Augusto y agosto

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/XBCMDX6MDJAWHI6NWYN4AGX3GY.jpg

AUGUSTO Y AGOSTO, UN MISTERIOSO LAZO EN LA VIDA Y LA MUERTE

Este mes, agosto, se llama así por el primer emperador de Roma, cuyo Bimilenario celebran este año muchas ciudades de Europa y del mundo con grandes y variadas actividades. Un decreto del Senado cambió el nombre del sexto mes del calendario romano, que se llamaba hasta entonces Sextilis, por Augustus, pues en este mes el emperador había sido investido cónsul, en este mes había entrado tres veces en triunfo en la ciudad y en este mes había anexado Egipto a Roma. Sabemos esto gracias al testimonio escrito que nos ha dejado de esa resolución del Senado y de las razones aducidas el gramático romano Macrobio:

“Visto que el emperador Augusto César fue en el mes de Sextilis admitido por vez primera al consulado y que tres veces en dicho mes entró en la ciudad en triunfo, y que en el mismo mes las legiones, desde el Janículo, se colocaron bajo sus auspicios, y en el mismo mes fue llevado Egipto bajo la autoridad del pueblo romano, y en el mismo mes se puso fin a las guerras civiles; y visto que por estas razones dicho mes es y ha sido muy afortunado para este Imperio, se decreta por la presente por el Senado que dicho mes sea llamado Augustus”.

PUBLICIDAD

Lo que en ese momento triunfal y brillante del ascenso de Augusto nadie sabía aún era que, misteriosamente, mucho tiempo después, agosto fue también el mes en que Augusto murió.

QUÉ TENDRÍAMOS EN LA AGENDA DOS MIL AÑOS ATRÁS EN ROMA

Si fuéramos romanos de la época, habría muchas fiestas en estos días. Sextilis comenzaba conmemorando las campañas de César en la Hispania Citerior el segundo día del mes, que coincidía con los Juegos Píticos (en honor a Apolo Pitio) cada cuatro años. La mañana del día 12 se sacrificaba un toro a Hércules, a la tarde se le ofrendaba y luego había una procesión a la luz de las antorchas y un banquete con la carne del toro.

Al día siguiente se celebraban las Vertumnales, las fiestas de Vertumno, dios de origen etrusco garante del tránsito de las estaciones y los cambios y protector de los sembrados y del comercio, y esa noche, la más calurosa del año, había ritos en honor a Diana; sus devotas se ponían guirnaldas e iban al bosque, las vestales llevaban a la diosa el fuego sagrado y se le ofrendaban sacrificios; estas fiestas terminaban el 15 con un banquete.

El 17 se rendía culto a Portuno, divinidad de las puertas y los puertos, y a Tiberino Silvio, rey legendario que murió luchando en el río llamado Tíber en su memoria.

El 19 se celebraba la Vinalia, fiesta en honor a Júpiter, al que se pedía que protegiera las viñas de las tormentas veraniegas que podían arruinar la cosecha. Ese día de la Vinalia, el 19, del año 14 de nuestra era, murió Augusto.

El 21 se celebraban las Consuales, las fiestas del dios Conso, protector del grano y de los silos; se le ofrendaban las primeras espigas y había competencias a caballo.

El 23 se celebraba la Vulcanalia, que era la fiesta de Vulcano, el herrero, el dios del fuego, al que se pedía protección contra los incendios estivales que podían devorar los trigales.

El 25 se celebraban las Opiconsives, fiestas dedicadas a Ops Consiva, divinidad subterránea de la abundancia agrícola, y el 27 las Volturnales, dedicadas a Volturno, divinidad arcaica de los ríos y responsable de las temidas crecidas otoñales.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD