Mikhail Tal vs. Robert Fischer, Zagreb 1959

Cargando...

"Mi cabeza está llena de sol", fue el primer comentario de un exultante "Misha" Tal de 23 años ante un auditorio repleto en Moscú, solo días después de haber ganado el Torneo de Candidatos de 1959, y el derecho a desafiar a Botvinnik por el título mundial.   

Ante la pregunta de qué jugaría en la primera partida, respondió en un tono poco habitual "Jugaré 1.e4… ¡y le ganaré!", según Genna Sosonko.   

En la Nota 303 dejamos la carrera ajedrecística de Tal a principios de 1957, con su primer gran triunfo, en el 24º Campeonato Soviético; antes de relatar lo sucedido en esos dos años acerquémonos un poco más a la personalidad de "La Llama".   

Cuenta Sosonko que Tal era indiferente a toda forma de tecnología, nunca le interesó aprender a manejar; cuando obtuvo el título mundial le regalaron un buen coche, que de inmediato se lo cedió a su hermano.   

No le gustaban las corbatas, las utilizaba solo cuando era imperativo, y claro que nunca aprendió a anudarlas; tampoco utilizaba reloj. "¿Qué es eso? ¿Tener algo haciendo tic tac en el brazo?", preguntaba, como si a uno se le hubiera ocurrido una locura.

Tanto el poder como los títulos y el dinero no significaban nada para él; dejó olvidado en muchos lugares dinero, pasaportes, etc.   

Tenía un brillante y siempre apacible humor, con una risa contagiosa, una reacción instantánea en las conversaciones, llenas de ingenio, y una "marca registrada", solía decir "¡Camarero! ¡Por favor cámbieme al compañero de mesa!".  

No cuidaba su salud, y no le importaba lo que los otros pensaran de él, pero… "Era amado, ¿no es eso lo que constituye la felicidad? En el tablero Tal era implacable, pero en la vida era una persona inofensiva. El ajedrez era su pasión, no el ajedrez en general, sino jugar al ajedrez…", señaló Botvinnik.   

No temía al peligro en el ajedrez, tampoco en la vida; por la simpatía que despertaba recibía trato de favor y afecto inmediato; respecto a su juego ante el tablero Tal comentó: "Todavía no entiendo cómo en ciertos torneos no perdí ninguna partida".  

Era casi de otro planeta, "pertenecía a esa rara clase de gente, que, sin decirlo, rechaza todo lo que la mayoría desea… un elegido del destino, un adorno de la tierra". Así describe Sosonko a Tal, y añade: "Al quemar su vida, sabía que no había otra, pero no quería y no podía vivir de otra manera".  

Volvamos a 1957, el juego de Mikhail Tal tuvo una brillantez inigualable desde 1957 a 1959; los ciclos para el Campeonato del Mundo duraban entonces tres años, muchos grandes del pasado tuvieron que hacer varios intentos para al fin poder luchar por el título, la mayoría de ellos nunca llegó a sentarse frente al campeón, pocos lo obtuvieron a la primera oportunidad, pero ninguno lo logró con tal contundencia como Tal.   

En 1958 el Campeonato Soviético se jugó en Riga, la ciudad natal de Tal; en el libro "The Life and Games of Mikhail Tal" se le preguntó si era una ventaja jugar en casa, Tal respondió que en el fútbol jugar de local es sin duda una ventaja, todo es familiar y se tiene el apoyo de sus "fans"; en el ajedrez no siempre es así, es bueno cuando las cosas van bien, pero si el curso no es bueno, jugar en casa añade dificultad.   

El campeonato nacional era también un torneo Zonal, los cuatro primeros se clasificaban para el Torneo Interzonal, Tal comenzó mal, pasada la mitad del torneo tenía menos del 50%, pero entonces ganó varias partidas seguidas, y tras su victoria en la penúltima ronda compartía el primer lugar con Petrosian, seguidos a medio punto por Bronstein y Averbach; su rival de la última jornada, Spassky, estaba a un punto.   

Esa dramática partida con otro futuro campeón del mundo pasó de manos más de una vez, con ofertas de tablas rechazadas por ambos; Tal emergió como vencedor tras 74 jugadas, lo que le dio el triunfo en solitario, y Spassky quedó fuera del Interzonal.   

"Aunque resulte extraño, después de este trágico encuentro, Boris y yo nos hicimos amigos", comentó Tal.   

Los partidarios de Tal "enloquecieron" con el resultado, pero lo difícil que puede resultar jugar en casa lo demostró el flamante campeón nacional, al quedar solo en tercer lugar en el Campeonato de Riga celebrado dos meses después.   

Es curioso que su siguiente prueba, el torneo Interzonal de Portoroz 1958, fuera el primer torneo internacional de Tal.   

Había seis plazas para el Torneo de Candidatos, las injustas reglas solo concedían tres lugares para jugadores de la misma nacionalidad, lo que era decir de la URSS.   

En Yugoslavia conoció a un joven de 15 años llamado Bobby Fischer, y también empezó a fumar.   

Aunque comenzó mal y pasó por momentos complicados, Tal se impuso con autoridad, siguiendo su progreso meteórico. Tal no era consciente entonces de su fulgurante ascenso, creía que todo discurría de modo normal, y añadió que entre el defecto de ser optimista en exceso y ser demasiado pesimista, el último es mucho más dañino.   

Tras Portoroz, casi sin descanso, Tal se unió al equipo soviético en la Olimpiada de Múnich, donde debutó como suplente, allí Tal pudo observar con qué profunda comprensión analizaba Botvinnik las partidas suspendidas. "Verlo analizar me dio una gran impresión, casi como si yo fuera un aficionado", dijo Tal.   

En Tiflis, 1959, Tal iba a intentar ganar el título soviético por tercera vez consecutiva, algo considerado imposible; el efusivo Taimanov dijo que si eso ocurría él abandonaba el ajedrez, "y así, al no salir campeón, hice una buena contribución al ajedrez", comentó Tal, que terminó 2º/3º con Spassky, detrás de Petrosian.   

El siguiente torneo fue en Suiza, donde se conmemoraban los 150 años del Club de Ajedrez de Zúrich; tras la frecuente derrota en la primera ronda, Tal obtuvo cuatro victorias consecutivas, y finalmente logró la victoria con medio punto de ventaja sobre Gligoric (como en Portoroz), y con uno sobre Keres y Fischer .   

Al volver a Riga tuvo un aviso serio de sus riñones, y contraviniendo el consejo de los doctores, jugó la Espartaquiada, sin éxito; poco después le fue extirpado… ¡su apéndice! Es curioso que por un tiempo sus dolores renales frenaran.   

Solo 10 días después comenzó la prueba para poder desafiar a Botvinnik, el Torneo de Candidatos en Bled Zagreb y Belgrado, pertenecientes entonces a Yugoslavia; el convaleciente Tal no era el favorito para ganar, y sin embargo: "En su carrera Tal alcanzó brillantes cimas, pero el Torneo de Candidatos fue su momento genuino de gloria. ¡Allí su juego fue realmente digno de un genio! Sí, varias veces cayó en posiciones difíciles, incluso perdidas, pero en cada ocasión supo salir airoso…", comentó Averbach.   

Participaron ocho jugadores a cuatro vueltas, acompañaron a Tal: Keres, Petrosian, Smyslov, Fischer, Gligoric, Olafsson y Benko.   

Al llegar al cuarto ciclo Tal tenía 1 punto y medio de ventaja, y logró mantenerla sobre el escolta Paul Keres; en el camino Tal venció a Fischer por 4 a 0; solo entonces Tal comenzó a pensar en Botvinnik.   

Veamos una de sus victorias ante Fischer; los comentarios de Tal van entre comillas.   

Mikhail Tal – Robert Fischer  
Defensa India del Rey [E93], Zagreb, 20.08.1959

1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.e4 d6 5.Ae2 0–0 6.Cf3 e5 7.d5 Cbd7 8.Ag5 h6 9.Ah4 a6 [Evita Cb5 antes de jugar …De8.] 10.0–0 De8 11.Cd2 Ch7 12.b4 Af6 [Fischer había elegido 12...Cg5 en la primera de las 4 partidas con Tal; este cambio consume tiempo y a Tal no le pareció bueno. "Esta jugada fue recomendada por Averbach en un artículo dedicado al torneo de Portoroz.... luego de la partida se supo que Fischer había pasado 10 horas analizando esta variante. Pero esto no mejoró la variante, sino que dejó cansado a Fischer..." Es erróneo 12...f5!? 13.exf5 gxf5? 14.Ah5.] 13.Axf6 Chxf6 14.Cb3 De7 15.Dd2 Rh7 16.De3 ["16.Tac1 era posiblemente más precisa, sin decidir aún la colocación de la dama."] 16...Cg8! 17.c5 f5 18.exf5 gxf5 19.f4 exf4 20.Dxf4 20…dxc5

 

 

 ["Es curioso cómo los jugadores pueden tener una visión tan diferente de la misma posición, ni consideré 20...dxc5, porque creí que con el "congelado" flanco dama abandonar su última base sería equivalente a un suicidio. Creía que las negras querían jugar 20...Ce5, a lo que probablemente hubiera jugado 21.Tae1, seguido de Cd4, preparando gradualmente un ataque al flanco rey. Fischer, por su parte, capturó en c5 sin dudar, evidentemente creyendo que las blancas lo habían omitido, y que, con un peón de ventaja, no tendría dificultades en defenderse. Pensé por mucho tiempo mi siguiente jugada, la que aparentemente convenció aun más a Fischer que su decisión había sido correcta".] 21.Ad3! [Las blancas gastaron mucho tiempo en decidir entre lo jugado y 21.bxc5 Cxc5 22.Tac1 Ad7! 23.Dxc7 Tac8 24.Df4 Cxb3 25.axb3 Txc3 26.Txc3 Dxe2 27.Tc7 De7 28.d6 De6, donde a pesar del juego activo, no hay una continuación decisiva a la vista. Ahora en cambio la partida toma un rumbo más concreto.] 21...cxb4 [Se sugirió 21...Dg7 pero 22.Axf5+ (22.Tf3 es también atractivo para Fritz 12.), 22...Rh8 23.Dd2 cxb4 24.Ce2 a5 25.Tac1 otorga una gran compensación por el peón.] 22.Tae1 Df6? ["Este es el error decisivo. Era mejor 22...Dd6 donde probablemente hubiera jugado 23.Axf5+ Rh8 24.Dd4+ Df6 25.Dxb4 Db6+ 26.Dxb6 con una gran superioridad blanca."] 23.Te6! Dxc3 24.Axf5+ Txf5 [A 24...Rg7 gana 25.Tg6+] 25.Dxf5+ Rh8 [25...Rg7 26.Tg6+ Rh8 27.Df7 lleva al mate.] 26.Tf3! Db2 [26...Dg7 27.Tg3 Df8 28.Dxf8 Cxf8 29.Te8 es decisivo. La entrega 26...Cdf6 27.Txc3 Axe6 28.dxe6 bxc3 daba "buenas chances.... de llegar al aplazamiento", fue el comentario de Tal.] 27.Te8 Cdf6 28.Dxf6+ Dxf6 29.Txf6 Rg7 30.Tff8 Ce7 31.Ca5 ["Una posición divertida: El rey, caballo y alfil negros, no tienen jugadas, mientras que no pueden avanzar el peón b a causa de Cc6."] 31...h5 32.h4Tb8 33.Cc4 b5 34.Ce5

1–0

Problema Nº 307

 



Solución del Problema Nº 306.   
Blancas: Rd5, Tb1, b5, e4 (4)   
Negras: Rg4, Tb6, d6, g2 (4)   
Juegan las Blancas.   

Peter Doggers, editor de www.chessvibes.com, estaba filmando la sala de juego del torneo de Amber, y de repente vio una idea interesante en esta posición. Karjakin jugó 65.e5? [Doggers fue a la sala de análisis donde estaban Aronian, Nunn, Caruana y Ljubojevic mirando las partidas y preguntó si no había alguna posibilidad de defensa clavando en algún momento al peón de g2, no recibió esperanzas, no obstante lo analizó con las computadoras y tras una hermosa maniobra ¡era tablas!. Doggers volvió y se lo mostró a los asombrados maestros, logrando sus "15 segundos de fama Amber" según sus propias palabras. Con 65.Tg1! las blancas empataban, veamos: 65...Rf3 66.Re6! Rf2 (o bien 66...Rxe4 67.Txg2 d5+ 68.Rd7 Txb5 69.Rc6 y tablas con facilidad.), 67.Ta1 g1=D (67...d5+ 68.Rxd5 Txb5+ 69.Rd6 g1=D 70.Txg1 Rxg1 71.e5 es más sencillo, el rey negro está muy lejos), 68.Txg1 Rxg1 69.Rd7 Rf2 70.Rc7 Txb5 71.Rxd6 Rf3 72.e5 Rf4 73.e6 y el peón blanco garantiza el empate, aunque el rey negro esté más cerca.] 65...dxe5 66.Rxe5 Txb5+ 67.Txb5 g1=D 68.Tb4+ Rg5 69.Tb5 De3+ 70.Rd6+ Rf6 71.Tc5 De6+ 72.Rc7 Re7 73.Th5 Dd7+ 74.Rb6 Dd4+ 75.Rc7 Df4+ 76.Rb6 Rd6 77.Tb5 Da4 78.Tg5 Dd4+ 79.Rb7 De4+ 80.Ra6 Rc6 81.Ra5 Db1 82.Th5 De1+ 0–1  

Karjakin, S (2.725) - Grischuk, A (2.756), 19º Amber. (A ciegas) Niza (8), 21.03.2010

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...