Calidades y precios de los vinos

El mundo del vino crece cada año; en algunos países, el volumen disminuye y, en otros, aumenta a pasos agigantados, como es el caso de China, que ya está dentro del top 10 de países productores: a finales del 2018, ocupa el 6.º lugar con una producción de 10,8 millones de hectolitros. Dentro de los criterios de producción vitivinícola, también, encontramos todo tipo de calidades de vino y sobre este punto les quiero hablar un poco más en estas líneas de hoy.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/XLT4IVNIBFEAFHM4WJ3YZG2BKA.jpg

En algunos países hay bodegas que se especializan en producir vino común en grandes escalas, que se obtienen con un trabajo en los viñedos de alto rendimiento, en los que se consiguen cosechar hasta 200.000 kg de uvas vitiviníferas en una hectárea e, inclusive, un poco más. Son vinos que suelen venderse en botellas de plástico o en aquellas famosas cajas de cartón, más conocidas como tetrapack. En estos casos, la bodega y el enólogo buscan cantidad y no calidad. Es evidente que el parámetro para el consumidor es el precio, ya que estos vinos no suelen venderse a precios muy elevados.

Buenos vinos

Otras bodegas realizan distintos tipos de trabajo a lo largo del año en sus viñedos, buscando más calidad que cantidad y yendo al extremo de conseguir no más de 3000 kg/ha de una uva superconcentrada, de gran carácter mineral, para dar aquellos vinos que llamamos superpremium. Aquí, el precio normalmente suele superar los USD 100 la botella, lo que la convierte en exclusiva para un público más selecto.

Pero podemos encontrar vinos en los que el enólogo logró el equilibrio entre calidad y cantidad (de acuerdo a los kilos de uva vitivinífera obtenida en el viñedo), como aquellos que oscilan entre los USD 8 y USD 20 la botella; este es un rango bastante amplio, pero de lo que yo conozco, nuestro mercado es la pura realidad. Estos vinos se consiguen con un buen manejo de los viñedos, con rendimientos de entre 8000 y 12.000 kg/ha en un suelo propicio para la vid y, sobre todo, aprovechando el riego del suelo que es manejado por el hombre, justamente para poder conseguir la ecuación casi perfecta.

PUBLICIDAD

Ecológicos

Últimamente vemos en el mercado que van surgiendo otros tipos de vinos, como los orgánicos, que pocos conocen y muchos consideran que son más caros. El ser orgánico no significa que sean caros. Un ejemplo de ello es Viña Emiliana en Chile, que está entre las bodegas más grandes del mundo en este estilo con precios muy accesibles. Los orgánicos necesitan de un gran cuidado en el viñedo, se utilizan menos elementos químicos para proteger a las vides y con eso se hace un gran ahorro. Solo que estas viñas están muy expuestas a todo tipo de catástrofes naturales y pueden llevar a la ruina una cosecha entera.

Ahora, también, están los llamados biodinámicos, que están ganando adeptos en los viñedos, ya que con esta técnica se pueden combatir diferentes situaciones, solo que se debe hacer con elementos 100 % naturales; es decir, para combatir a una mosca que puede contaminar las uvas, se trabaja con el tractor y pulverizador, pero en vez de utilizar un producto químico, se rocían los viñedos con un té de limón, una esencia totalmente natural que ahuyenta a las moscas. No es nada nuevo, ya que estas técnicas ya fueron utilizadas siglos atrás por los indígenas de nuestro continente. Ahora sí, todo este trabajo tiene un alto costo y ello se refleja en el precio de las botellas, que para garantizar y justificar su precio suelen ser vinos del tipo premium o superpremium, es decir, cuestan entre USD 50 y USD 120, o más inclusive.

Pero no importa, en este 2019, cada uno conoce su bolsillo y disfruta del vino que más le conviene, así que salud a todos los lectores y comenzamos un año más.

PUBLICIDAD

oligayet@hotmail.com

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD