Corte militar exige que sea arrestada la Tte. Quinteros

Por una sentencia de la Corte Suprema basada en “cuestiones formales”, la teniente Carmen Quinteros sufrirá un arresto de 45 días, dijo ayer Carlos Mendoza, defensor de esa militar que había reclamado poder amamantar a su bebé.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/NTK3YBXPN5CULHRXA4UJW3GA3M.jpg

El abogado Mendoza, en declaraciones a Radio ABC Cardinal 730 AM, consideró que la decisión de la Corte Suprema de Justicia “salió muy a contramano, muy inoportuna”, por todos los logros que la uniformada había conseguido en su lucha por el derecho a la lactancia de su criatura, protegido por la misma Constitución, además del apoyo de la Fiscalía, de la Defensoría del Pueblo y de la ciudadanía que recibió, según sus expresiones.

La máxima instancia judicial confirmó la semana pasada el arresto disciplinario para Quinteros por 45 días, castigo que había ordenado la Suprema Corte de Justicia Militar (Sucorjumil) en un acuerdo y sentencia del 20 de julio del 2017.

Dicho profesional no se explica cómo la ministra Miryam Peña, que fue la preopinante, salió a favor del castigo a Quinteros, siendo la magistrada la que autorizó la habilitación de una sala de lactancia en la Facultad de Derecho UNA.

Mendoza concluye que la Corte ratificó el arresto de la militar, “porque se basó en cuestiones formales”. “Posiblemente no vieron el fondo de la cuestión, porque fueron muy formalistas”, agregó.

Al voto de Peña se adhirió el ministro Luis María Benítez Riera, pero el ministro Manuel Ramírez Candia tuvo una postura disidente.

El abogado destacó que el caso de Quinteros fue emblemático en su momento, porque su lucha hizo que las unidades de las Fuerzas Armadas se adecuaran a las leyes, habilitando salas de lactancia.

Quinteros en el 2016 pidió reconsideración de su tras- lado a una unidad de la Armada donde debía realizar guardia de 24 horas. Ella no podía someterse a este régimen porque debía amamantar a su bebé que solo consumía leche materna. Allí comenzó su calvario. Fue procesada por calumnia contra el entonces comandante de la Armada, almirante Hugo Milciades Scolari Pagliaro. Inclusive fue obligada a pedir disculpas públicas al jefe de la Armada para zafarse de este juicio. Ahora deberá cumplir arresto de 45 días, y justamente su criatura, que indirectamente será castigado –según señaló el abogado Mendoza– está por cumplir cuatro años.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05