“Como nación necesitamos ese cambio”

Deslumbrante. Con una sonrisa que expresaba una felicidad inmensa. Radiante. Viviendo un sueño. Así fue el paso de la actriz Margarita Irún por la alfombra roja de la Berlinale.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/C4LDNKYIXZFJBE3WLYAHJRZ46M.jpg

Cargando...

ALEMANIA (Marlene Aponte, enviada especial).-  Con vasta trayectoria artística, Margarita es bien selectiva al momento de aceptar un trabajo. Fue su hija, la también actriz y directora Paola Irún, la que la motivó a aceptar el papel de Chiquita. “Paola sabiendo que suelo rechazar películas, porque mi lenguaje es ese acercamiento del teatro, ese tú a tú entre la escena y la platea, me dijo: ‘Mamá, no rechaces este trabajo’. Antes de leer el guión ya fue eso y cuando lo leí me di cuenta del porqué me decía. Todo lo que está detrás de ‘Las herederas’, todo lo que dice, todo lo que revela, toda la emoción que te llega al alma de estos personajes que son los nuestros, me conmovieron tremendamente y desde el vamos, de hecho, con Patricia (Ana Brun) hicimos el casting, yo le dije a Patricia: ‘No te vaya a extrañar que nos llamen. Vos y yo vamos a hacer esto. Acordate’. La experiencia ya de tantos años me da la posibilidad de darme cuenta de que soy criteriosa también para hacer mi trabajo”, recuerda acerca de esos primeros momentos en que el proyecto le llegó a la mano.

A medida que avanzaba el trabajo, Margarita se sentía congratulada de haber aceptado el papel. “Mi personaje refleja la tiranía, el aspecto que a nosotros no nos gusta mucho, que hoy por hoy en nuestras familias ya no existe el tirano, pero que existe a nivel pueblo, de repente surge. Todo eso dentro de lo que es la intolerancia, la discriminación, la violación de los derechos, la ausencia de derechos a veces, en fin, todo eso me atrajo”, destaca.

Durante la proyección de la gala, Margarita rió y lloró de la emoción. Tantos años de esfuerzo valieron ese momento inolvidable siendo protagonista de un hecho histórico para la cultura de nuestro país, en un escenario internacional tan importante como lo es la Berlinale.

“Hay una escena mía, con Ana Brun que amo. Es la escena de cuando me despido de ella y cuando regreso. Me decía Marcelo: ‘Tiene que haber un antes y un después en vos’. Un poco también, porque Chiquita se libera de sus propias cadenas”, refiere acerca de cómo vio la película por primera vez.

Al igual que ella, el público adora a Pituca, uno de los personajes secundarios de la historia. “La Pocha, como nosotros le decimos, fue glorioso, porque esa es ella”, opina de la participación especial de María Martins.

Como personaje central, Chiquita mueve los hilos de la trama. “Tenemos que llegar a esa conciencia de la no discriminación en todos los aspectos. Que nuestro país crezca en cambios. El ser humano tiene miedo al cambio, sobre todo entre nosotros, tenemos miedo al cambio y no debemos de temer porque con los cambios se ve el proceso de crecimiento. Como nación necesitamos ese cambio, porque todavía estamos dentro de ese cuadrado del cual mucha gente no puede moverse y muchas veces yo misma hablo y me llaman la atención mis hijos: ‘Mamá, por favor. Tené en cuenta que no podés referirte en estos términos’. Cualquier cosa que estemos discutiendo en la casa, los domingos comiendo en familia y salgo con algo, para ellos es un exabrupto, que asocian con todo lo que es discriminativo y eso es hermoso que suceda”, reflexiona acerca de lo que se ve en “Las herederas”.

Margarita tiene muchas expectativas de cómo va a recibirse la película en la sociedad paraguaya. “De ver a una Patricia Abente, a una Margarita Irún haciendo esta película, como van a ver pensando en esa sociedad sumamente pacata aún, con gente que yo no puedo creer que hablen como hablan en la televisión. Cómo es posible que sigan pensando de esta manera en un mundo que está floreciendo en cuanto a cambios, pero estamos así. Entonces tenemos que de una buena vez romper con todo eso. Tengo tanta expectativa de cómo se va a recibir la película en Paraguay, porque acá hay una repercusión impresionante”, señala.

Margarita, junto a sus colegas Ana Brun y Ana Ivanova, han dado varias entrevistas a medios de todo el mundo. “Estamos con canales, HBO, entrevistas y fotos de aquí para allá, esto es algo increíble y es justamente la temática de ‘Las herederas’ que te muestra una necesidad de cambio, no solamente lo que estamos viviendo nosotros, no es solo Paraguay que esta dentro de esa tonal, todos nuestros vecinos lo están”, opina.

El mundo femenino que se ve en “Las herederas” esta lleno de metáforas que saltan en un ambiente derruido en el que las protagonistas se desenvuelven. “Con sabiduría criteriosa y un cuidado”, exalta Margarita sobre la opera prima de Marcelo Martinessi. “Las escenas fuertes son tan cuidadas. Marcelo es un capo. Va para tanto más. Es tan joven y ya llegando con su primer largo a la Berlinale. Eso no es así nomás en un festival de categoría A”, valora la actriz cuyo nombre se inscribe en la historia del cine nacional con letras doradas.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...