La voz del Paraguay para los alemanes

Mientras hay quienes dicen que la prensa escrita desaparecerá, otros siguen apostando a la versión impresa como efectiva arma de comunicación. Un grupo de alemanes nos trae Die Zeitung ("El periódico"). "Queremos informar lo mejor posible, muchos de nuestros compatriotas no saben qué pasa en el país", dice el gerente Thomas Vollmer.

La población alemana es numerosa en el Chaco paraguayo, donde existen unas 17 colonias menonitas. Con los años, otros alemanes han ido llegando al país ampliando el número de inmigrantes germanos. El idioma alemán es la tercera lengua más enseñada en todo el mundo; aquí es la tercera lengua más hablada. Buena razón para un nuevo periódico en nuestro mercado. Die Zeitung, escrito en alemán, nació hace 3 meses, ha sacado 7 números y se imprime en Asunción; cuesta 10 mil guaraníes, es quincenal y tiene una tirada de 1.000 ejemplares (con planes de aumentar). Según nos dicen, su distribución va bien tanto en capital como en el interior. El personal es mayoritariamente alemán, paraguayos hay 4. Thomas Vollmer, gerente de la firma, relata: "Es una inversión del Sr. Rolf Mensching (78), quien vive en Alemania pero lleva 30 años yendo y viniendo a Paraguay. El tiene su trabajo allá (un estudio contable) y aquí tiene el interés de hacer que nuestros compatriotas entiendan qué sucede en el país, ya que muchos llegan sin saber hablar castellano".   
  
–Es un emprendimiento solitario, no tienen competencia.   

–Hubo otro diario que cerró, era muy conocido pero ya no tenía desarrollo informativo. Actualmente hay otro, pero es más de anuncios que información.   

–¿Qué base ideológica ofrecen ustedes?   
   
–Si le pongo un título sería "liberal". Tuvimos una discusión muy fuerte en el grupo para determinar el concepto del periódico. Yo me aferré mucho a que tenía que ser serio y en formato cómodo.

–Así quedó, tipo revista pero con información de diario. El nombre suena muy cotidiano. Esencialmente se resalta lo político y económico.

–Le pusimos "Die Zeitung" porque así pide la gente el periódico en Alemania, sea cual sea. El Sr. Claus Ohlandt (hace 40 años está en Paraguay) se encarga de la redacción política y económica. Por lo que leo, hace un análisis descriptivo, objetivo, tal vez con un poco de ironía en algunos artículos.   

–¿Todo el equipo vive en Paraguay?   
   
–Casi todos los alemanes están fuera del país. Son corresponsales, no solo en lo político, también tenemos otras áreas de variedades, entretenimiento, cocina, países.   

–¿A qué personaje político entrevistaron aquí?   
   
–Por ejemplo, al intendente de San Bernardino, Ramón Zubizarreta, en realidad es el único intendente sin partido político en todo el Paraguay.   

–Veo largos textos, todito en alemán. ¿Cómo sabemos qué escriben de nosotros?   
   
–Más adelante puede ser que saquemos una versión en castellano. Los contactos con los paraguayos fueron excelentes, es más, no sabía que había tantos paraguayos que hablaban muy bien alemán, como Carrizosa…   

–También sale Arnaldo (Samaniego), ¿él habla alemán?   
   
–No. El solo usa su tractor amarillo (ríe).

–¿Siempre son bien recibidos cuando solicitan una entrevista?   
   
–Sí, por lo visto proyectamos confianza.

–¿En qué zona distribuyen más?, ¿qué opinan sus compatriotas?   
   
–Donde mejor vendemos es en Cordillera, ahí hay muchos alemanes. Los que más nos leen son los inmigrantes llegados hace poco, "¡por fin un diario serio!", dicen; pero, como en todo el mundo, otros prefieren algo más popular, fácil, y piensan que este material es muy alto en calidad y análisis.   

–Los alemanes son de distintas clases, ya no vienen para labrar la tierra.   

–No, muchos vienen porque se jubilaron y pueden vivir económicamente mejor que en Europa. El error que cometen los más incautos es creer n las páginas de internet que dicen: "Paraguay, el paraíso, comprá una casa…", y se vienen con sus niños creyendo que solo es llegar y abrir un hotel o un restaurante. No es así, hay que conocer el país. Sin jubilación, ganarse la vida es muy difícil.   

–¿Envían ejemplares del diario a Alemania?   
   
–Allá puede verse la versión digital; a través de ella con mucho gusto brindamos información.

–En el primer número arrancaron fuerte, le dieron tapa al escándalo de la Fundación Kolping (Paraguay), que acá poco se comentó.   
   
–Sí, eso fue muy oscuro, hemos visto muchos papeles, cheques irregulares. Creo que logramos una reacción, pero actualmente el Ministerio de Desarrollo Alemán dice que hay que esperar más datos, y por su parte el representante alemán de Kolping Alemania dice "todo es mentira, todo es mentira". Nuestra entrevistada, Brigitte Fuzellier, ex directora ejecutiva de la Fundación, justamente perdió su puesto por denunciar la malversación en Paraguay de 2 millones de euros desde 2002 al 2007.

–Se dijo que en ambos países había funcionarios implicados. Vaya, corrupción sin fronteras, en algo nos parecemos.   

–Claro, existe corrupción allá también, solo que es un poco más difícil hacerla.
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05