura.

Casco también hizo referencia a que fue una de las primeras artistas locales en trabajar la abstracción y destacó además la fuerza de sus grabados. “Uno puede ver sus obras de hace 40 años, y puede ver la vigencia de su arte. El uso de los colores, de los diferentes planos, la metáfora de las frutas”, acotó.

Por su parte, Alejandra García y Félix Toranzos del colectivo “Gente de Arte”, que organiza el homenaje del jueves, recordaron el dominio que tenía Edith sobre las herramientas y la materia al momento de trabajar.

“Edith es una maestra en cuanto a la técnica del grabado, porque no solamente trabaja muy bien los claros y las luces, sino también las texturas”, subrayó García, quien tuvo a Jiménez de docente.

La recordó además como una maestra exigente, que le inculcó mucha disciplina a la hora de trabajar, así como la capacidad de compartir sus conocimientos.

“Lo que queremos con Gente de Arte es revalorizar el gesto de Texo y reconocer esa maestría de Edith”, concluyó Toranzos.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD