Congreso confeccionó una ley para blindar a sus corruptos

Cuatro meses antes de que culmine el periodo legislativo, el Congreso sancionó un proyecto de ley de “autoblindaje” para evitar que por simple mayoría de votos pierdan sus investiduras por el uso indebido de influencias.

El plan se orquestó desde la Cámara de Diputados para evitar que casos similares al del senador imputado Óscar González Daher (ANR, cartista) se repitan. En diciembre del 2017, el senador luqueño fue destituido por el escándalo de tráfico de influencias en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados que se evidenciaron a través de audios filtrados. 

El senador imputado Jorge Oviedo Matto (Unace) también pillado por supuesto tráfico de influencias para evitar figurar en la historia como otro de los destituidos del Congreso renunció a su banca de senador. 

Los diputados que buscaban ser reelectos desempolvaron un proyecto de ley que reglamentaba el artículo 201 de la pérdida de investidura que fue presentado en el 2014 por la exdiputada Olga Ferreira de López (expatriaqueridista). El exdiputado Bernardo Villalba (ANR, cartista) modificó el proyecto original y agregó que además de la mayoría absoluta también debían estar condenados. 

PUBLICIDAD

El presidente Horacio Cartes vetó parcialmente el proyecto por violar la Constitución Nacional con relación a la exigencia de una sentencia previa. Tanto diputados como senadores aceptaron parcialmente la objeción del Ejecutivo y mantuvieron las mayorías calificadas de (53 de 80 votos en Diputados) y (30 de 45 en senadores). 

El 10 de julio de este año la ley de “autoblindaje” fue promulgada convirtiéndose oficialmente en ley.

Los diputados y senadores podrán perder su investidura por mayoría absoluta. En el Senado se precisan 30 de 45 votos y en Diputados, 53 de 80 votos. Antes de la reglamentación se destituía por mayoría simple. El artículo 201 de la Constitución contempla la expulsión por uso indebido de influencias, fehacientemente comprobado.

La pérdida de investidura del senador reelecto Óscar González Daher (ANR, cartista) fue un hecho sin precedentes en la historia del Congreso. El 22 de diciembre del 2017 fue aplicado por primera vez el artículo 201 de la Constitución. Los audios que revelaban la extorsión a fiscales y jueces terminó tumbando al hombre fuerte de Cartes.

El senador reelecto Jorge Oviedo Matto (Unace) también salpicado por el escándalo de tráfico de influencias en el JEM, para evitar ser expulsado del Senado y “humillado” como su colega Óscar González Daher (ANR, cartista), presentó su renuncia. El 27 de diciembre del 2017 el Senado aceptó su dimisión al cargo de senador.

Añetete amparó hasta último momento a Ibáñez

El Movimiento Colorado Añetete del Senado votó a favor de la pérdida de investidura del senador imputado Óscar González Daher (ANR, cartista) en el periodo pasado. Sin embargo, tras ganar las elecciones se olvidó de aplicar la misma sanción política y moral al exdiputado José María Ibáñez, a pesar de que confesó ante la Justicia que robó dinero del Estado.

Los senadores y máximos líderes abdistas en campaña prometieron expulsar a Óscar González Daher (ANR, cartista) apenas reasuma su cargo. Sin embargo, cuando se presentó el proyecto de pérdida de investidura contra Ibáñez recomendaron a su excolega “aguantar” las presiones y no renunciar al cargo. 

Mientras se iban sumando con cuentagotas los firmantes para promover la pérdida de investidura que fue impulsado por sectores minoritarios de la oposición. El diputado excartista Carlos Núñez Salinas presentó el mismo proyecto, logró 53 votos para que fuera a archivo. Sin embargo, las masivas movilizaciones terminaron obligando a Ibáñez a renunciar a su banca, hoy ocupada por Luis “Nano” Galaverna.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD