“Tenían orden para matar”

MANAGUA (EFE). Los “paramilitares”, que colaboraron con la Policía para tomar a la fuerza las ciudades de Nicaragua y que se habían alzado contra el régimen autoritario de Daniel Ortega, “tenían orden de matar”, denunció una de las denominadas “presas políticas” a un grupo de eurodiputados, según un vídeo divulgado ayer.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

“Los paramilitares entraron (a las ciudades tomadas) a matar. La orden era matar”, sostuvo la nicaragüense Olesia Auxiliadora Muñoz Pavón, quien pertenece al coro de una parroquia del suroeste de Nicaragua y quien fue condenada a 30 años de prisión por los delitos de terrorismo, entre otros.

En su testimonio brindado a los eurodiputados, la mujer relató que los “paramilitares”, integrados principalmente por exmilitares y expolicías, “bombardearon y ametrallaron” su casa de habitación en el municipio de Niquinohomo, departamento de Masaya (sureste).

Un grupo de once eurodiputados de seis grupos políticos del Parlamento Europeo (PE), encabezados por Ramón Jáuregui (PSOE, español), evaluó la situación sociopolítica de Nicaragua durante una visita que concluyó el fin de semana.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD