Ministros habrían forzado renuncia de hermana de Marito por inasistencias

Maira, hermana del titular del Congreso Mario Abdo Benítez, habría sido obligada a renunciar luego de comprobarse que nunca pisó la Justicia Electoral. El ministro Ramírez Zambonini le hizo el pedido tras ser “embretado” por sus pares.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/L7OZW7RNLZEORKLZG3SY7FD6Q4.jpg

Maira fue contratada desde el 2005 con un sueldo de G. 3 millones. En el 2012 fue nombrada como asesora con un salario de G. 6.331.000 y en el 2014, mediante una resolución N° 2, María Elena Wapenka, entonces vicepresidenta en ejercicio de la presidencia, creó el Departamento de Bienes Raíces, donde designó a la recomendada como jefa del departamento.

Según fuentes de la institución electoral, Maira nunca acudió a cumplir funciones. Relataron que incluso en una oportunidad funcionarios del área judicial tuvieron que ser trasladados a otra oficina para armarle a ella un despacho al que sin embargo no acudió.

El presidente del TSJE, Jaime Bestard, desde que asumió tiene en la mira a Maira por sus años de ausencias en la institución. Aguardó que pasen las internas coloradas para concretar su intención. Las fuentes señalan que Ramírez tuvo que pedir la renuncia a su recomendada tras verse acorralado por Bestard y Wapenka, quienes ya no querían que la hermana del senador continúe en el TSJE.

PUBLICIDAD

Según las versiones, inicialmente le pidieron a Maira que acuda a cumplir funciones, pero la misma se habría resistido a hacerlo por lo que fue obligada a renunciar. Así lo hizo el 15 de octubre y el viernes pasado, mediante la resolución 290/15, los tres ministros resolvieron aceptar la dimisión de la misma, quien en su escrito señala que se aparta del cargo “por motivos estrictamente particulares, no podré cumplir con mis funciones laborales”. Abdo Benítez se dedica a la venta de lujosas casas, departamentos, no solo en el país sino también en el Brasil. Específicamente en Bombinhas donde los precios van de 620 dólares a 2.810 dólares. Maira es hija de Ruth Benítez, amiga cercana a Ramírez Zambonini. Las firmas de Maira no coinciden en las planillas que firmó en febrero del 2010 donde solo signaba con sus iniciales, con las de setiembre y octubre del 2012. En la del 2010 figura que entraba a las 7:00 y salía a las 13:15, mientras que en la del 2012 aparece que ingresaba a las 6:40 y que salía a las 15:30.

Ramírez también ubicó a otro hijo de Ruth, más conocida como “Manón”. Se trata de Luis María López Benítez, quien sería hermano del titular de IPS, Benigno López . El joven ingresó en el 2010 como contratado con un sueldo de G. 1.400.000. En el 2014 fue nombrado como técnico. Actualmente tiene un salario de G. 4.158.700 y cumple funciones de asesor electoral en la oficina de Carlos María Ljubetic.

Prefirió no dar su versión

PUBLICIDAD

Intentamos tener la versión de Maira Abdo Benítez, pero la misma nos dijo que estaba en una reunión y que al término podría responder a las consultas. Sin embargo, no pudimos comunicarnos más para despejar las dudas acerca de cómo se dio su salida de la Justicia Electoral y por qué nunca acudía para cumplir con sus funciones, según las denuncias de los funcionarios. Según los datos obtenidos del departamento de Recursos Humanos de la Justicia Electoral, Maira es traductora pública, según matrícula 549.

Llamada de atención

Este año, ya durante la administración de Jaime Bestard, Maira recibió una llamada de atención de la Justicia Electoral porque no presentó a tiempo su declaración jurada de bienes y rentas ante la Contraloría General de la República, como lo exigía la ley que reglamenta la declaración jurada de bienes y rentas.

A pesar del tirón de orejas, la misma siguió sin actualizar sus bienes ante la Contraloría, un tiempo después lo hizo, pero ya cuando un sumario había recaído sobre la misma. Finalmente quienes sí recibieron un duro castigo fueron los funcionarios contratados.

Por disposición del titular del TSJE, Jaime Bestard, fueron destituidos 142 funcionarios contratados que no cumplieron la actualización de sus bienes y rentas a la Contraloría. Según fuentes, Bestard pretendía sacar a los planilleros de la institución, pero finalmente no se animó a hacerlo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD