A 48 años del campeonato invicto

Este 25 de marzo se cumplen 48 años del título de campeón sudamericano que consiguió Paraguay en el torneo “Juventud de América”. El mismo se llevó a cabo en nuestra ciudad capital y la albirroja se consagró de manera invicta.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/5GSEYHNQUJAWLAZW5VQEGCCN7E.jpg

Este torneo se desarrolló íntegramente en el estadio Defensores del Chaco, en ese entonces denominado el estadio de Puerto Sajonia. Fue la quinta edición del “Juventud de América”, como era conocido el torneo de la Sub 20.

Sinforiano García fue el entrenador de ese equipo que compitió por el título del sudamericano. Había sido nombrado en los últimos meses del año 1970 para comandar la nave albirroja.

La preselección empezó sus trabajos de campo el lunes 28, con la inclusión al cuerpo técnico de Eduardo López Morán en la función de preparador físico. Fueron 15 días de prácticas de fútbol en forma intensa.

Pero, 18 días antes del inicio del torneo se producía la salida de Sinforiano García y asumía Bernardo Laterza como el DT de la albirroja. La causa fue la mala relación de García con el plantel de jugadores.

Paraguay integró el Grupo B con Bolivia, Chile y Uruguay. Debutó el 7 de marzo ante la selección de Bolivia a quien derrotó 3-1 con goles de Carlos Diarte, Roberto Cino y Cristóbal Maldonado. La albirroja no jugó bien pero consiguió la victoria en el debut. El segundo partido no fue diferente en el rendimiento y empató 1-1 con Chile.

En el último partido del grupo se produjo un repunte de la albirroja para enfrentar a Uruguay. Fue victoria de 2-0 para llegar a las semifinales del torneo. Los goles fueron marcados por Cristóbal Maldonado, en dos ocasiones.

Perú, que dejó atrás a la poderosa Brasil, fue el rival en semifinal. Esa noche los juveniles paraguayos realizaron su mejor partido en el campeonato y con anotaciones de Diarte, Secundino Aifuch (un cañonazo de 40 metros) y Cristóbal Maldonado y tras ir en desventaja, se adjudicaron finalmente el lance por 3 a 1, en gran remontada.

El jueves 25 de marzo Paraguay disputaba la final frente a Uruguay, que había eliminado a la Argentina en la otra semifinal. El primer tiempo finalizó con marcador en blanco, mereciendo la tricolor por lo menos estar en ventaja por dos goles de diferencia.

En el minuto 21 de la complementaria, se produjo lo impensado. Un tiro libre del caudillo uruguayo Ricardo Islas, se convierte en un gol, tan sorpresivo como injusto. A partir del gol “charrúa“, Paraguay fue todo ataque. Los delanteros albirrojos fallaron una y otra vez frente al arco charrúa y en el último minuto Roberto Cino, después de un rechazo con el puño del golero uruguayo Garate, que esa noche salvó no menos de media docena de pelotas con destino de gol, con fuerte remate de derecha, por fin ponía fin a la resistencia uruguaya y le daba el empate a la albirroja, que le alcanzaba para dar al vuelta olímpica.

Era un gran equipo aquel de Paraguay que jugó el Sudamericano. El director técnico fue Benjamín Laterza y uno de los cuadros que jugó fue con Sixto Lionel Bareiro; Alicio Solalinde, Eudoro Ríos, Pedro Medina y Secundino Aifuch; Juvencio Osorio, Tito Ramón Correa y Arecio Colmán; Roberto Cino, Carlos Diarte y Cristóbal Maldonado.

También integraron el plantel José de la Cruz Benítez, Ángel Cibils, Pedro Rodríguez, Sergio González, Pablo González, Félix Fermín Marín, Héctor de los Santos Ricardo, Luis Torres, Celso Báez, Carlos Báez y Osvaldo Aquino.

christian.marecos@abc.com.py