Dueños del gobierno y el país

SALAMANCA, España. Con pocos días de diferencia leí dos declaraciones, muy breves, por cierto, hechas por dos autoridades del partido gobernante y que sintetizan la ideología (quizá no llegue a serlo) que ha imperado en nuestro país en los últimos 72 años (1947-2019). Y ambas tienen que ver con el nombramiento de Euclides Acevedo como ministro del Interior.

Pedro Alliana, presidente de la Cámara de Diputados y presidente del Partido Colorado (ANR), refiriéndose a este nombramiento dijo “No creo que sea una decisión acertada (…) Gente del partido estaría mucho más comprometida con este gobierno. Duele que nuestro ministro del Interior no sea colorado”.

Por su parte, la senadora Lilian Samaniego, antecesora de Alliana en la presidencia de la ANR, dijo “Espero que Euclides Acevedo no olvide que el Partido Colorado le está dando la oportunidad”:

Desde que la revolución del ‘47 le dio una estocada mortal a la democracia en nuestro país, hasta el presente, se ha venido pensando de la misma manera. El derrocamiento de la dictadura en 1989 no le hizo mella a esta manera de pensar y de actuar. El Partido Colorado se ha creído dueño no sólo del Estado sino incluso del país entero.

PUBLICIDAD

El problema de fondo es que nuestros políticos carecen de formación en la materia y actúan más movidos por sus arrebatos que por la razón. La senadora Samaniego ilustra con mucha claridad esta situación: le pide a Acevedo que no olvide que el Partido Colorado le está dando la oportunidad. ¿La oportunidad de que, señora senadora? El candidato de su partido ganó las elecciones, es verdad. Pero desde el momento que asumió el cargo se ha convertido, automáticamente, en presidente de todos los paraguayos y no solamente de los afiliados al Partido Colorado. Por lo tanto debe actuar con total imparcialidad. Euclides Acevedo es, pues, ministro de un gobierno que se debe al país, a todo el país, y no solamente a un partido político determinado. Su sueldo lo pagamos todos con el aporte de nuestros impuestos. ¿O es el partido al cual pertenece la señora senadora, la que le abona sus haberes con los fondos del partido aportado por sus afiliados?

El pensamiento de Pedro Alliana corre en el mismo sentido. No le parece que el presidente Mario Abdo Benítez haya tomado una decisión acertada ya que “gente del partido estaría mucho más comprometida con este gobierno”. Señor Alliana, el gobierno no está comprometido con tal o cual partido. El gobierno está comprometido con el país, se debe al país, debe responder ante el país, no sólo ante el partido que le llevó al poder. Hay muchos libros, libros estupendos, libros muy sabios, que pueden explicarle en qué consiste la democracia, cómo funciona la democracia y cuáles son los valores que caracterizan a cualquier sistema democrático.

Al diputado Alliana le duele que el ministro del Interior no sea colorado. A nosotros nos duele, y mucho más, que quienes no somos colorados, no tengamos acceso a la función pública porque ella ha sido copada por gente, no siempre bien conceptuada, por el solo hecho de ser afiliada a su partido.

PUBLICIDAD

Como si fuera poco, siempre refiriéndose al mismo tema, dijo: “Es un guiño que se está gobernando con la oposición y no con el partido colorado”. Tendría usted que leer algunos diarios extranjeros y enterarse cómo en las grandes democracias del mundo (Reino Unido, Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca) los partidos ganadores de elecciones deben realizar alianzas con otros partidos para poder formar gobierno ya que solos no pueden lograr mayoría. ¡Y qué bien les va! Además, no presuma de dogmático que usted viene de otras carpas políticas y quien le llevó a la presidencia de su actual partido sólo tenía dos años de militancia cuando llegó a la presidencia de la República por caminos que todos conocemos.

jesus.ruiznestosa@gmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD