Ciudad del Este salva a la gente de Foz desabastecida por paro en Brasil

La crisis por desabastecimiento en Brasil es cada vez más aguda por la huelga de camioneros, en repudio a la suba constante del diésel. Desde el fin de semana, hospitales y gasolineras son reabastecidos con escolta militar y agentes rodoviarios. Pobladores de Foz de Yguazú y ciudades vecinas acuden en masa a comprar en Ciudad del Este.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/RPI5HJAEZJHUZCZROAZ6XAWCLU.jpg

CIUDAD DEL ESTE (De nuestra redacción regional). En varios estados del país vecino sigue el paro de trabajadores del volante. Unos 566 puntos del país permanecen con la protesta, en la mayoría de los casos los camioneros ocupan media calzada de las rutas y en otros, están fuera de la pista. Hoy se cumplen ocho días de la medida de fuerza. 

En varios estados los pobladores sufren las consecuencias por el desabastecimiento de combustible, medicamentos, comestibles y con nula actividad en escuelas, además de complicaciones para dar atención en los hospitales. Igualmente están resentidas las aerolíneas, pues hay vuelos cancelados, además en varias ciudades el servicio trasporte público está suspendido.

Ayer a la tarde, la Policía Rodoviária Federal (PRF) escoltó dos camiones cargados con gas de cocina desde Londrina hasta dos hospitales de Maringá, en la región norte del estado de Paraná. En otro operativo, el ejército brasileño escoltó desde Curitiba dos camiones con diésel para abastecer a buses del transporte público en Ponta Grossa. Esta práctica se replicó en varios puntos y también los realizan para abastecer a los aeropuertos.

PUBLICIDAD

Ante esta crisis, automovilistas de Foz de Yguazú se reabastecen mayormente en Ciudad del Este, donde las estaciones de servicios permanecen repletos de vehículos con chapas brasileñas.

La medida de fuerza se debe a la suba constante del precio del diésel, pues desde junio del año pasado el gobierno brasileño estableció un nuevo sistema del incremento del precio mediante el cual podían hacer subas diarias. Los trabajadores exigen que se congele al menos por tres meses el precio del carburante.

El jueves pasado, el presidente brasileño Michel Temer y los representantes de camioneros firmaron un acuerdo de una tregua de 15 días pero aun así las movilización continuó. Ayer a la tarde, el presidente Temer firmó un decreto que permite al gobierno asumir el control de los camiones para desbloquear las rutas, decomisando los camiones.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD