Comercios, contra medida casi arcaica de Hacienda

Para poder vender bajo el Régimen de Turismo, que da ventajas tributarias a compradores del extranjero, los negocios de frontera precisan fotocopiar la cédula de sus clientes. Montar fotocopiadoras para ello y habilitar sitios para almacenar las copias no les caen bien a los esteños, que reclaman una solución electrónica.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FMPWPZNHKFHRZA6QENDEPYNJBE.jpg

CIUDAD DEL ESTE (Mariana Ladaga, de nuestra redacción regional). Empresarios esteños que se comunicaron con nuestro diario han planteado que las autoridades fiscales busquen y apliquen un recurso algo más tecnológico y acorde a la era que vivimos para una situación que les afecta. Resulta que para la validación de documentos de clientes que operan bajo el Régimen de Turismo el Ministerio de Hacienda les obliga a pedir la fotocopia de cédula a todos los compradores, pero los comerciantes consideran que este método, entre otras cosas, no es seguro, es caro, no garantiza una correcta fiscalización oficial y ni más formalidad en el comercio.

Los empresarios esteños explicaron que el Decreto 6655/15, en vigor desde este 1 de abril y que actualiza el Régimen de Turismo, mantiene la obligatoriedad para los comerciantes de hacer fotocopia de los documentos de sus clientes y archivarlas. Esta disposición está vigente desde el 2005, pero en las últimas semanas funcionarios de Hacienda informaron a los propietarios de tiendas locales que comenzarán a fiscalizar su cumplimiento.

Los comerciantes dicen que cumplir con esta exigencia podría espantar a los compradores, ya que muchos desconfían de lo que se pueda hacer con la fotocopia de sus documentos. Además, es un riesgo importante para las empresas, ya que si se filtraran las copias, estas podrían ser empleadas para actividades ilícitas, como la habilitación de líneas celulares o el registro de armas de fuego, etcétera.

PUBLICIDAD

Habría fotocopiadoras por todos lados

Igualmente les preocupa que para poder cumplir a cabalidad la disposición deberán colocar una fotocopiadora al lado de cada caja de cobro y necesitarán aumentar personal, gastos en tinta, papeles y energía eléctrica, además de tener un espacio lo suficientemente amplio como para almacenar esos documentos. Calculan que fácilmente, en empresas medianas, tendrían 2,5 millones de fotocopias de cédulas de clientes en 5 años.

En este contexto, afirman los empresarios, la fiscalización correcta del cumplimiento de la norma tampoco sería posible para los funcionarios del Ministerio de Hacienda, que durante una intervención no podrían revisar todos y cada uno de los documentos personales que hayan sido almacenados.

Alegan que no ayuda a la cuestión de fondo

Además, consideran los empresarios que hacer las fotocopias y almacenarlas no resolverán la cuestión de fondo, la de formalizar el movimiento comercial. Creen que la intención del Ministerio de Hacienda al exigir documentos para la venta de artículos es la fiscalización de quiénes son los que realizan las compras, pero el método seleccionado para ello no es muy apropiado.

Por esta razón, los comerciantes de la región plantean que sería mejor que Hacienda, a través de la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), implemente un sistema electrónico de validación de documentos similar al utilizado en aeropuertos o en Migraciones, que tienen un lector digital conectado a un sistema público que podría ser ofrecido por la SET. Esto permitiría, alegan, la verificación en el acto del documento del comprador antes de la venta y de manera directa, siendo el control más factible y seguro para todos, con un método sustentable en el tiempo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD