Conflicto binacional en Yacyretá se destrabó anoche, hoy firman acuerdo

Un acto de arbitrariedad, perpetrado por el jefe técnico de la EBY y funcionarios argentinos de Canmesa, evitó ayer el avance de los trabajos de adecuación de la línea paraguaya de 500 kV , y provocó un conflicto binacional que pudo superarse anoche. El acuerdo se firmará hoy.

El jefe paraguayo del departamento Técnico de Yacyretá, Ing. Leopoldo Melo (de campera negra) conversa con los trabajadores que no pudieron iniciar las tareas de adecuación en la central.
El jefe paraguayo del departamento Técnico de Yacyretá, Ing. Leopoldo Melo (de campera negra) conversa con los trabajadores que no pudieron iniciar las tareas de adecuación en la central.Archivo, ABC Color

Según los datos, el inconveniente surgió ayer, a las 5:00, hora paraguaya, cuando el personal a cargo del Ing. Leopoldo Melo, jefe del Departamento Técnico Margen Derecha de Yacyretá, se presentó a la sala de control de la central para proseguir con la adecuación definitiva de la línea paraguaya de 500 kV N° 2, indispensable para que nuestro país acceda a toda la energía que le corresponde en la central. Este paso estaba aprobado y establecido por el Comité Ejecutivo (Resolución del CA N° 3684-17).

Sin embargo, la ejecución de la tarea fue impedida por el Ing. Marcelo Cardinalli, jefe técnico argentino de la EBY, y gente de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa), extraña al ente binacional.

Los argentinos, con prepotencia advirtieron a sus pares paraguayos, que “no autorizan” la prosecución de maniobra alguna, mientras no se den las reparaciones de la LA3 (Línea de transmisión argentina N° 3, causante del apagón del 16 de junio último en Argentina) aún fuera de servicio desde entonces. Indicaron que sus líneas 1 y 2 quedaron en “situación técnica vulnerable”, por lo cual “no permitirán” ninguna operación sobre la barra de 500 kV.

La insólita actitud, inclusive en territorio paraguayo, desató la reacción de sus pares paraguayos, quienes entre otras manifestaciones, extendieron en la casa de máquinas de Yacyretá la bandera paraguaya y cantaron la popular marcha Patria Querida. También hubo reacciones de apoyo en las redes de legisladores y de otras autoridades.

PUBLICIDAD

En ese marco de exaltación, llegó a la casa de máquinas el director paraguayo de la EBY, Nicanor Duarte Frutos quien, entre otras cosas, apuntó que “no habrá retrocesos” en lo atinente a la realización de las obras que permitirán a nuestro país acceder la 50% que le pertenece en Yacyretá.

Previamente, la dirección paraguaya de la EBY, a través de voceros autorizados, adelantaba ya que “Paraguay no retrocederá, ni cederá a la pretensión argentina de suspender los trabajos de conexión de la línea 500 kV”.

En declaraciones a radio ABC Cardinal AM, Duarte Frutos calificó de irresponsable la actitud de la Cammesa, “que por su ineficacia” se produjo el apagón en la Argentina el 16 de junio último, inclusive pretendió endilgar a Yacyretá.

Aseguró que la posibilidad técnica real de usufructuar nuestra energía de Yacyretá, en el tiempo y el calendario establecido, que es de diciembre de este año, “es un derecho irrenunciable” del Paraguay.

PUBLICIDAD

De acuerdo con los últimos informes, remitidos anoche por nuestro corresponsal en Ayolas, Miguel Angel Rodríguez, el conflicto pudo destrabarse anoche y que esta mañana, ante la presencia de los directores de la EBY, Nicanor Duarte Frutos y Martín Goerling, se firmará del acuerdo. Estiman que los trabajos se normalizarán de inmediato.

Trabajos comenzaron hace 5 meses

Los trabajos de adecuación definitiva en el campo 13 (GIS-SF6), de la subestación de la central hidroeléctrica de Yacyretá, al nivel de 500 kV, comenzó el 25 de marzo del presente año, que permitirá la conexión de la línea de transmisión Yacyretá-Ayolas-Villa Hayes, en la posición de la salida de la LP 2. A través de esta adecuación, nuestro país podrá retirar el 50% de la energía producida por Yacyretá (1.550 MW) que le corresponde por Tratado. La inversión alcanza US$ 10 millones, y es ejecutada por la japonesa Mitsubishi.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD