Incertidumbre en Paso Tuyá ante el retraso en la liberación de Arlan

A 12 días del secuestro de Arlan Fick Bremm (16), en la colonia Paso Tuyá del distrito de Azotey, su familia aguarda impaciente que el grupo criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) libere al menor.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/3DZWKJBPRFDWFMATXPN5S2OWBU.jpg

Los padres del joven cumplieron las dos exigencias que hicieron los delincuentes, hacer difundir un video de la banda y entregar víveres en dos comunidades norteñas.

Los padres de Arlan Fick Bremm, Alcido Fick y Melania Bremm, así como sus tres hermanas, Neusa, Solange y Rosinei, viven tal vez los momentos más desesperantes de sus vidas, en espera de que el EPP libere al menor.

Desde el sábado al mediodía, cuando se completó la entrega de víveres en Kurusu de Hierro y Arroyito, enviados por “gentileza del EPP”, los familiares de Arlan esperan impacientes que regrese a casa. Los padres y las hermanas del menor tienen la contención permanente de los demás colonos de Paso Tuyá, quienes permanecen casi todo el tiempo con ellos.

En principio, se creyó que la gavilla liberaría al chico entre el sábado de noche y la madrugada de ayer, por lo que la familia Fick Bremm y casi toda la comunidad permaneció en vigilia en espera de la buena noticia, que al final no llegó.

Las esperanzas de los padres de Arlan se fundamentan en que los delincuentes les aseguraron en un comunicado que “su familiar será inmediatamente liberado”, una vez que hicieran difundir el video grabado en el monte y que repartieran los víveres en las comunidades de donde eran oriundos Bernardo Bernal Maíz (20), alias “Coco”, y Claudelino Silva Cáceres (22), alias “Víctor”, quienes cayeron abatidos el miércoles 2 de abril pasado justamente frente al silo de la familia Fick Bremm, en una balacera en la que también falleció el vicesargento 1° de Material Bélico del Ejército Hugo Andrés Monges Ramírez (22).

Además de la tensa calma que se vive en la zona del secuestro, se sabe que los elementos de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y un equipo especial del Ministerio Público también se encuentran expectantes a la liberación del menor, para iniciar inmediatamente después algunas operaciones y diligencias legales en el marco de la investigación del plagio, que fue perpetrado por el primer anillo del grupo criminal, que encabezan Osvaldo Villalba, su hermana Liliana Villalba, Manuel Cristaldo Mieres, Magna Meza y Alejandro Ramos.

Según los datos que manejan los investigadores, Arlan seguiría oculto en uno de los montes de la zona cercana a Paso Tuyá, pero los organismos de seguridad prefieren no arriesgarse a una operación de rescate, para preservar la integridad del chico y así dar suficiente espacio a los delincuentes para que procedan a dejarlo libre.

Aunque la familia de Arlan sigue cerrada no solo a los investigadores, sino también a la prensa, el entorno de los parientes del chico aseguró que todos ellos ya están desesperados y que les gana la impaciencia.

Pese a que se sabe que el EPP está detrás del tema, de momento no hay un solo imputado, aunque también ya se manejan datos concretos sobre los involucrados en este nuevo caso delictivo.

“Ahora lo importante es que Arlan regrese con su familia, sano y salvo. Mientras tanto, la investigación sigue siendo secundaria”, sostuvo el fiscal de la Unidad Antisecuestro Federico Delfino, quien encabeza la pesquisa.