Desalojan a unas 100 familias de un inmueble de 45 hectáreas en Limpio

Unas 400 personas (alrededor de 100 familias) fueron sacadas ayer de un terreno de 45 hectáreas ubicado en la compañía Salado de Limpio. El lote figura a nombre de Campos Morombí S.A.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/5GQMR36SJBBHBJDKCOZSWTTHU4.jpg

El inmueble había sido invadido por las numerosas familias en abril del año pasado. El predio, de unas 45 hectáreas, pertenece a la compañía Campos Morombí S.A., de la familia del fallecido político colorado Blas N. Riquelme, y está situado a unos 500 metros de la capilla San Jerónimo y colinda con las villas salesianas Ko’êju y Cuenca.

La Municipalidad de Limpio informó que el predio está a nombre de dicha firma desde hace 18 años y que los impuestos inmobiliarios están abonados hasta 2017.

El procedimiento para desalojar a las familias se inició poco después de las 8:00 de ayer y estuvo encabezado por la fiscala Lizza Ruiz Díaz. Se contó con el acompañamiento de una dotación de casi medio millar de efectivos policiales, con carros hidrantes.

En principio, un grupo se resistió a salir del terreno, por lo que se produjo un enfrentamiento entre los policías y los invasores.

Y debido al gran despliegue policial se logró controlar a los ocupantes, que atacaban a pedradas.

Luego del incidente, el desalojo se tornó mucho más tranquilo y las personas empezaron a juntar sus pertenencias. En el inmueble había casas precarias como también de material cocido.

Las familias contaban con energía eléctrica y agua potable mediante conexiones clandestinas.

Algunos de los ocupantes relataron que ingresaron al terreno luego de abonar a la presidenta de la comisión, identificada como Jenni Bogado, entre G. 100.000 y G. 5.000.000. Denunciaron que incluso pagaban G. 10.000 de manera semanal.

Notificados

El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, aseguró que se conversó con los ocupantes como diez veces, pero que ellos esperaban que la justicia resolviera este problema. “Sin embargo, acá hay un mandato judicial que no se respeta, pero se debe cumplir, tiene que existir el Estado de derecho y finalmente se cumplió la orden (de desalojo)”, indicó.

Manifestó que hubo resistencia por parte de ocupantes, pero luego optaron por abandonar la propiedad.

Adelantó que seguirán todas las instrucciones judiciales con respecto a este y otros casos de invasión, por lo que insta a la ciudadanía a no resistirse.