Cazadores furtivos habrían matado al guardabosque de la reserva Tapytã

Cazadores furtivos serían los responsables del asesinato a tiro del guardaparque Rumildo Toledo González (36) de la reserva privada Tapytã, que está administrada por la Fundación Moisés Bertoni. En la refriega registrada el sábado último otro personal de seguridad también resultó herido. Otro guardia logró escapar ileso y este podría reconocer a los asesinos, que serían de las localidades de Toro Blanco o Enramadita, explicaron.

SAN JUAN NEPOMUCENO (Antonio Caballero, corresponsal). El otro guardaparque que resultó herido en el enfrentamiento es Artemio Villalba, quien sufrió un impacto en la sien pero se encuentra en proceso de recuperación en un nosocomio de la ciudad de Asunción. El enfrentamiento ocurrió el sábado último pasado al mediodía a orillas del arroyo Tajay, que divide los distritos de Tava’i y San Juan Nepomuceno.

Las poblaciones más cercanas a la reserva Tapytã son Enramadita y Toro Blanco, del distrito de Tava’i. Mientras que en otro extremo se encuentra Corazón de María, jurisdicción de San Juan Nepomuceno.

El titular de la comisaría 21 de la compañía San Carlos, jurisdicción de esta ciudad, suboficial principal Raúl Alonso explicó que la investigación se encuentra en proceso y hay posibilidad de identificar a los criminales, debido a que un tercer integrante del grupo de patrulla del parque pudo escapar del ataque y habría divisado a dos hombres durante el tiroteo.

El uniformado explicó que los asesinos del trabajador serían cazadores que ingresaron ilegalmente en la reserva Tapytã y que casualmente se encontraron frente a frente en el monte con los tres encargados de la seguridad del predio y, al verse acorralados, los desconocidos se abrieron paso a tiros. El suboficial Alonso aclaró que en la reserva Tapytã no se tiene problema de tala ilegal de madera, ni tampoco el ingreso de personas que se dedican al cultivo de la marihuana, según explicó.

Los investigadores también señalaron la necesidad de aumentar la cantidad de guardias, ya que cada vez son más frecuentes el ingreso de personas armadas en el sitio.

Desde el Ministerio del Ambiente se solidarizaron con los trabajadores de la Fundación Moisés Bertoni, a través de la Dirección de Áreas Silvestres Protegidas (DASP), por los trágicos hechos acontecidos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD