Sí al relax, no a la vagancia

Llegando a las etapas finales del año, el nivel de estrés aumenta por los exámenes y los distintos eventos que uno tiene en su vida social. Así que en estos meses hay que relajarse un poco más, pero sin caer en la vagancia. Dedicate tiempo sin descuidar tus obligaciones, buscá ratos libres para ir a jugar fútbol con los perros o ir al cine con tus amigos.

Descansar y distenderse no es lo mismo que ser perezoso y holgazán. Tampoco está bien levantarse al mediodía, enganchar directo el almuerzo y dormir la siesta hasta las 18:00. Deberías aprovechar un poco el día los fines de semana.

Tratá de mantener la calma, hacer todo sin prisa y de buena manera. No te sientas intimidado por todas las tareas que se vienen encima, ya que dentro de poco vamos a estar disfrutando de las vacaciones. Si tus obligaciones te superan y no sabés qué hacer, pedí un masaje californiano para que te saque el estrés.

Nada de ser vagos y dejar las cosas para último momento, a lo paraguayito. Solo queda aguantar el día a día, tratar de sonreír, porque en un abrir y cerrar de ojos se termina el año y comienza así el tiempo de descanso del colegio y la facultad.

PUBLICIDAD

Disfrutá de tu juventud, que después vas a tener varios años para descansar.

Por Mauro Arriola (20 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD