Casona en el centro

Un aire colonial y aroma de jazmines, de esos que afortunadamente aún abundan en el microcentro de Asunción, recibe y conduce a una armoniosa oficina. La construcción data de hace aproximadamente 120 años y tiene aún la estructura original en paredes y techos, cuenta con dos aljibes de la época y piso de ladrillos al ingresar al estacionamiento. Fue adquirida por el buen estado de conservación y la cercanía, con la posibilidad de albergar varios vehículos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/SFMLYOOQYZHFBMQILF34BQ2764.jpg

Un pequeño jardín posee palmeras y flores en macetas que reciben al visitante y encamina hacia un corredor con mesa y sillas de hierro de Feria Asunción. Los detalles no faltan: un gran reloj, la campana y el buzón para el correo, de Plaza Hogar. Tanto las instalaciones eléctricas como los pisos se fueron adaptando al tiempo.

En el interior, en la sala de reuniones se impone una maciza mesa, y sillas de estilo junto a otras modernas. Unos cuadros de República Dominicana alegran el sitio con sus llamativos tonos, y variados objetos de Nerolí adornan el área. Quedan muy atinados los muebles antiguos, herencia familiar, que aportan la calidez necesaria para equilibrar un ambiente de oficina con la nostalgia que irradia esta magnífica residencia con puertas dobles que dejan pasar la luz gracias a vidrios cuadrillé en la parte superior. Techos altos construidos con tejuelitas, tirantes pintados y sus fantásticas columnas están aquí como si el tiempo fuera eterno.

alba.acosta@abc.com.py Fotografía: Virgilio Vera

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD