Condenan a exconvicto a 27 años de cárcel por matar a cambista para robar

Un Tribunal condenó a 27 años de cárcel a Cándido Zelaya Flores por el asesinato a tiros del cambista Manuel Salinas, ocurrido durante un asalto el 22 de diciembre del 2015. Fue ayer, en un juicio oral y público.

Cándido Ulises Zelaya Flores (izq.) y la defensora pública Carla Marcet, ante los jueces Cynthia Lovera, Juan Carlos Zárate y Héctor Capurro, que condenaron al primero a 27 años de cárcel.
Cándido Ulises Zelaya Flores (izq.) y la defensora pública Carla Marcet, ante los jueces Cynthia Lovera, Juan Carlos Zárate y Héctor Capurro, que condenaron al primero a 27 años de cárcel.Archivo, ABC Color

Por unanimidad, el Tribunal de Sentencia presidido por Juan Carlos Zárate e integrado por Cynthia Lovera y Héctor Capurro condenó ayer a Cándido Ulises Zelaya Flores a 27 años de cárcel, tras declararlo culpable de homicidio doloso y robo agravado del que resultó víctima Manuel Salinas.

El crimen fue perpetrado en la noche del 22 de diciembre del 2015, en la calle Otazú entre Gaspar Rodríguez de Francia y Ana Díaz. Minutos antes, la víctima –propietario de la casa de cambios Salinas, ubicada en el Mercado 4– había cerrado su establecimiento y se dirigía a su domicilio en compañía de su hijo de 14 años, quien fue testigo ocular del asalto.

Tras herir al cambista de tres balazos que impactaron en su cabeza, cadera y tórax, el asaltante lo despojó de G. 300 millones y huyó con un cómplice que lo esperaba en las cercanías del lugar en una moto y que nunca pudo ser identificado.

PUBLICIDAD

“¿Qué necesidad había de hacer tres disparos?”, se preguntó el fiscal Ángel Ramírez, quien pidió una condena de 22 años de cárcel para el acusado. Idéntica pena solicitó el abogado querellante Juan Carlos Insfrán, quien destacó que se demostró en forma clara y contundente que, sin lugar a dudas, el acusado es la persona que mató a sangre fría a Manuel Salinas.

La defensora pública Carla Marcet solicitó la absolución de su defendido, por considerar que el mismo debía ser beneficiado por la duda.

La profesional intentó poner en tela de juicio el testimonio del hijo de la víctima –quien reconoció al acusado– con el argumento de que el mismo pudo haber sido persuadido para reconocer a su cliente a través de la exhibición de fotos, y de que el video de las cámaras de seguridad de la zona no permite ver claramente el rostro del sospechoso.

Al término de la audiencia, los hijos de la víctima pidieron justicia al Tribunal de Sentencia. A su vez, el acusado insistió en su inocencia y pidió justicia para él y para la familia Salinas. Al explicar su decisión, el presidente del Tribunal dio plena credibilidad al testimonio del hijo y de otro testigo del atraco, que coincidieron en identificar al ahora condenado.

Tras escuchar la sentencia, familiares de la víctima –que vestían remeras con foto del fallecido– lloraron abrazados. Zelaya fue retirado de la sala a gritos de “asesino” y conducido nuevamente a la cárcel.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD