El clima del Paraguay

Debido a la posición en latitud que ocupa el Paraguay, a ambos lados del trópico de Capricornio, se sitúa en una zona límite del dominio climático tropical. El clima paraguayo puede definirse como tropical, con estación seca en el invierno del hemisferio austral, y con fuertes contrastes en dirección Oeste-Este. La temperatura media anual es de 22,5°; el promedio en verano es de 26,1º y en invierno de 20,8º.

También de características tropicales es la amplitud térmica mensual. La diferencia entre el mes más frío y el más cálido se sitúa en torno a los 10° C. En el Gran Chaco y otros puntos de la Región Occidental las temperaturas medias pueden llegar a alcanzar los 37,8º C.

Las lluvias

Las zonas de mayores precipitaciones son el departamento de Caaguazú, de Itapúa y Central. La cantidad total de lluvias caídas durante el año es de 1.638 mm, que decrece desde el SE hacia el NO, es decir, a medida que se gana temperatura se pierden precipitaciones. En la zona central, las lluvias anuales se cifran entre los 1.200 y los 1.400 mm. Las mayores precipitaciones se registran en los meses de enero, abril y octubre. La sequía generalizada para todo el país es poco frecuente, pero cuando hay se puede combatir fácilmente gracias a la gran abundancia de ríos, arroyos y lagunas permanentes que existen en la Región Oriental, pero no así en la Región Occidental, donde en la actualidad se está dando una sequía que ya se extiende por casi seis meses, causando graves pérdidas no sólo a la ganadería, una de sus principales actividades, sino a la población humana, sobre todo indígena, con seis muertes reportadas en setiembre a causa de enfermedades derivadas de la falta de agua potable (diarrea y rotavirus).

En Asunción, la temperatura media en el invierno es 18° C y en el verano 24° C, siendo frecuente alcanzar temperaturas máximas de hasta 38° C. La precipitación, con variaciones interanuales importantes, está bien distribuida (la diferencia interestacional es de 100 a 180 mm) y su media anual es de 1.270 mm. La cuenca del río Paraná es claramente la zona más húmeda de nuestro país con promedio de precipitación anual que superan los 1.700 mm., mientras que en la cuenca del río Paraguay las máximas llegan con mucho a los 1.600 mm.; mientras que en la zona alta del Pilcomayo, en la confluencia de las fronteras de Argentina, Bolivia y nuestro país los niveles rondan los 4.000 mm.

Los meses más secos del año son julio y agosto. Las lluvias del mes menos lluvioso no alcanzan siquiera el 5% del total. Las precipitaciones más importantes se registran en los meses de octubre a marzo, generalmente en forma de tormentas o chaparrones, debido a la pronunciada inestabilidad derivada del sobrecalentamiento de las zonas inferiores de la atmósfera.

El Chaco tiene un clima tropical húmedo y tropical seco, en el límite con el clima semiárido. Esta área alterna períodos de inundaciones con períodos muy secos. La precipitación se concentra en los meses de verano (octubre a marzo) y extensas áreas que son desiertas en invierno, se convierten en zonas encharcadas en los meses de verano. La temperatura media es de 24° C y la precipitación media anual es de 400 mm en las proximidades de la frontera de Argentina y Bolivia, variando de 500 a 1.000 mm en el resto de la región y presentando déficit hídrico a lo largo de todo el año.

La frecuencia y cantidad de las lluvias, que disminuye gradualmente hacia el Occidente es la condicionante principal que explica la existencia de tres zonas de vegetación diferenciadas, dispuestas en bandas en el sentido de los meridianos: la Selva, el Campo y el Chaco. Las líneas de tormenta son comunes en los meses comprendidos entre la primavera y el otoño. La variación espacial es marcada también en este caso.

Los vientos

Los vientos que soplan en el Paraguay suelen recibir el nombre de la dirección que traen: el viento norte viene del Ecuador (Brasil), y es cálido y húmedo; el viento sur es frío y seco, su intensidad es variable y su duración es de varios días; el viento este procede de las cordilleras del Este hacia el río Paraguay, siendo un viento suave; el viento oeste es poco frecuente, produciendo fuertes lluvias cuando sopla.

Los vientos que dominan en el territorio son el norte y el noreste. En general, están dominados por una circulación meridiana, en la que priva, por tanto, el componente norte o sur.

Los huracanes, aunque son raros en el Paraguay, cuando se han producido han sido violentos, como ocurrió en el año 1926 en la ciudad de Encarnación. Las heladas se producen durante algunos días en los meses de invierno, especialmente de mayo a setiembre.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD