Logran capitalizar un invaluable banco genético del rubro ka’a he’ê

Un invaluable banco genético del ka’a he’ê (Stevia rebaudiana Bertoni), hasta el momento con 70 materiales con características diferenciadas recolectadas de tres zonas originarias, Amambay, San Pedro y Canindeyú, es el logro de un proyecto conjunto público-privado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TLA54VJNLZBAZP3JFNC2YA4WQ4.jpg

Un nuevo dinamismo está adquiriendo el sector del ka’a he’ê con las nuevas posibilidades productivas que se están generando mediante la creación del banco genético del rubro, el impulso y enseñanza de un “nuevo” método de multiplicación por esquejes, que es más barato para los productores, así como también por el importante aumento en la rentabilidad que adquirió el renglón en los últimos tiempos, según los datos proporcionados por el presidente de la Cámara Paraguaya de la Stevia (Capaste), Lic. Juan Barboza, en el marco del día de campo realizado en la compañía Yacarey, de Piribebuy.

Según Barboza, el ka’a he’ê está teniendo una creciente rentabilidad, su precio actualmente varía entre G. 6.000 y 12.000 por kilogramo de hojas secas, y con cosechas de entre 2.000 y 3.500 kilogramos por hectárea, está generando desde G. 12 millones y hasta más de G. 24 millones por hectárea, por año.

Por su parte, el principal referente técnico oficial Ing. Agr. Javier Casaccia explicó que el IPTA está impulsando y enseñando a los productores la multiplicación del ka’a he’ê de variedades mejoradas por medio de esquejes. Este método abarata considerablemente los costos de producción y evita la dependencia de los agricultores con relación a las empresas viveristas o industrias proveedoras de plantines. “Suministramos a los productores las plantas madres de las variedades mejoradas y les enseñamos a multiplicar por esquejes”, indicó.

PUBLICIDAD

Con relación al banco genético del ka’a he’ê dijo que el IPTA y la Capaste firmaron recientemente un convenio para acelerar el desarrollo de variedades a partir de los 70 materiales que se disponen en el banco genético, mediante el uso de las técnicas de multiplicación de tejidos y otras técnicas de la biotecnología que están disponibles en el país.

En otro orden, el presidente de la Capaste destacó la importancia que tiene para el sector el sello de denominación de origen y la ley del ka’a he’ê con que se cuenta para impulsar la producción. “Hoy el desafío es aumentar el área de producción que está en cerca de 1.500 hectáreas para que se concreten las promesas de nuevas inversiones industriales en el país, una en Caaguazú y otra en Itapúa, además de la reactivación de la renovada planta industrial de NL Stevia, en Ypacaraí”, expresó. Añadió que otro desafío es el desarrollo de productos y subproductos a partir del ka’a he’ê, que amplíen el mercado de consumo interno.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD