Electromovilidad es todavía un sueño lejano en el país de la energía limpia

Prácticamente el 100% de los millones de vehículos que circulan en el país son gasoleros y nafteros. La “electromovilidad” sigue siendo un “lindo sueño”, mientras tanto, seguimos regalando nuestra hidroenergía a nuestros grandes vecinos.

VENTA DE COMBUSTIBLES
VENTA DE COMBUSTIBLESArchivo, ABC Color

Datos publicados por la Dirección de Registro Automotor indican que desde su creación (1995) y al 31 de enero del 2020, lleva matriculados 2.427.915 rodados. De esa cantidad, 1.496.862 (61,65%) corresponden a automóviles; 3.372 (0,14%) a autos antiguos; 871.041 (35,88%) a motocicletas, 48.558 (0,02%) a motos antiguas, y 56.246 (2,32%) a tracto maquinarias.

Al departamento Central corresponden 704.635, a la Capital 442.381, al Alto Paraná 405.273, a Itapúa 210.948, a Caaguazú 131.661, a Boquerón 47.160, a Cordillera 62.227 y a Guairá 58.629.

Al departamento del Amambay le corresponden 60.303, a Canindeyú 49.247, a San Pedro 59.154, a Paraguarí 48.769, a Concepción 40.163, a Ñeembucú 23.775, a Misiones 30.179, a Presidente Hayes 22.315, a Caazapá 27.117, a Alto Paraguay 1.022 y al Chaco 1.659 rodados.

Prácticamente el 100% de este parque automotor se mueve con combustibles altamente contaminantes (gasoíl y nafta), que de por sí es muy preocupante. A esto se agrega la constante importación de autos usados con 10 o más años de antigüedad, que ha traído consigo graves consecuencias ambientales y de salud para la población.

A lo anterior se suma el drama del transporte público de pasajeros, que actualmente cuenta, según los datos oficiales, con 9.149 unidades en todo el país. Según el Anuario 2017 de la Dirección Nacional de Transporte (Dinatran), el 28,45% de las unidades que siguen operando entre 14 y 20 años de antigüedad.

Estos vehículos antiguos son más contaminantes, debido a que utilizan gasoíl común que contiene mayores niveles de azufre, un elemento cancerígeno.

Por otro lado, el 30,9% corresponde a buses de 7 a 13 años de antigüedad, y 41,16% a vehículos cuya antigüedad va hasta 9 años. Cabe hacer notar que estos datos probablemente están desfasados, pero son lo que se pueden encontrar en las publicaciones de la Dinatran.

Apenas 300 eléctricos

Según una publicación de nuestro diario del 30 de enero del 2019, en Paraguay existían hasta hace un año 300 vehículos eléctricos, según datos de la Asociación de Propietarios de Vehículos Eléctricos del Paraguay. Esta cantidad representa menos del 1% del total de vehículos a combustión, que actualmente son casi 2,5 millones de rodados.

Esta es la prueba más clara de que a nadie le ha interesado cambiar las cosas en nuestro país, mientras otros países de la región han introducido al mercado, inclusive, transporte público de pasajeros eléctrico, y ahora apuntan al transporte rodoviario y ferroviario de cargas, como el caso de algunas provincias del norte argentino.

Entre los 300 automóviles se cuentan ya los de Itaipú, Yacyretá y propietarios particulares, precisaba el presidente de la Asociación de Propietarios de Vehículos Eléctricos del Paraguay, Javier Díaz.

Violación

Recientemente, la propia ANDE violaba el “Plan de Acción Específico” establecido en el Decreto 6092/16, que aprueba la “Política Energética Paraguay 2040”, y que guarda relación el Programa de Movilidad Eléctrica en el sector público. La disposición ordena que el 10% de la flota vehicular urbana de la ANDE, para uso en el Área Metropolitana de Asunción, sea eléctrica en el corto plazo; 20% en el mediano plazo, y 50% en el largo plazo.

Contrariamente, el ente estatal presentó “en sociedad”, el 28 de enero pasado, una nueva adquisición de 282 automotores, todos movidos a gasoíl o nafta. La presentación fue presidida por el presidente Mario Abdo Benítez, y el titular del ente estatal, Luis Villordo.

Próxima entrega: Escaso consumo industrial.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.