Recursos minerales: nuevos desafíos

El gobierno y la prensa vienen destacando con frecuencia el interés de empresarios extranjeros en la prospección, exploración y explotación de minerales en el territorio paraguayo. Los indicios de hallazgos de minerales apuntan a la existencia de uranio, titanio, hierro, cobre, mármol, gas y petróleo, entre otros. El entusiasmo ha llegado a tal punto que el gobierno habla de que el Paraguay se convertirá muy pronto en un país minero en la región.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/SQBDGJN7YJENDL7MTKBPPV27II.jpg

Cargando...

Maldición de los recursos naturales

Esta avalancha de empresas constituye una buena señal porque ellas pueden diversificar la economía, volver la producción doméstica menos dependiente de las condiciones meteorológicas y generar más empleo. Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. En economía este tema se discute dentro de la “teoría de la maldición de los recursos naturales” que muestra la otra cara de la moneda. Existen peligros, como puede verse en varios países pobres, de que las rentas derivadas de los recursos naturales no generen desarrollo ni ayuden a fortalecer la democracia. En el ámbito económico, si las rentas de los recursos naturales que recibe el Estado no son administradas correctamente, ellas pueden destruir la capacidad productiva de la economía, disminuir la diversificación de la exportación y provocar atraso cambiario, pérdida de competitividad y desequilibrio macroeconómico. Así, la renta obtenida no por la competencia sino por la escasez se convierte en una tentación para alentar más el consumo que la producción, y también puede llevar al empeoramiento de la distribución del ingreso en la economía.

En el ámbito político, las rentas de los recursos naturales pueden debilitar las instituciones del Estado, haciendo que pierda su capacidad de recaudar tributos y de asignar eficientemente los recursos fiscales; alentar la corrupción y la entrega de los recursos naturales a empresas multinacionales en detrimento del beneficio colectivo; e inducir al gobierno a poner en práctica políticas populistas para fortalecer a las élites dominantes en detrimento de la consolidación de la democracia.

La maldición económica y política de los recursos naturales no necesariamente ocurre. Es un riesgo para los países pobres con abundantes recursos naturales pero con instituciones débiles y estamentos políticos no comprometidos con el desarrollo económico ni el fortalecimiento de la democracia.

¿Estamos preparados para enfrentar el nuevo desafío?

Nuestro país no se caracteriza por trabajar una visión estratégica de mediano y largo plazo ni por planificar su desarrollo. La historia económica muestra que las distintas etapas del desarrollo, con excepción del periodo de Francia y de los López, son conducidas principalmente por fuerzas externas.

Las dos grandes hidroeléctricas fueron construidas por iniciativa de nuestros vecinos. Internamente se decía que el país experimentaría rápidamente un desarrollo industrial y, sin embargo, tuvieron que pasar casi 30 años para que el gobierno se ocupe de la construcción de la línea 500 Kv para proveer energía a las industrias. Asistimos hoy a un gran desarrollo de las construcciones, pero solo hubo 95 ingenieros entre los 4.552 profesionales que egresaron el año pasado de la Universidad Nacional, de los cuales solamente 31 eran ingenieros civiles.

Primer desafío: Consiste en diseñar una estrategia mínima para desarrollar un sector potencial como es la minería. Aquí se tropieza con una restricción seria que es la falta de información. No parece que el gobierno disponga de estudios y hallazgos muy importantes en este campo. El folleto Paraguay y su Minería que se expone en el portal web del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) contiene solamente informaciones muy generales. Este documento define la siguiente escala de cánones y superficies, según la legislación minera actual: a) para la prospección, superficie de 150.000 Ha. y un canon de 0,55 US$/Ha.; b) para la exploración, superficie de 75.000 Ha. y un canon de 1,30 US$/Ha.; y, c) para la explotación, superficie de 37.500 Ha. y canon de 1,30 US$/Ha. ¿Estos datos están conformes a los estándares regionales en materia minera? Y, ¿cuánto sabemos del potencial minero de nuestro subsuelo?

Segundo desafío: Apunta a la formación de recursos humanos en este campo. No parece que el país tenga un grupo referente de expertos y profesionales en geología y minería, ni la base mínima de ingenieros y economistas especializados en recursos mineros que demandaría la formulación de la política y estrategia en este campo. Un atajo a este tipo de restricciones suele ser la asistencia técnica de la cooperación internacional, la que podría ayudar a preparar las bases para que el gobierno no pierda la oportunidad ni entregue los recursos naturales en condiciones no óptimas a las empresas multinacionales.

Tercer desafío: Tiene que ver con los impactos sociales y medioambientales que la explotación de los recursos minerales supone. En estas áreas sensibles el país tiene sobrados casos de desidia e irresponsabilidad en la falta de aplicación de las normas, y de condescendencia con empresas que carecen de responsabilidad social y medioambiental. El caso del lago de Ypacaraí está rompiendo la habitual apatía de la sociedad con relación a los efectos sociales y medioambientales de actividades con externalidades negativas que se dejan pasar.

La euforia gubernamental por la llegada de interesados en la minería debería ir acompañada con la preparación del país para lograr el mejor beneficio de sus recursos mineros, evitando la maldición de los recursos naturales que han padecido muchos países del mundo.

Rentas

Las rentas de los recursos naturales pueden debilitar las instituciones del Estado, haciendo que pierdan su capacidad de recaudar.

Ochenta

Cerca de 80 empresas exploran la geología paraguaya. Algunas de ellas ya están operando en el territorio nacional, como en el Guairá.

Escasez

Renta obtenida no por competencia sino por la escasez se convierte en una tentación para alentar más el consumo que la producción.

Cadep

Este artículo estará disponible desde mañana en la revista digital Economía y Sociedad, un ícono en el portal del Cadep.

(*) Exministro de Hacienda

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...