Alfredo Vega, nueva baja en el equipo del Siglo XX

Sin duda alguna que la generación del 50 del fútbol paraguayo fue  riquísima en jugadores  extraordinarios. Fue la época también en la que se acentuó la exportación masiva de nuestras  figuras, teniendo en cuenta el cartel del fútbol paraguayo y, especialmente, la licencia para jugar sin pase en la liga pirata de Colombia.   

Así, recuérdese, Guaraní fue campeón de 1949, Cerro Porteño en 1950 y 1954, Sportivo Luqueño en 1951 y 1953, Presidente Hayes, en 1952, Libertad en 1955 y Olimpia de allí en adelante hasta 1960. Muy pocas veces en la historia fueron transferidos tantos jugadores a los clubes de América y a los de España. Y hasta hoy se sigue hablando de Libertad de 1955.   

Este equipo no apareció por generación espontánea, de la noche a la mañana. Fue producto del trabajo que se hacía en las inferiores y de los injertos que, oportunamente, llegaron para potenciarlo. Como sin duda fue la incorporación de Eulogio Martínez y Rogelio Bedoya, de Atlántida, solo para citar a los más conocidos. 

Entre los que comenzaron en Libertad, hacia finales de la década del 40, figuraba Alfredo "Chacho" Vega, un número 6 sensacional, que hizo olvidar al viejo Leguizamón cuando se fue al Olimpia, y le ganó la pulseada para quedarse con el puesto, a Florentino Arrúa y a Cardozo, también componentes de aquel plantel. Comenzó con "Chimo" Rolón y Hermes González.   

Nació en San Lorenzo, el 2 de febrero de 1935.  Tenía 77 años y estaba casado desde hace 53 años, con Blanca Esther Berocay. Hoy ya no está entre nosotros. Aquel que Todo lo Puede se lo llevó consigo, sumiendo en la tristeza a sus familiares y amigos, y a toda la familia futbolera del país, especialmente la liberteña.

La carrera  de Alfredo Vega está estrechamente ligada a Libertad, de cuyo equipo de 1955 fue integrante del mediocampo, formando con Saldívar, Maciel y Benítez Casco; Gavilán, Arrúa y Hermosilla; Hermes González, Antonio Ramón Gómez (Glubis Ochipinti), Eulogio Martínez, Máximo Rolón y Rogelio Bedoya. "Chacho" fue el único que completó los 20 juegos del torneo.   

Después de unos partidos amistosos jugados ante Brasil, el Santos, en el que ya estaba Pelé, lo contrató en 1957, pero tuvo la mala fortuna de sufrir una seria lesión por lo que tuvo que regresar. Ya curado, se fue a probar fortuna en Chile jugando las temporadas de 1958 y 1959 por Santiago Morning. Regresó en 1960 y se enroló a Cerro Porteño  dos temporadas. Fue invitado por César López Fretes para ir al Deportivo Pereira, integrado totalmente por paraguayos, donde jugó hasta 1970, cerrando una exitosa carrera de 21 años de fútbol.   

Fue campeón con Libertad, en 1955, con Cerro Porteño, en 1961 y con el Deportivo Pereira solo logró un tercer puesto, ya que el equipo nunca fue campeón profesional, aunque sí ganó dos torneos de ascenso.   

Fue convocado para integrar la selección paraguaya, en 1955, para dos partidos por la Copa Oswaldo Cruz, el primero en el Maracaná (perdimos 3-0). En el segundo, jugado en "Pacaembú", empatamos 3-3.  En 1956, jugó un amistoso contra Uruguay y otro, por la Copa Chevallier Boutell contra Argentina, y después tomó parte del equipo que jugó el Sudamericano de Montevideo. Su último partido internacional fue contra Bolivia. El 18 de agosto de 1957, en La Paz, encuentro que concluyó empatado 3-3.   

Hoy "Chacho" Vega ya forma parte de le legión de futbolistas que en 1955 llenaron los ojos de fútbol al público paraguayo y se convirtieron en leyenda... Magia, arte, talento, fuerza y goles fueron sus componentes. Y si no lo creen, que lo diga la "Máquina" de Ríver, tricampeón del fútbol argentino, masacrado 5-1 en Tuyucuá por el incomparable Libertad de 1955.

pitotroche@yahoo.com.ar
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD