Maná refresca con éxitos una encendida noche

Entre frías cervezas y mucha música, el grupo mexicano Maná compartió la ardiente noche del jueves con unas 15.000 personas, en el estadio del Club Olimpia. Con una gran puesta visual, la banda presentó los temas del disco “Cama incendiada”, junto a sus anteriores éxitos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6RA2BEYS4JCHFG5ZNQDPTWMBSA.jpg

Con proyecciones sobre un telón que cubrió completamente el frente del escenario, a las 22:15 comenzaron a sonar los primeros acordes de “La prisión”. Fher, Alex, Juan y Sergio aparecieron en escena, en medio de la euforia del público, dando así inicio a un nuevo encuentro con el público paraguayo.

Con una estructura similar a la del anterior show, Maná ofreció un prolijo repaso por éxitos como “Corazón espinado”, aquella recordada colaboración con el guitarrista Carlos Santana; y “Eres mi religión”.

Destacando a Asunción como el primer punto de la gira sudamericana de “Cama incendiada”, el vocalista Fher saludó al público destacando la buena vibra del público local.

PUBLICIDAD

Instando, a través de un video, a “conectar con nuestra Madre Tierra”, la banda dio paso a “Cuando los ángeles lloran”, un tema que fue dedicado al activista brasileño Chico Mendes.

“No dejen que destruyan su país”, agregó luego el cantante, invitando al público a encender “una luz de esperanza”.

Del nuevo disco sonaron la balada “Ironía” y “Eres mi verdad”, que llegó con la imagen de Shakira proyectada sobre un telón transparente que cubrió nuevamente el escenario, para terminar con un encendido aplauso de los presentes.

Tras un encendido solo del guitarrista Sergio Vallín, quien se declaró admirador de Berta Rojas y Agustín Barrios, llegó “En el muelle de San Blas”.

Con el baterista Alex González como cantante y con el guitarrista paraguayo Adans Lezcano, la banda descargó toda su potencia en “Me vale”, siguiendo con una versión rockera de “El rey”.

Junto a llamaradas de fuego, Alex ofreció un potente solo de batería, que literalmente terminó en lo más alto, entre malabares y un trago.

La serenata fue desde una tarima, con forma de cama, ubicada en el medio del campo. Con un estilo más acústico, el grupo interpretó “Te lloré un río”, “El reloj cucú”, “Vivir sin aire”, “Mariposa traicionera” y, junto a dos chicas del público, “Bendita tu luz”.

Hacia el final llegaron “Oye mi amor” y un bis con “Labios compartidos” y “Rayando el sol”.

El retraso en la apertura de los portones generó algunos incidentes, que no pasaron a mayores. El grupo Abril abrió el show con temas propios e instando al cambio en APA.

malonso@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD