La megacarga no tenía que ser molestada hasta Salto del Guairá

La megacarga de 20 toneladas de marihuana prensada, incautada el sábado de madrugada en Katueté, presuntamente fue cargada en un campo de producción situado entre los distritos de Itanará e Ypejhú, según la interpretación de la inmediata destitución de todos los policías que trabajaban en esos lugares.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ZC4FKMIV4BHYFFEVYB45CN3QV4.jpg

La “macoña” no debía ser molestada hasta llegar a Salto del Guairá, donde el grupo de los narcopolicías ahora prófugos Benicio Silva y Marcos Antonio Jara Casco tenía que descargar el camión en la línea fronteriza.

Supuestamente, estos ya habían arreglado económicamente con casi todos los policías que operaban en el trayecto de la droga, pero la mercancía tuvo que ser requisada, al final, debido a una orden directa impartida desde Asunción por el viceministro de Seguridad Interna, Jalil Rachid. Este recibió el dato de parte de un antiguo informante de la época en que trabajaba como fiscal, en Curuguaty.

El gran alijo pertenecería a al menos cinco patrones distintos, contra quienes no se produjo ningún procedimiento hasta ahora.

PUBLICIDAD

Otro dato filtrado es que las mensualidades de los narcos a los jefes policiales se pagaban en dólares y que solo las coimas ocasionales eran en guaraníes.

De momento, siguen firmes en sus cargos los tres máximos jefes policiales de Canindeyú, los comisarios principales Óscar Ruiz, Luciano Capdevila y Pedro Capdevila, quienes así como la mayoría de los agentes de la zona están sospechados de beneficiarse con el narcotráfico.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD