Una docente insta a salir a defender el “Modelo 1 a 1”

Suspender el “Modelo 1 a 1”, otrora “Una Computadora por Niño”, es un grave retroceso para la comunidad, afirma María Cristina Guillén, directora de la escuela Campamento Azcurra. Insta a los caacupeños a unirse para defender el proyecto, que tiene diez años de ejecución.

La escuela Campamento Azcurra, con sus alumnos y docentes, es una de las 35 instituciones educativas de Caacupé beneficiadas desde hace 10 años con el “Modelo 1 a 1”.
La escuela Campamento Azcurra, con sus alumnos y docentes, es una de las 35 instituciones educativas de Caacupé beneficiadas desde hace 10 años con el “Modelo 1 a 1”.Archivo, ABC Color

CAACUPÉ, Cordillera (Desiré Cabrera, de nuestra redacción regional). María Cristina Guillén Lesme es directora de la Escuela Campamento Azcurra, de la Compañía Azcurra. Afirma que suspender el Modelo Uno a Uno sería un grave retroceso para la comunidad. Ante la decisión del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) de dejar al proyecto sin recursos, pidió que “todos los caacupeños nos unamos para que esto quede instalado en forma definitiva. Hay muchos turistas y personas que vienen de otros países y se maravillan con el desempeño de los niños y jóvenes y acá no se valora”.

Según la docente, antes que suspender el proyecto, más bien tendría que expandirse, abarcar más localidades hasta que sea aplicado a nivel nacional.

Para el Ministerio de Educación, el “Modelo 1 a 1” no es económicamente sostenible. La maestra, que lleva 17 años de labor, lamentó que solo se haya evaluado el costo financiero, dejando de lado los altos resultados intangibles que están en la mente de niños y jóvenes. Dijo que los evaluadores tendrían que quedarse durante un tiempo compartiendo con la comunidad educativa para medir con ecuanimidad los alcances que ha tenido el programa en su verdadera dimensión.

PUBLICIDAD

Guillén forma parte del programa desde que comenzó, en 2009, como “Una Computadora por Niño” y siguió trabajando en este modelo luego que pasara a manos del MEC como “Modelo 1 a 1”.

Diferencia abismal

La directora contó que la diferencia entre los alumnos que estudiaban antes del programa y los que participan de él, es abismal. Antes los niños se caracterizaban por una gran timidez. Hoy ellos responden sin dudar y son mucho más abiertos. “Recuerdo el caso de un niño que tenía dificultades para hablar y no se comunicaba con nadie. Cuando le dieron su computadora se maravilló y comenzó a desenvolverse de una manera increíble. Hoy perdió completamente su timidez”, menciona emocionada.

PUBLICIDAD

Dentro de su programa de incorporación de tecnología en la educación, el MEC prevé sin embargo suplir este Modelo por laboratorios móviles de informática.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD