Marito y Velázquez fracturan el Paraguay en dos

El terremoto político provocado por la entreguista Acta Bilateral ha abierto una profunda grieta entre quienes creen que los principales responsables del engendro –el presidente Mario Abdo Benítez y el vicepresidente Hugo Velázquez– deben ser destituidos mediante el juicio político, por una parte, y sus correligionarios que sostienen que deben seguir en sus respectivos cargos para que la oposición no entre al Poder Ejecutivo “por la ventana”. No importa que sobre ellos pese la fuerte sospecha de que cometieron “traición a la Patria”, porque lo que interesa a sus seguidores es no entregar la gallina de los huevos de oro, que es el poder. El Presidente de la República, de cuyo liderazgo y firmeza ya se tenían dudas, ahora queda más expuesto, pues “pactó con el diablo” para seguir en funciones. Si el mismo no aclara debidamente su posición, ni adopta enérgicas medidas correctivas ni se desprende de compañías tóxicas, se irá aislando cada vez más, quedando así en manos de corruptos y vendepatrias.

El terremoto político provocado por la entreguista Acta Bilateral ha abierto una profunda grieta entre quienes creen que los principales responsables del engendro –el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, y el vicepresidente Hugo Velázquez– deben ser destituidos mediante el juicio político, por una parte, y sus correligionarios que sostienen que deben seguir en sus respectivos cargos para que la oposición no entre al Poder Ejecutivo “por la ventana”. No importa que sobre ellos pese la fuerte sospecha de que cometieron “traición a la Patria”, porque lo que interesa a sus seguidores es no entregar la gallina de los huevos de oro, que es el poder.

Todo indica que los segundos se impondrán en el Congreso, una vez que la Comisión Bicameral de Investigación, uno de cuyos miembros es el diputado Justo Zacarías (ANR), se expida sobre el indignante asunto. Por de pronto, el presidente de la Cámara Baja, Pedro Alliana (ANR), tras haberse reunido con el operador político y aparente promotor de negocios sucios, Hugo Velázquez, excluyó de ella a la combativa diputada Kattya González (PEN). Alliana no esperó siquiera que el segundo del Poder Ejecutivo se retirara de su despacho para comunicar la medida a la legisladora.

Se ha visto así, una vez más, cuán influyente sigue siendo el impresentable vicepresidente, gestor de la alianza abdo-cartista que impedirá que haya votos suficientes para que la Cámara Baja haga suyo el libelo acusatorio presentado por la oposición. Se tiene la impresión de que es él quien realmente dirige el Poder Ejecutivo. Empero, el seguro desenlace del juicio político, atribuible en gran medida al mismo poderoso personaje, ahondará la herida causada por un documento secreto firmado contra el interés nacional y defendido por el Jefe de Estado cuando salió a la luz gracias a la dignidad del Ing. Pedro Ferreira, exjefe de la ANDE. Tampoco sirvió de mucho el posterior mensaje que el Jefe de Estado se vio obligado a lanzar, tras haber destituido a algunos actores de la tragicomedia. Sirvió, eso sí, para comprobar que sigue vigente la odiosa e ilegal práctica –heredada de la dictadura– de “arrear” a funcionarios en horas de oficina para aclamar a quien ocupa el sillón presidencial.

PUBLICIDAD

La presente coyuntura también es muy útil para observar que continúa vigente el despertar de la juventud estudiosa, que comenzó con aquel “#UNAnotecalles” y que fue seguida por los estudiantes secundarios, pues en muchos colegios y facultades se ha producido una fuerte reacción, con manifestaciones públicas, para hacer entender a las autoridades que no aceptarán que se siga entregando porciones de la Patria por 30 monedas, como lo vienen haciendo los Judas Iscariotes paraguayos. Muchos estudiantes que expresan su repudio a la “traición a la Patria” ocuparon centros educativos. Podrá objetarse tal iniciativa, pero en modo alguno el hecho de reclamar un juicio político ante la barbaridad cometida. Nadie quiere reconocer la autoría de la entrega abortada. Se pasan la pelota, como se dice: el Presidente de la República culpa al excanciller Luis Castiglioni y este al exembajador Hugo Saguier Caballero, en tanto que el vicepresidente de la República le tira el fardo a su “asesor jurídico”, el seudoabogado José Rodríguez González, alias Joselo, a quien dice que casi no le conoce, cuando que es un “habitué” de su familia.

Esto ocurrió y ocurre en el “país serio”, mentado por Mario Abdo Benítez al justificar la infame Acta Bilateral. Las grotescas actuaciones de Velázquez, que van saliendo a la luz, han generado una crisis política en el Paraguay y reacciones en el Congreso brasileño, dado que todo habría sido montado en beneficio de una empresa que estaría ligada a la familia del presidente Jair Bolsonaro. Es decir, aparte de ignorar la sugerencia de la ANDE de que el acuerdo a suscribirse permita vender con libertad su excedente de energía eléctrica en el mercado brasileño, se pretendía que la compra fuera monopolizada por la firma Léros Comercializadora, con la que el vicepresidente de la República estaba en tratativas, directamente o a través de su “hombre de confianza y representante”, es decir, el pintoresco “Joselo”.

La oposición brasileña está irritada porque esta operación, aparentemente liderada por Velázquez, pretendió burlar a Eletrobras, la empresa pública deudora de Itaipú Binacional. También la ANDE fue burlada porque su intención era operar libremente en el mercado privado del país vecino. O sea que las presuntas fechorías del vicepresidente de la República causaron un gran descontento en las dos márgenes del Paraná y hasta puede que –si tiene un poco de dignidad– en nuestro Primer Mandatario, sobre todo por el célebre mensaje que “Joselo” envió al Ing. Ferreira el 23 de mayo, un día antes de la firma de la inicua Acta Bilateral. Allí se lee que su representado le informó su “posición oficial y también la del Presidente de la República, en relación al punto seis” del memorándum de la ANDE. Velázquez le habría dicho que no estaban de acuerdo con “la inclusión de poner a conocimiento la intención de Paraguay de comercializar energía en el mercado brasileño, debido a que en conversaciones con el alto mando del vecino país, se concluyó que no es lo más favorable...”. Si el Jefe de Estado dijo la verdad cuando luego negó conocer a “Joselo” y haber impartido tal instrucción, entonces Velázquez le mintió a Joselo o este al Ing. Ferreira. Desde luego, lo más probable es que, en tal caso, el mentiroso haya sido el vicepresidente de la República, ya que es inverosímil que su “asesor jurídico” se haya permitido, por sí solo, urdir por tanto tiempo una patraña de tal envergadura.

PUBLICIDAD

En su mensaje alude también a cierta “operación en marcha”, que no era otra que la de cerrar un trato con la empresa brasileña antes citada. Velázquez estaba muy interesado en la operación, según se desprende de su mensaje del 3 de junio al Ing. Ferreira, es decir, tras haberse consumado el traidor atropello: “Hola Pedro, como (sic) estamos en nuestra venta de energía, saludos. Camino a San Petersburgo”. O sea que siguió de cerca las tratativas, incluso desde un lugar tan lejano y durante un largo vuelo oficial. Más claro, agua.

El Presidente de la República, de cuyo liderazgo y firmeza ya se tenían dudas, ahora queda más expuesto en ese sentido, pues “pactó con el diablo” para seguir en funciones, gracias a los tejemanejes de un gran caradura, que no hubiera movido un dedo si el pedido de juicio político no lo afectara también a él. Si bien Abdo Benítez conservará su alto cargo si no prospera el juicio político, los repudiables hechos comentados empañarán su mandato y seguirá pegado a la deplorable figura del vicepresidente. Si no aclara debidamente su posición, ni adopta enérgicas medidas correctivas ni se desprende de compañías tóxicas, puede tener por seguro que la indignación ciudadana continuará creciendo y él se irá aislando cada vez más, quedando así en manos de corruptos y vendepatrias.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD