Gary Kasparov vs. Valery Salov, Barcelona 1989

Kasparov jugó su tercer torneo de la Copa del Mundo en la cuarta etapa que se disputó en Barcelona del 30 de marzo al 20 de abril de 1989.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/HFYIJO3KUVH7BIUTBE577KWHFM.jpg

Cargando...

Su preparación fue “caótica”. Ese mismo marzo se casó por primera vez y celebró la boda en dos sitios, Bakú y Moscú, y tuvo mucha actividad social, sin olvidar su labor en la GMA.

“En Barcelona el éxito de la GMA era muy visible. Los jugadores se hospedaron en el magnífico Hotel Ritz, y el torneo fue disputado en una magnífica catedral”, escribió Seirawan. El torneo fue un gran acontecimiento deportivo para publicitar los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, se escribió en New in Chess.

Seirawan también advirtió que la rivalidad con la FIDE iba aumentando, y la animosidad de Kasparov con Campomanes no disminuía.

Los 18 participantes iniciales se convirtieron en 17, pues Mikhail Tal no pudo participar por enfermedad, y Kasparov quedó libre en la primera ronda; Kasparov estuvo muy desacertado al inicio del torneo, en parte por problemas de salud.

Tras empatar con blancas contra el húngaro Zoltan Ribli con cierta fortuna, pues en el apuro de tiempo pudo perder, se enfrentó, conduciendo las piezas negras, a su entonces compatriota Artur Yusupov.

Kasparov jugó magníficamente gran parte de la lucha. Tras un sorpresivo y excelente sacrificio de calidad en una línea teórica de la Variante Petrosian de la Defensa India del Rey, encontrada en el tablero, las piezas negras se activaron al máximo y tras unas imprecisiones de Yusupov, Kasparov pudo dar golpes decisivos en las jugadas 34 y 35, pero los omitió, en el apuro de tiempo pasó “de todo”, pero “quien cometió el penúltimo error”, como diría Tartakower, fue Yusupov, y así logró la única victoria sobre Kasparov en todos sus enfrentamientos.

En la 4ª ronda Kasparov empató con Seirawan (en un ambiente mucho más relajado que en la olimpiada de Salónica), ofreció tablas con solo 4 minutos para 11 jugadas en una posición complicada que luego, en los análisis “post mortem”, se vio que era ganadora.

Su primera victoria llegó en la 5ª ronda, ante Korchnoi, para luego volver a las tablas ante Huebner y Hjartarson.

Tras 7 rondas Kasparov tenía el 50%, las posiciones estaban así: 1º Ljubojevic con 5½ puntos sobre 7, 2º Short - 4½/7; 3º Yusupov - 4/6; 4º/5º Huebner y Hjartarson - 4/7; 6º Korchnoi - 3½/7; 8º/9º Kasparov y Salov - 3/6.

Era obvio que tenía que acelerar urgentemente el ritmo, y ganar partidas, si quería finalizar en los primeros lugares. La victoria sobre Nigel Short en la 8ª ronda le “devolvió el optimismo” a Kasparov aunque quedó descontento al no poder pasar del empate ante el líder Ljubojevic en la 9ª ronda.

Igualmente, se percibía que el campeón del mundo ya estaba bien ajedrecísticamente, pero no al 100% en salud, su partida de la 10ª ronda ante Jonathan Speelman tuvo que postergarse para el día libre por sugerencia médica, y un recuperado Kasparov demolió una de las defensas favoritas del británico en solo 25 jugadas, para luego ganar con negras, tras una compleja lucha, a Beliavsky.

Con estas victorias se acercó al grupo de cabeza, Ljubojevic y Short lideraban con 7½/11, seguidos de Kasparov con 6½/10; Salov 6/10, etc.

La 12ª ronda tenía blancas contra Valery Salov. “Llegué con el máximo espíritu combativo posible, especialmente porque se jugó el 13 de abril, mi cumpleaños”, dijo. Antes de la ronda, los organizadores le regalaron una torta con velas. “Las soplé y apagué exitosamente”, comentó Kasparov en Kasparov on Kasparov.

Esa partida, que recordamos hoy, “…fue elegida como la mejor del torneo, lo que me trajo un premio especial de 1.000 dólares y la mejor del Informador 47”, señaló Kasparov, mientras que Salov dijo que la partida no se parecía tanto a un duelo entre dos fuertes grandes maestros sino a un ejemplo de libro sobre el tema “Ataque al rey en el centro”, o “simplemente como un regalo al campeón del mundo que ese día cumplía 26 años”.

Luego de esas tres victorias consecutivas Kasparov se instaló en el grupo de vanguardia, con 7½ puntos sobre 11, tras Ljubojevic que tenía 8½/12 y Short 8/12, pero luego siguieron tres tablas ante Vaganian, Nikolic y Nogueiras y a falta de dos rondas las posibilidades de ganar parecían lejanas, los primeros lugares eran: 1º Ljubojevic 10½ puntos sobre 15, 2º Kasparov 9/14, 3º/6º Salov, Korchnoi, Short y Huebner 8½/14.

En la penúltima ronda Ljubojevic quedó libre y Kasparov venció al jugador local, Miguel Illescas, con lo que se colocó a medio punto del líder.

La última ronda trajo los emparejamientos principales Ljubojevic vs. Short y Kasparov vs. Spassky, tres escenarios eran posibles: 1) que ganara Ljubojevic, con lo cual Kasparov no ganaría, solo o compartido, un torneo desde octubre de 1981 en Tilburg, 2) que terminaran empatados, con lo cual Kasparov ganaría el torneo por mejor desempate, (si bien Ljubojevic sería el vencedor con vistas a la Copa del Mundo pues el resultado con el español Illescas no contaba), o 3) que venciera Kasparov.

La situación era parecida a la de Bruselas 1987 (Ver Nota 488), Ljubojevic, “que había jugado espléndidamente en Barcelona, decidió no tentar su suerte y rápidamente entabló con Short”, comentó Kasparov, lo que le dio la chance de igualarlo si vencía a Boris Spassky, con quien su “score” era de dos derrotas y cuatro tablas, sin victorias, (Kasparov tampoco había ganado a su rival en Bruselas, Mikhail Tal)

La noche anterior, Kasparov le había dicho a Spassky en broma: “¡Te voy a matar!”; un divertido Spassky respondió: “¡Oh! ¡Bienvenido!”.

Y Kasparov cumplió con su promesa ante el tablero, venció tras 54 jugadas, y un deportivo Spassky fue el primero en felicitar al campeón del mundo por su victoria en el torneo, las primeras posiciones terminaron así: 1º/2º Ljubojevic y Kasparov 11 puntos sobre 16, 3º Salov 10, 4º Korchnoi 9½, etc.

En la ceremonia de clausura todo fueron loas a Kasparov, mientras que Ljubojevic, coganador (y vencedor para la clasificación de la Copa del Mundo), fue ignorado por completo, fue una falta de tacto que deslució un poco el magnífico torneo de Barcelona, que sigue siendo el más fuerte jugado en la ciudad en toda su historia.

Gary Kasparov (2.775) – Valery Salov (2.630)
Apertura Inglesa [A34], Barcelona (12), 13.04.1989
1.Cf3 Cf6 2.c4 b6 3.Cc3 c5 4.e4 d6 5.d4 cxd4 6.Cxd4 Ab7 7.De2!? [Un original esquema creado por Korchnoi, para salir de las líneas habituales del Erizo.] 7...Cbd7 [La idea de Korchnoi se ve tras 7...Cc6 8.Cxc6 Axc6 9.Ag5 seguido de 0–0–0, que le dio a Korchnoi una rápida victoria ante Gheorghiu en Londres 1980. A 7...g6 sigue 8.g3 Ag7 9.Ag2 0–0 10.0–0 y Td1. A 7...e6 es posible tanto 8.g3 como 8.g4.] 8.g3 Tc8 [Era más prudente 8...e6 9.Ag2 Ae7.] 9.Ag2 a6?! [“Sobrestimando la seguridad del rey en el centro.” Era mejor 9...e6 10.0–0 Dc7 11.b3 Ae7.] 10.0–0 Dc7?! [Las negras están por tras 10...e6 11.Cxe6! fxe6 12.e5! Axg2 13.exf6 Dxf6 14.Rxg2 Ae7 15.Te1, o 10...g6 11.Td1 Dc7 12.b3 e6 13.Aa3! Salov - Yudasin, San Petersburgo 1997.] 11.b3 e6 12.Cd5! [Realizado sin dudar. “Tras las imprecisiones cometidas por las negras la posición debe ser considerada como perdida, como la aceptación del sacrificio de pieza lleva una situación completamente perdida, y tras el retroceso de la dama las blancas obtienen una abrumadora ventaja de desarrollo, la batalla pierde fuerza, pero es instructivo ver cómo Gary despliega la iniciativa brindada” (Salov).] 12...Db8 [Jugado con rapidez, una visión superficial indicaría que las negras realizaron una jugada normal, y el caballo en d5 va a estar atacado, forzando su cambio. En caso de 12...exd5 13.exd5+ Rd8 (13...Ce5? 14.f4 o 13...Ae7?! 14.Cf5 son peores.), Kasparov hubiera seguido simplemente 14.Ab2 y la mala situación del rey negro impide ver con esperanza su futuro. Hay un leve recuerdo de Fischer - Rubinetti, Palma de Mallorca 1970.] 13.Td1 [“Los comentaristas, yo incluido, adjudicaron a esta jugada un signo de admiración, aunque 13.Te1!? era una alternativa válida, con idea de 13...g6 14.e5! dxe5 15.Cxf6+ Cxf6 16.Axb7 Dxb7 17.Dxe5 Ae7 18.Ah6 Tc5 19.De2 Tg8 20.h4 y las negras no pueden respirar libremente, 20...Th5 21.Ag5 h6 22.Axf6 Axf6 23.Cxe6! Te5 24.Dg4, etc.] 13...g6 [Otra vez, 13...exd5?! 14.exd5+ Rd8 15.Cc6+ Axc6 16.dxc6 Cc5 17.b4 era desolador. La réplica 13...g6 sorprendió a Kasparov, que creía que las negras no tenían defensa, y ahora aparece la idea ...Ag7 y ...exd5. “Tuve que elegir un camino para retener mi ventaja.”] 14.Ag5!? Ag7 [14...exd5? 15.exd5+ Ae7 16.Cc6! Axc6 17.dxc6 Ce5 18.f4 es aún peor que antes para las negras.] 15.Axf6! Cxf6 [A 15...Axf6? hubiera seguido 16.Cxf6+ Cxf6 17.e5! Axg2 (17...dxe5? 18.Axb7 Dxb7 19.Dxe5 De7 (o 19...Re7 20.Cxe6! fxe6 21.Td6) 20.Cc6!) 18.exf6 Ah3 19.De4! h5 (19...0–0? 20.Dh4 y 19...Da8 20.Dxa8 Txa8 21.Cc6 tampoco valen.) 20.Td2.] 16.Cxb6 Td8? [16...Tc7! era imprescindible, manteniendo el control de la casilla c6 y amenazando ...Axe4. Con 17.Ca4! las blancas hubieran tenido que comenzar la paciente conversión de su peón de más, por el cual las negras tendrían cierta compensación por su activo alfil de casillas negras.”] 17.e5! [Ambos maestros vieron este avance, pero lo evaluaron de forma diferente.] 17...Axg2 [17...dxe5 era objetivamente también insuficiente, pero resistía más.] 18.exf6 Axf6

19.Cxe6! fxe6 [19...Axa1 20.Cxd8+ Rxd8 21.c5!] 20.Dxe6+ Ae7 21.c5!! [“Debo admitir que en este momento todavía esperaba llegar a un final inferior tras 21.Te1 Db7 22.Dxe7+ Dxe7 23.Rxg2 , con buenas chances de tablas. La realidad resultó mucho más desoladora” (Salov).] 21...Ab7 22.Te1 Dc7 23.c6! [“La culminación del destructivo ataque blanco.”] 23...Axc6 24.Tac1! Td7 25.Cxd7 Dxd7 26.Dc4! [Conservando las damas para definir en el medio juego.] 26...Ab7 27.Dc7 Tf8 [O 27...Ad5 28.Db8+.] 28.Db8+ Rf7 29.Tc7!
1–0

PROBLEMA Nº 503

Solución del Problema Nº 502
Blancas: Rg1, Da3, Ta1, Td1, Ah4, Ae2, Cf3, a2, c3, e3, f2, g2, h2 (13)
Negras: Rg8, De7, Te4, Ta8, Ac8, Cc5, Cf6, a7, b6, d5, f7, g7, h6 (13)

Juegan las Negras

Las negras tienen una buena posición, no parece haber nada “importante”, pero en parte debido a la lejanía de la dama blanca, sí existe una bonita continuación que da ventaja a las negras.

16...g5?! [Deja pasar la oportunidad. La sorpresiva 16...Txh4! 17.Cxh4 Cfe4 da la iniciativa a las negras, la clave es que a la natural 18.Cf3 sigue 18...Cxf2! y no se puede 19.Rxf2? por 19...Ce4+ ganando la dama. A 19.Tf1 sigue 19...Cfd3! 20.Axd3 Dxe3+ 21.Rh1 Cxd3 y luego ...Af5, con dos peones por la calidad, y ventaja negra. A 18.f3 es buena la simple 18...Cd6 tocando h4 y e3, o para espíritus más aventureros, 18...Cf2 19.Txd5 Dxe3 20.Td8+ Rh7 21.Dc1 Ch3+ 22.Rh1 Dxe2 23.gxh3 Cd3, con fuerte iniciativa.] 17.Ag3 Ag4 18.Td4 La ventaja temporal negra quedó neutralizada y las blancas están levemente mejor, fue tablas en 34 jugadas… ½–½
Agdestein, S (2.628) - Giri, A (2.752), Norway Chess Stavanger (2), 04.06.2014

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...