Policías corruptos y ola delictiva castigan a Pedro Juan Caballero

La ola de inseguridad sigue creciendo en forma alarmante en Amambay, sin que la Policía departamental hasta ahora haya podido al menos reducir la agobiante criminalidad.

A todo esto se suman las constantes denuncias contra los uniformados por casos de corrupción. PEDRO JUAN CABALLERO (Cándido Figueredo Ruiz, de nuestra redacción regional). Solo en el mes de agosto pasado se reportaron 54 robos y asaltos a mano armada en esta parte del país.

La Policía departamental, a cargo del comisario principal  Edgar Sixto Brítez Brítez, sigue perdiendo terreno ante el crimen organizado.

En promedio, en esta parte del país se roba al menos una motocicleta por día.

Sumando los asaltos perpetrados en el mes pasado, el botín total sustraído asciende a unos G 188 millones, contando solo los casos denunciados.

La situación de la Policía en este departamento es alarmante, teniendo en cuenta la gran cantidad de robos que cada mes se registran y la casi nula reacción de los responsables de la seguridad.

Lo más preocupante es que las autoridades policiales,  como el jefe de Policía, Edgar Sixto Brítez Brítez, y el jefe de Investigaciones, comisario Miguel Orué, además de no dar soluciones a los delitos que suceden en la zona, constantemente son acusados  por varios sectores de la comunidad por presuntos nexos con  delincuentes. Uno de los maleantes más cercanos  al jefe de Investigaciones Miguel Orué sería William Arévalos.

Este es un conocido personaje en el ámbito de la mafia fronteriza y quien presuntamente "colabora" con el comisario Orué, que a  su vez sería el nexo para las recaudaciones que finalmente llegan a la jefatura de Policía local.

Recientemente, tras generarse una serie de denuncias de extorsión que involucraban al jefe de Investigaciones, el director de la Segunda Zona Policial, Crio. Gral. Carlos Humberto Aguilera Leite, dispuso su destitución. Pero sugestivamente, el mismo jefe de Policía Edgar Sixto Brítez Brítez desacató la orden de su superior y pudo evitar con otros "contactos" que Orué fuera trasladado de Amambay.  
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD