Abuso sexual infantil: postergado

Pese al apogeo de denuncias por abuso sexual en niños, la pena máxima para responsables de este tipo de delito sigue siendo apenas de tres años. Un posible cambio debió ser tratado por los diputados, pero éstos decidieron delegarlo.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/AQ2UWBHAABD37FDCMGSWFZKA5E.jpg

Una encuesta de Unicef revela que el 61,8% de mujeres forzadas sexualmente (violadas) fueron víctimas antes de los 20 años. El 21,3% fue víctima de violación antes de los 15. Estas estadísticas se ponen de relieve en un momento en el que las penas por este tipo de crímenes son duramente criticadas, ante la polémica internacional desatada ante el caso de una niña de 10 años embarazada tras un abuso sexual cometido por su propio padrastro. A partir de este caso, varios otros vieron la luz en un corto periodo de tiempo.

La Ley N° 1.160/1997 del Código Penal dispone actualmente una pena de cárcel de hasta tres años para aquellos que incurran en abuso sexual en niños, estipulado en el artículo 135, con lo que un delito de esta envergadura podría llegar a tener una pena inferior a la del abigeato. Un proyecto de modificación en esta normativa había sido presentado por el diputado Carlos Portillo y establece aumentar la pena hasta 15 años.

Durante la plenaria, los legisladores coincidieron en cuanto a la necesidad de aumentar las penas en estos casos; sin embargo, resolvieron no tratar esta modificación y remitir el proyecto a la Comisión Nacional de Reforma del Código Penal. Esta instancia, conformada por representantes de diferentes instituciones, está abocada al estudio de la reforma del Código Penal y daría a conocer un informe final sobre en aproximadamente 15 días.

Los datos que se desprenden del informe "Situación del derecho a la protección infantil y adolescente en Paraguay", publicado en diciembre de 2014, lanza alarmantes datos que recoge experiencia de mujeres que declararon haber tenido alguna experiencia de abuso sexual. "El 18,6% de los casos de abuso sexual ocurrió cuando la mujer tenía menos de 10 años; el 25,6% de los casos, cuando tenía entre 10 y 14 años, y el 22,9%, cuando tenía entre 15 y 17 años", describe.

A la pregunta de quiénes son los abusadores, se concluye que en la mayoría de los casos el culpable fue un vecino, amigo u otro conocido (29,3%, el 13,4% fue un tío y el 12,7%, por un novio o exnovio).

En este sentido, los expertos de Unicef señalan que persiste la falta de articulación efectiva desde los órganos de sistema de protección, que parte de la legislación. Por este motivo, lanzan una serie de recomendaciones como:

• Impulsar el diseño y aprobación de un marco legislativo para la protección de la niñez contra todo tipo de violencia;

• Prevenir la violencia y el abuso sexual a través de formación de niños y padres en las escuelas y en las familias, y mejorar la atención psicosocial de las víctimas;

• Desarrollar campañas de sensibilización de la ciudadanía sobre la aplicación de alternativas educativas sin violencia, sobre castigo corporal y tratos degradantes a niños y niñas en el hogar, escuela y comunidad, entre otros puntos.