Gran carrera de los Zaldívar

Una excelente carrera fue la que desarrollaron Miki Zaldívar (VW Polo GTI R5) y su hijo Fabrizio (Ford Fiesta R2T), que quedaron en los puestos tres y cuatro de la General.

Miki Zaldívar, tercero en la general con el VW Polo GTI R5, aparece en el podio junto a su hijo Fabrizio y el navegante de este, Víctor Aguilera, los ganadores de la general tracción sencilla y la RC4 Pro, con un Ford Fiesta R2T.
Miki Zaldívar, tercero en la general con el VW Polo GTI R5, aparece en el podio junto a su hijo Fabrizio y el navegante de este, Víctor Aguilera, los ganadores de la general tracción sencilla y la RC4 Pro, con un Ford Fiesta R2T.Archivo, ABC Color

Haciendo debutar en el Transchaco Rally al Volkswagen Polo GTI R5, Miki Zaldívar y el argentino Fernando Mussano lograron un resultado altamente positivo, quedar terceros en la general, tras una primera etapa que inició bien, pero que luego los dejaría muy atrás en el clasificatorio.

A partir de la etapa dos, Miki comenzó una gran remontada con el VW Polo para cerrar la competencia en la tercera posición de la general, ganando inclusive la última etapa de la carrera.

Fabrizio Zaldívar, por su parte, tuvo un debut soñado como piloto, adjudicándose la general de la tracción sencilla y la Clase RC4 Pro, al mando de un Ford Fiesta R2T, que también hizo su debut absoluto en la prueba chaqueña. Con éste éxito, “Fau” se aseguró de manera anticipada el Campeonato Nacional en la general F2 y la Clase RC4 Pro.

PUBLICIDAD

Sobre esta primera experiencia como piloto en el Chaco y el logro obtenido, Fabrizio comentó: “Sigo bastante sorprendido de lo que pudimos hacer, muy contento con el resultado, un cuarto lugar en la general detrás de los R5, mezclado con los autos de tracción integral y ganar la F2 es algo único, ya era un sueño correr y haber ganado en mi debut es algo todavía más especial. Muy contento con todo el equipo, los auspiciantes (Tape Ruvicha, Petromax, Personal), con mi mamá, mi papá, con Migue, que seguro estaba con muchas ganas de correr, pero me ayudaba, me daba consejos, entonces muy contento con lo que pudimos hacer y ahora a pensar en el año que viene”.

Las horas previas a la competencia, “Fau” lo vivió de esta manera: “Ese viernes por la mañana ya tenía ganas de acelerar, de ponerme el casco y mirar el 5, 4, 3, 2, 1 de la largada. Supe manejar bien mi ansiedad, con “Figu” (Aguilera) nos manejamos muy bien dentro el auto, fueron pasando cada prime, después ya terminó el primer día, el segundo y después ya llegamos en el primer lugar. Una felicidad que nunca antes tuve, muy contento con el auto, con “Figu”, con mi familia, todavía no tengo muchas palabras para describir lo que se siente, muy contento y agradecido con Dios y mi familia que me permite hacer esto”.

Con respecto al momento especial que vivió al concluir el último tramo, Fabrizio dijo: “Verle a mi mamá y mi papá abrazados y yo llegando y después le veo a Migue (hermano) también al costado llorando, es algo único que nunca me pasó, pensar solo en eso me da piel de gallina. Tengo la suerte que a mi mamá le guste también el rally, entonces es una actividad en familia y no solamente de los hombres, me apoya toda mi familia, mis abuelas y mi abuelo también desde arriba, que seguro me guió”.

PUBLICIDAD

“El Ford es un tanquecito, en ningún momento falló o quiso parar, me sorprendió, realmente me sorprendió, muy contento con el auto”, concluyó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD