El hule sigue muy vigente

El uso de las bolsas de polietileno, más conocidas como "hule" sigue viento en popa en la gran mayoría de los comercios de Paraguay, a pesar de que desde el 2015 está vigente una ley que lo restringe, por ser altamente contaminante.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PUVJFLDKRJDU5PVYWI7EIQ35GY.jpg

En mayo pasado se cumplió el plazo establecido en la Ley 5414/15 "que promueve la disminución del uso de polietileno". En el artículo 6º dice que los negocios de venta al por menor tenían 12 meses de plazo para cambiar sus empaques por material biodegradable, mientras que los comercios de venta al por mayor tenían 24 meses.

En mayo del 2015, el Poder Ejecutivo promulgó la Ley 5414/15 que establece la disminución del uso de bolsas de polietileno y su reemplazo por otras de material biodegradable como el papel y la tela. Varios municipios replicaron dicha normativa, pero hasta ahora se sigue viendo en los supermercados, comercios y despensas el uso indiscriminado de bolsas de plástico.

Un reducido grupo de comercios ya no entregan a sus clientes bolsas plásticas; sin embargo, un gran número sigue vendiendo la cuarta bolsa a los clientes. Otros ni siquiera cobran expresamente al cliente: simplemente entregan las bolsas, como lo hacían antes de la vigencia de la ley.

PUBLICIDAD

La mayoría de los plásticos se obtienen a partir de derivados del petróleo, que está comprobado que tiene una reducida degradabilidad. El plástico permanece como residuo durante muchos años, contaminando el agua y el suelo. Además, libera gas metano a la atmósfera, lo que aumenta la contaminación.

Incluso, hay campañas de concientización a nivel mundial para reducir el uso del plástico, pues los océanos están minados de estos residuos y de esta manera afectan la vida marina. 

El Decreto 5.537, firmado por el entonces presidente Horacio Cartes, reglamentó el 20 de junio del año pasado la Ley 5414/2015, que se aprobó en el Congreso Nacional tras una iniciativa del entonces senador Arnoldo Wiens. La encargada de controlar el cumplimiento del decreto es la Dirección de Comercio Interior del Ministerio de Industria y Comercio (MIC).

Para los infractores de dicha normativa se estipula una multa de 10 a 500 jornales mínimos. Al respecto el presidente de la Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), Christian Cieplik, dijo que en estos dos años solo se vio una pequeña disminución del uso del polietileno. Explicó que en los negocios se pusieron a la venta bolsos biodegradables y la cuarta bolsa de polietileno tiene un costo para el usuario.

"Se vio un uso más racional solo porque la cuarta bolsa debe pagarla el usuario, no es por cuestión ambiental. Vimos una disminución, pero no muy significativa. Ahora en setiembre debemos pasar a la segunda fase que es sacar completamente el polietileno de los comercios", dijo Cieplik.

Aunque agregó que se debe ver si las industrias de plástico se adaptaron para produccir material biodegradable. "Se debe trabajar también con esas industrias, para no perder puestos de trabajo", dijo el empresario.

Manifestó que los supermercados van a respetar la ley ambiental y que ya están conversando con las nuevas autoridades del Ministerio de Industria y Comercio para poder trabajar en la segunda fase. 

El viceministro de Comercio, Pedro Mancuello, manifestó que las industrias de plástico solicitaron mediante nota una prórroga para adecuarse a la normativa. "Yo no estoy a favor de la prórroga, porque las empresas tuvieron dos años para adecuarse, pero ahora se debe ver qué medidas tomar porque pidieron un plazo para adecuarse", dijo  Mancuello.

El viceministro manifestó que se está trabajando ya con los supermercadistas y este año van a comenzar a controlar a los grandes negocios de todos el país y luego a los pequeños, como las despensas barriales.

"Primero vamos a controlar a los que más utilizan el plástico: los supermercados. Después las despensas porque no tenemos muchos fiscalizadores para cubrir todo el país", manifestó Mancuello. 

A nivel regional la reducción del uso del plástico se ve ya desde el 2010. En la ciudad de México prohibieron el uso de bolsas plásticas en los comercios. En caso de que las tiendas sigan entregándolas a sus clientes deben pagar una multa de más de 10.000 dólares. Mientras que, en el 2011 varias ciudades de Argentina se sumaron a la reducción del plástico. También se estipulaban millonarias multas para los que seguían entregando bolsos de este material. 

Los supermercados en Argentina tuvieron que dejar de entregar bolsas de polietileno y pueden vender solo bolsas reciclables. En el 2011 también varias localidades de Venezuela y el Ecuador se sumaron a la campaña ambiental en busca de la disminución del plástico.

Brasil se sumó en el 2012. Las bolsas de plástico en este país se venden. Por su parte, Uruguay comenzó la guerra al plástico en el 2016 y en Chile está totalmente prohibido el uso en los comercios desde este año. 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD