Desescalada económica: descripción, análisis y perspectivas

El covid-19 modificó el funcionamiento de todos los sectores económicos a escala mundial. A meses de declararse la pandemia y generar un caos en los distintos países, los líderes mundiales comenzaron el proceso de reapertura de sus respectivas economías.

Desescalada económica: descripción, análisis y perspectivas
Desescalada económica: descripción, análisis y perspectivasArchivo, ABC Color

Esta reactivación se da en medio de un escenario dominado por la incertidumbre, la fobia social, una abultada deuda de los presupuestos gubernamentales y de las empresas. Además, de un alto nivel de desempleo, una considerable caída del consumo, profundos cambios en la producción y en la competencia. Estas nuevas condiciones agravan las desigualdades sociales a nivel mundial, incidiendo directamente en los indicadores de pobreza, principalmente en América Latina.

En tal sentido, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) anunció que el costo social de la pandemia será un aumento del número de personas en condición de pobreza. Estimó que pasará de 185 millones a 220 millones de personas, sobre un total de 620 millones de habitantes, mientras el número de personas que vive en la pobreza extrema llegaría a 90 millones, de 67,4 millones en que viven actualmente.

En todo ese contexto, el mensaje del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) es implacable: Los líderes mundiales deben tomar más medidas para garantizar una recuperación rápida y sostenible de la economía. El último informe del organismo internacional reveló que el 66%, de alrededor de 350 profesionales de riesgo encuestados coincidió que el mayor riesgo al que se enfrentará el mundo en el presente y en los próximos años será una prolongada recesión. De hecho, la pandemia ya condujo a la economía a su recesión más profunda, desde la Gran Depresión, y ha provocado una respuesta monetaria y fiscal masiva en todo el mundo.

Para las consultoras Goldman Sachs y Morgan Stanley, la paulatina reapertura económica, que se inició semanas atrás en China, Europa y Estados Unidos, muestra señales de que la economía mundial se recupera de los efectos de la pandemia y de las restricciones impuestas a las empresas y los consumidores. Sin embargo, este auspicioso inicio de la actividad económica sigue amenazado por el eventual rebrote de la enfermedad.

PUBLICIDAD

Por tanto, las proyecciones del comportamiento económico global son manejadas sobre varios escenarios. Tal es así que el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que la economía mundial sufra una brusca contracción de -3% en 2020, mucho peor que la registrada durante la crisis financiera de 2008-2009.

Lo cierto es que las economías empujan planes de reactivación económica, mientras aún aprenden a convivir con el covid-19. La pandemia no ha conocido excepciones, golpeando duramente incluso a los sistemas de salud considerados de vanguardia como los de Italia, España, Estados Unidos y otros países.

En el caso de Paraguay, la rápida acción sanitaria tuvo sus consecuencia por el lado económico y hasta la fecha, el de por sí debilitado sistema de salud ha sido apenas afectado.

La medida de aislamiento social preventiva y obligatoria que duró casi dos meses permitió contener la enfermedad, pero no los efectos en la economía. Esto, a pesar de la implementación de la Ley de Emergencia Económica aprobada solo semanas después de la medida sanitaria. Por tanto, reencauzar la economía del país hoy representa un desafío igual o mayor a lo que significó enfrentar la llegada de la pandemia en Paraguay.

PUBLICIDAD

¿Cuáles son los ejes del plan de reactivación económica del gobierno? ¿Qué implicancias tendrá en los distintos sectores? ¿Qué desafíos enfrentan?

Estos y otros puntos son abordados por la consultora MF Economía en la presente edición.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD